Ir al contenido principal

I`M SO EXCITED

Los amantes pasajeros, de Pedro Almódovar

Siempre me ha costado entender la especial inquina que determinados sectores le tienen a Pedro Almodóvar. Aunque no me guste ratificar los tópicos, parece inevitable pensar que en este país se digiere mal el éxito, el olfato comercial y la creatividad.  Lo cual, por otra parte, podría explicarnos las razones de algunos de los fracasos de nuestra sociedad.  A estas alturas, y con cerca de 20 películas a sus espaldas, entre las que hay obras maestras, otras mediocres y alguna bastante mala, creo que nadie puede negar que el manchego es uno de los grandes creadores de este país y que ha conseguido eso tan difícil de hacer no sólo reconocible su sello sino también que el público de medio mundo aplauda sus propuestas.  

Como suele ser habitual en él, llevábamos meses oyendo hablar de su última película, del cambio intenso de las anteriores a la comedia, del casting y de otros detalles que han ido alimentando, sin prisa pero sin pausa, la curiosidad por verla. Algo que, insisto, Pedro sabe hacer como nadie y eso, en un cine que siempre se queja de su poco éxito comercial y del poco peso como industria que tiene, debería ser algo a aplaudir e imitar. Es, sin ir más lejos, lo que cada semana hacen los americanos con las películas buenas, malas y regulares que llegan a nuestras pantallas y que, con frecuencia, con más que discutibles méritos artísticos, se convierten en éxitos de taquilla y no suelen ser objeto de linchamiento como si suele pasar con el cine del manchego. Insisto que me parece que hay mucho de envidia y de estrechez de miras en tales actitudes, sobre todo cuando alcanzan el nivel de acritud del que por ejemplo esta semana han hecho críticos tan admirados por mí como Carlos Boyero.

He de confesar que fui al cine predispuesto a que la película no me gustara y a salir echando pestes. Sin embargo, hace tiempo que no me he alegrado tanto de hacer caso omiso a los críticos... e incluso a algún amigo que decepcionado me decía que le había parecido horrible. Indudablemente LOS AMANTES PASAJEROS no es una gran película, pero no es mucho más mediocre que otras propuestas exitosas y que incluso alguna multipremiada últimamente.  Es una comedia plagada de caricaturas, de excesos, de una mirada que pretende ser alocada aunque - y este es uno de mis peros - acabe siendo engullida por el acomodamiento, del gusto de la ficción por la ficción, de ganas de hallar la complicidad del espectador que, ahora más que nunca, necesita productos que le sirvan para evadirse e incluso, por qué no, para hallar ciertas respuestas ante el pozo oscuro en el que estamos. De alguna manera, LOS AMANTES PASAJEROS sería la película perfecta para la emisión dentro de una década del Cine de Barrio que reflejara cómo éramos en los años de la crisis.

Al margen de las referencias más o menos logradas a la situación de este país - ese avión dando vueltas sobre la península en el que la clase turista duerme "anestesiada" mientras que putas, corruptos y gente del show business se desparraman en primera clase - , lo más interesante de esta propuesta es que nos da una clave de la que todos deberíamos tomar nota. La reivindicación del deseo - esa ley -, del placer,  del goce, de la ruptura de los tabúes, del amor/sexo como salvación y del optimismo que debe empezar por ser fieles a nuestro cuerpo y sus designios. Decía hace unos días el director, que quizás uno de los temas centrales de la película fuera la bisexualidad. Yo creo que más que eso, que también, la película, con su indiscutible tono de comedieta desmedida que bien podría enlazar con Ozores o Masó (a los que por cierto habría que reivindicar para romper también con los prejuicios pseudo intelectuales que los han maltratado por sistema), nos está diciendo que ante la crisis que nos azota la mejor manera de sobrevivir es recuperar precisamente la alegría de vivir. Romper esquemas, saltar reglas, buscar complicidades, escuchar los latidos de la piel y dejarse llevar por los momentos de placer que si no llegan hay que buscarlos. 

Con un cine a rebosar como hace tiempo que no vivía - otra alegría para la industria y para la cultura - y en el que las carcajadas no cesaron en toda la proyección, yo ayer sentí que la única salida al terrible momento en el que estamos pasar por reinventarse, por meter en el armario los tabúes y, por supuesto, por despertar a los anestesiados haciéndoles ver que sólo ellos son los dueños de su destino.  Algo que el cine de Pedro ya planteó en sus inicios, en aquellos momentos cruciales de la transición donde todo estaba por hacer, y que ahora, sin la frescura originaria pero con evidentes restos de su talento indudable, vuelve a ofrecernos a un país de banqueros que huyen, de aeropuertos vacíos y de mentiras sostenidas en lo público y en lo privado. 

Comentarios

  1. Por su puesto que voy que voy a seguir tu recomendación y veré la pelicula.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…