Ir al contenido principal

KOSTAS VAXEVANIS: LA LEY DEL MÁS DÉBIL

En el mundo de conquistas que creímos sólidas y perennes estamos viviendo una guerra. Aunque no se disparen misiles ni bombas. Aunque las trincheras sean más morales que físicas. Asistimos al derrumbe progresivo de un modelo que las luces de la razón diseñaron para, con todos sus defectos, hacer posible el equilibrio entre el control del poder y la garantía de nuestros derechos. Hoy ese sistema, que se basó en la alianza irrenunciable de justicia, democracia y bienestar, está siendo demolido con el cinismo propio de quienes, sin embargo, dicen actuar en nombre del interés general. La guerra que vivimos es, en definitiva, la de los más fuertes contra los más débiles. La que está socavando los cimientos que durante siglos han sostenido no sólo el menos malo de los sistemas posibles sino también, y sobre todo, el que ha permitido por primera vez en lo historia que el ser humano se convierta en sujeto autónomo y responsable, desde el entendimiento que la única felicidad posible es la política.

La singular trayectoria del periodista griego Kostas Kaxevanis refleja la lucha de quienes están resistiendo frente a la ofensiva. Aquellos que confían en que la libertad de información debe operar como límite al poder, político y económico, y que se sienten comprometidos en salvaguardar los espacios de libertad que nunca pensamos que nos podían ser arrebatados.

La paz no es simplemente la ausencia de guerra. La paz es la suma de condiciones sociales, políticas y  económicas que hacen posible el bienestar de los individuos y la justicia. Una justicia que ha de ser no sólo distributiva sino también de reconocimiento y que ha de iluminar de forma preferente a todos aquellos cuya vulnerabilidad los sitúa casi en los márgenes del sistema. Hoy, sin embargo, ese foco apenas emite luz y avanza irreversible la oscuridad que alientan los que disparan al corazón mismo de la vieja Europa.

El premio Julio Anguita Parrado de este año ha reconocido en la figura de Kaxevanis no sólo la trayectoria personal y profesional de este periodista nacido en Lesbos, sino también la de todos los que luchan hoy, en condiciones profesionales extremadamente precarias, por que las voces no se callen. Las voces que se atreven a denunciar los nombres de los corruptos, de los insolidarios, de los que a veces en nombre de la patria nos clavan el puñal más certero. Los que están, de momento, ganando una batalla que nos hace cada día un poco más frágiles que el anterior.

Si como dice Ferrajoli, los derechos humanos son "la ley del más débil", Kostas representa el altavoz de esa ley. La que justo ahora no se está publicando en los boletines oficiales y que vemos grabada con la tinta escurridiza de las lágrimas en el rostro de todos los hombres y de todas las mujeres que están siendo víctimas de la ley de la selva. Esa que convierte a una minoría en lobos mientras que la mayoría nos refugiamos en la trinchera de la dignidad última que  nos resistimos a perder.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…