Ir al contenido principal

Entradas

LA LUCHA DE LAS MUJERES CONTRA EL ORDEN DIVINO

Una de las muchas cosas que me ha enseñado el feminismo en estos largos años de aprendizaje es que no es posible ponerse las gafas violetas sin tener conciencia no solo de las injusticias de género sino también de la larga historia de lucha de las mujeres. Justamente por ello caeríamos en un error si pensáramos que la ilusionante ebullición que estamos viviendo en la actualidad ha sido una especie de combustión espontánea y desconociéramos cuántos años, siglos, de lucha vindicativa y de construcción teórica han alimentado el salto cuantitativo y cualitativo que hoy celebramos.  Entiendo que deberíamos justamente aprovechar este momento gozoso para no solo trazar estrategias políticas que sean capaces de convertir el grito de las calles en unas nuevas reglas del juego, sino también para hacer una urgente pedagogía que permita superar prejuicios y que, además, haga justicia con la historia de un movimiento que todavía hoy sigue sin tener reconocimiento y autoridad en la memoria colecti…
Entradas recientes

EL REPOSTERO DE BERLÍN: El arte de amasar.

Hay películas que sin ser obras maestras consiguen que como espectador logres identificarte con lo que sienten sus personajes, sobre todo si en algún momento el que mira ha podido verse en una tesitura similar a la que ve reflejada en la pantalla. Ese milagro, que tiene que ver con la empatía y, en definitiva, con la capacidad que como seres humanos tenemos para ponernos en lugar de otro o de otra, lo consigue Elrespostero de Berlín. La historia de Thomas, el repostero alemán del título, que viaja a Jerusalén siguiendo el rastro de quien fue su amante, Oren, un judío casado y con un hijo, le sirve al director, Ofir Raul Graizer, para contarnos varias cosas. Entre otras, la pesada carga que suponen determinadas comunidades culturales/religiosas - en este caso la judía - para los proyectos autónomos de los individuos, además de por supuesto el contraste entre dos mundos interconectados pero tan diversos: el que representa Thomas y el que vive Anat, la esposa de Oren. Una mujer que, como…

NELLIE BLY: EL ESPÍRITU FEMINISTA Y AVENTURERO DE UNA PIONERA

A estas alturas debería estar claro que para conseguir unas sociedades plenamente igualitarias desde el punto de vista del género, son necesarios, entre otras muchas cosas, referentes que nos permitan construir imaginarios distintos a los que durante siglos ha cultivado el patriarcado. Los chicos más jóvenes, por ejemplo, piden a gritos otros modelos de masculinidades que les ofrezcan alternativas al Ronaldo de turno, mientras que las chicas necesitan poder mirarse en mujeres poderosas, con autoridad y que sean capaces de desafiar las reglas dictadas por otros para ellas. En este sentido, y como bien he aprendido del feminismo, es necesario recuperar toda esa genealogía de mujeres invisibles que, a lo largo de la historia, fueron dejando huella para que el mundo pudiera ser entendido de otra manera.
La editorial Capitán Swing ha rescatado una de esas figuras para nosotras desconocidas y que bien podría convertirse en una de esas heroínas que nuestras hijas deberían llevar en sus mochil…

DISOBEDIENCE: La desobediencia de las mujeres

"Yo nací en esta comunidad. No tuve elección". Estas palabras, en boca de Esti (Rachel McAdams), resumen a la perfección el drama que nos cuenta la primera película que el chileno Sebastián Lelio, ganador del Oscar por Una mujer fantástica, ha realizado en Estados Unidos.  La historia de amor imposible de dos mujeres, interpretadas de manera magistral por la ya citada Rachel McAdams y por una siempre fascinante Rachel Weisz, en una ortodoxa comunidad judía de Londres, nos sitúa frente a uno de los grandes dilemas de la igualdad de género. Me refiero al peso de las comunidades de pertenencia, sobre todo cuando responden a dogmas religiosos llevados a su extremo más fundamentalista, y a la dificultad que sobre todo las mujeres tienen para escapar de unas reglas que las convierten en singulares "guardianas de las costumbres".
La vuelta de Ronit (Rachel Weisz), que vive en Nueva York como una mujer autónoma, a la comunidad en la que creció y de la que un día escapó, par…

EL GOBIERNO DE LAS IGUALES

Hace unos días, coincidiendo con las primeras noticias sobre la composición del nuevo Gobierno, se inauguraba en Córdoba un monumento que simboliza a las trabajadoras de la empresa municipal de limpieza. Una estatua que se suma a las varias que existen en la ciudad dedicadas a una genérica mujer --la cordobesa, la que lee un periódico, la que riega unas macetas-- y que contrastan con las muchas dedicadas a hombres singulares. Mientras que ellas continúan simbólicamente situadas en el terreno de las «idénticas» --no tienen nombre, son intercambiables, no importa su individualidad--, nosotros conquistamos hace siglos el espacio de los iguales y en él seguimos, siendo visibles por nuestros logros, por nuestra subjetividad, por el nombre en virtud del cual existimos. Este reparto, que no es meramente simbólico, ya que implica unas relaciones de poder, es una de las bases del patriarcado. Dada la persistencia de esa estructura de poder, que entre otras cosas se caracteriza por su enorme cap…

LINA GÁLVEZ: La necesaria revolución feminista del conocimiento

En unos días de tanta información política, de tantas sorpresas agradables y de tantas buenas noticias para la lucha feminista, ha pasado un cierto desapercibido el nombramiento de Lina Gálvez como consejera responsable de las Universidades y del conocimiento en Andalucía. La apuesta del ejecutivo andaluz por esta Catedrática de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad Pablo de Olavide es, o al menos así me gustaría que fuera, un guiño a la potencialidad transformadora que también para la igualdad tienen las ciencias y los saberes, y no digamos una educación que lleva años sumida en un hondo pozo al que la condenan los criterios neoliberales que, por supuesto, también han llegado a las Universidades. Aunque me temo que en determinadas cuestiones el margen de maniobra de la nueva Consejera sea limitado, sí que confío en que sea capaz de abrir muchas ventanas, de quitar el olor a polilla que desprenden muchos armarios universitarios y que intente al menos hacer de la invest…

DECENCIA

Recuerdo que el adjetivo decente era habitual en el vocabulario de mis abuelas. Para aquellas mujeres a las que les tocó vivir la etapa más puñetera de nuestra historia, la decencia era algo que se traducía en el vestir, en la manera de estar, en las apariencias y en las conductas. Y no estoy hablando de la moralina que la tradición judeocristiana ha alimentado durante siglos, sino de una concepción mucho más terrenal de lo que para ellas significaba andar con la cabeza alta, no tener mácula, poder ser incluso un espejo en el que los demás pudieran mirarse. No era la decencia de una falda más o menos corta, sino la de no tener obstáculo para mirar los demás de frente y sentir que todo lo que uno alcanzaba en la vida tenía que ver con su trabajo, con su dedicación y con la coherencia entre los discursos y la práctica. En estas últimas semanas, en los que la vida pública española nos ha dado tantas razones para querer exiliarnos, he recordado esa decencia de mis abuelas. Y he vuelto a …