Ir al contenido principal

EL PADRE, PROVEEDOR DE AFECTOS

Una de las grandes revoluciones pendientes, que a su vez ha de formar parte de la que rompa con las cláusulas del contrato sexual que durante siglos ha mantenido las diferenciaciones jerárquicas entre hombres y mujeres, es la que ha de afectar al entendimiento y ejercicio de la paternidad. Lo cual es tanto como decir a la construcción de la masculinidad. En este momento de transiciones, todos los hombres, y muy especialmente los que somos padres, hemos de mirarnos en el espejo, deconstruirnos y asumir nuevos papeles que poco tienen que ver con los que vimos desempeñar en nuestros progenitores. Es urgente que vayamos rompiendo los binarios del patriarcado - público/privado, cultura/naturaleza, producción/reproducción, razón/emoción - y que asumamos una presencia constante en lo que antes era territorio reservado a las mujeres. 

Frente al "diligente padre de familia", ausente y autoritario, debemos convertirnos en proveedores de afectos. Frente al padre ausente, volcado en lo público y en el éxito profesional, es necesario recuperar la presencia activa y cómplice. Frente al señor que dictaba las leyes y ejercía la autoridad, urge que nos convirtamos también en hacedores de cuidados. Y, de esta manera, es necesario alcanzar un equilibrio nuevo en las familias a partir del derecho-deber de corresponsabilidad y de un reparto paritario de los cuidados y la autoridad. Todo ello sin olvidar que muchos modelos de familia son posibles y que, por tanto, también son múltiples las paternidades. Unas paternidades cuya diligencia hoy no debería conectarse con la heteronormatividad, ni con el riguroso cumplimiento del papel heroico de quien se define por los logros sociales y públicos, sino con la capacidad de generar afectos y hacer posible el milagro cotidiano de crecer en compañía. Asumiendo la fragilidad que a veces nos llena de dudas y el reto que supone aprender lecciones que no podemos leer en ningún manual.

La igualdad efectiva de mujeres y hombres, así como la plenitud de nuestro desarrollo afectivo, pasa necesariamente por esta revolución que, tal vez a menor velocidad de lo que algunos quisiéramos, va generando ya movimientos irreversibles. Una revolución que como bien dejó claro hace décadas el feminismo confirma que "lo personal es político" y que, por tanto, es en lo privado donde debemos subvertir las reglas que  a su vez condicionan lo público.

Comentarios

  1. Querido Maestro.

    Tomo nota del mapa que trazas para seguir el camino hacia la necesaria y revolucionaria paternidad por la que, algún día, tu hijo o mi hija puedan vernos como frágiles héroes de lo cotidiano, sin ninguna otra "auctoritas" que la razón a flor de piel o que un corazón razonable. Y que como "Scout" en la novela de Harper Lee, terminen sorprendidos ante un "Atticus" que ni jugaba a las cartas ni portaba o disparaba rifles, sino que, simplemente, se solía sentar a leer un libro, en compañía de sus pequeños... Menuda subversión.

    ResponderEliminar
  2. esa es la verdadera revolución Javier, sin duda...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…