Ir al contenido principal

EL PADRE, PROVEEDOR DE AFECTOS

Una de las grandes revoluciones pendientes, que a su vez ha de formar parte de la que rompa con las cláusulas del contrato sexual que durante siglos ha mantenido las diferenciaciones jerárquicas entre hombres y mujeres, es la que ha de afectar al entendimiento y ejercicio de la paternidad. Lo cual es tanto como decir a la construcción de la masculinidad. En este momento de transiciones, todos los hombres, y muy especialmente los que somos padres, hemos de mirarnos en el espejo, deconstruirnos y asumir nuevos papeles que poco tienen que ver con los que vimos desempeñar en nuestros progenitores. Es urgente que vayamos rompiendo los binarios del patriarcado - público/privado, cultura/naturaleza, producción/reproducción, razón/emoción - y que asumamos una presencia constante en lo que antes era territorio reservado a las mujeres. 

Frente al "diligente padre de familia", ausente y autoritario, debemos convertirnos en proveedores de afectos. Frente al padre ausente, volcado en lo público y en el éxito profesional, es necesario recuperar la presencia activa y cómplice. Frente al señor que dictaba las leyes y ejercía la autoridad, urge que nos convirtamos también en hacedores de cuidados. Y, de esta manera, es necesario alcanzar un equilibrio nuevo en las familias a partir del derecho-deber de corresponsabilidad y de un reparto paritario de los cuidados y la autoridad. Todo ello sin olvidar que muchos modelos de familia son posibles y que, por tanto, también son múltiples las paternidades. Unas paternidades cuya diligencia hoy no debería conectarse con la heteronormatividad, ni con el riguroso cumplimiento del papel heroico de quien se define por los logros sociales y públicos, sino con la capacidad de generar afectos y hacer posible el milagro cotidiano de crecer en compañía. Asumiendo la fragilidad que a veces nos llena de dudas y el reto que supone aprender lecciones que no podemos leer en ningún manual.

La igualdad efectiva de mujeres y hombres, así como la plenitud de nuestro desarrollo afectivo, pasa necesariamente por esta revolución que, tal vez a menor velocidad de lo que algunos quisiéramos, va generando ya movimientos irreversibles. Una revolución que como bien dejó claro hace décadas el feminismo confirma que "lo personal es político" y que, por tanto, es en lo privado donde debemos subvertir las reglas que  a su vez condicionan lo público.

Comentarios

  1. Querido Maestro.

    Tomo nota del mapa que trazas para seguir el camino hacia la necesaria y revolucionaria paternidad por la que, algún día, tu hijo o mi hija puedan vernos como frágiles héroes de lo cotidiano, sin ninguna otra "auctoritas" que la razón a flor de piel o que un corazón razonable. Y que como "Scout" en la novela de Harper Lee, terminen sorprendidos ante un "Atticus" que ni jugaba a las cartas ni portaba o disparaba rifles, sino que, simplemente, se solía sentar a leer un libro, en compañía de sus pequeños... Menuda subversión.

    ResponderEliminar
  2. esa es la verdadera revolución Javier, sin duda...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…