Ir al contenido principal

UNA REPÚBLICA DE LECTORES

LAS FRONTERAS INDECISAS
DIARIO CÓRDOBA, 22-4-2013


Abril siempre huele a libros. A páginas que recorren el universo y que son capaces de transportarnos a otros mundos así como de ponernos en ocasiones frente a nuestras narices un espejo doloroso. La lucidez duele y por eso la lectura incomoda. A nosotros mismos y a los que miran con pocas simpatías que nos convirtamos en individuos inquietos y revoltosos. De ahí que una de las aficiones más reiteradas a lo largo de la historia haya sido la quema de libros por parte de aquellos que temían a los hombres y mujeres poseedores de saberes. Hoy las hogueras son de otro tipo. Las páginas se queman en los fuegos de un mercado avasallador al tiempo que los que ocupan el poder se empeñan en convertirnos en súbditos. Por ello su insistencia en entretenernos en vez de formarnos. De así sus alabanzas de la mediocridad y sus confusiones en torno a la satisfacción del derecho fundamental de todos a acceder a la cultura. Buena prueba de ello es el reciente pacto andaluz por ella, tan vacío como retórico, y tan esclavo de esa tendencia de la izquierda a prostituir palabras cargadas de utopía simplemente para mantener el tipo. Basta con comprobar cómo la televisión andaluza, en la que "el público ya no lee", languidece convertida en agencia matrimonial para mayores, en museo de los horrores infantiles y en remedo colorista de la Cifesa de los años 40.
En estos más de 30 años de democracia, y sin menospreciar las muchas conquistas alcanzadas tras el largo túnel franquista, nuestro país ha fracasado en la consolidación de una sociedad de individuos ilustrados y exigentes, en estado de permanente alerta ante los desmanes de lo público, comprometidos con el interés general y no tanto con las pulsiones de sus ombligos. Nos faltan virtudes cívicas y nos sobran discursos identitarios, folclore posmoderno y una cierta complacencia que nos paraliza. Todo ello, a su vez, ha contribuido a engordar los vicios de la clase política y las perversiones del sistema, así como a la continuidad, bajo una cierta apariencia de modernidad, de unos usos sociales provincianos y catetos. De ahí la frecuente sustitución de la cultura por los eventos y la consagración, hasta el paroxismo, de la fiesta como vulgar celebración de lo compartido.
En este país de pantojas y urdangarines, de reyes de opereta y púlpitos inquisidores, de patios de vecinos televisados y políticos profesionales, hacen falta muchos más lectores y lectoras. Más librerías y menos bares. Es decir, justo lo contrario de lo que está pasando en nuestra ciudad, en la que las primeras son una especie en peligro de extinción y los segundos una plaga que demuestra que nuestra capacidad de innovación es similar a la que de transgresión existe en el cartel de las fiestas de mayo. Con este panorama no es difícil explicar la proliferación en nuestra tierra de personajes como Julio Anguita, Castillejo, Rosa Aguilar o Rafael Gómez. Son sin duda la mejor representación de una ciudad en la que se venden pocos libros y muchas cañas. La imagen, a su vez, de un país que difícilmente saldrá de la crisis que lo asfixia si como ciudadanos no empezamos a ejercer controles y abandonamos la cómoda posición de súbditos que alientan las televisiones autonómicas y el ejercicio ruin de la política que impulsan nuestros representantes. Solo desde una república de lectores será posible poner freno a los mesías, a los jerarcas patriarcales y a los que administran, en nombre de sus intereses, nuestro patrimonio y nuestras libertades. Mientras esa república siga siendo un sueño, continuaremos en manos de quienes, en nombre de la cultura, conceden medallas a copleras corruptas y a la nobleza terrateniente. Hasta ese momento, ese abril de colores violetas y de versos que nacen en las macetas, seguirá siendo el mes robado al corazón de la ciudadanía.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…