Ir al contenido principal

BOLONIA: CUADERNO DE VIAJE (I)


Lunes, 22 de abril de 2013

Escribo estas líneas en mi habitación del Hotel Pedrini en la Strada Maggiore de Bolonia. En la tele
retrasmiten el juramento y la toma de posesión del presidente de la República. Un momento histórico porque es la primera vez que lo hace por segunda vez el mismo político. En este caso, Napolitano, un hombre con más de ochenta años, con una larguísima trayectoria a sus espaldas y que, de alguna forma, representa esa tendencia tan italiana a arrastrar sus esencias, su pasado. O, lo que es lo mismo, su imposibilidad, al menos en política, para dar un paso hacia adelante, pasar página e iniciar una nueva era. La Italia patriarcal se reproduce una y otra vez, con rostros diversos, mientras que la sociedad parece continuar su andadura a pesar del caos, del progresivo desastre institucional, de la patética clase política, de las viejas y costosas estructuras administrativas. Nunca nosotros estuvimos tan cerca de los males que detecto en este país, por otra parte siempre seductor y maravilloso. La seducción del caos escribí cuando viví en Roma unos meses hace ya muchos años. Es la misma sensación que vuelvo a experimentar ahora, cuando obviamente ni el país es el mismo ni mucho menos yo el doctorando que entonces lo tenía todo por hacer.

Estoy escuchando el discurso de Napolitano que se muestra firme y duro con la  corrupción, reclamando una reforma de la ley electoral y, en definitiva, una revisión de buena parte del sistema que hace aguas por todas partes. Esta mañana hablaba con una doctoranda de Derecho y me daba cuenta de lo mucho que se parecen nuestras situaciones actuales. Muy especialmente en lo relativo a la crisis institucional, de los partidos y, muy en especial, de la izquierda. Una izquierda que aquí está más desnortada que la nuestra, lo cual ya es decir.

Sale el sol después de una siesta de truenos y de una mañana de lluvia primaveral. Bolonia es una ciudad para pasearla, para disfrutarla en sus calles porticadas, en sus librerías en la que es tan fácil perderse.

Esta mañana, además de estar en el Instituto de Estudios Jurídicos con el prof. Luca Mezzetti, he visitado el Colegio de España. Un lugar que parece detenido en el tiempo, espléndido, aunque me ha parecido un tanto como de "cartón piedra", una escenografía perteneciente a otra época... como así me ha parecido su actual Rector. Un hombre que parece sacado de un cuadro de El Greco. En ese territorio que parece estar al margen del espacio y del tiempo, incluso desde su peculiar situación diplomática, uno tiene la sensación de que las edades no han pasado y que hay mucho de esa pesadez reaccionaria en el mundo jurídico. Lo cual acaba siendo un lastre. Por muy solemne o estético que sea el envoltorio. Allí admiran a Pablo Lucas, el que fuera mi director de tesis y fiel consejero y amigo. El fue colegial y, como bien dicen, eso marca carácter. Siempre Pablo me ha hablado del Colegio con pasión y emoción. Hoy he sentido como se le quiere y admira allí. Y también he entendido mejor esa tendencia suya a andar con pies de plomo, a ser excesivamente cauto, casi monacal.



Napolitano llama a los diputados de Cinque estelle a la colaboración y no a la contraposición. Me sorprende ver en pleno 2013 una cámara de representantes con tantos hombres, además muy mayores, y tan pocas mujeres. Mucho traje oscuro y corbata. El patriarcado que se resiste a desaparecer en unos lugares más que en otros. Eso sí, viendo una ceremonia como la de esta tarde, escuchando el discurso intenso y sentido del Presidente, me convenzo más aún de que la república es la forma más adecuada de gobierno para una democracia. Aunque también es cierto que no estamos en los mejores momentos para plantear una reforma así y, sobre todo, para pensar en un político o en una política de cierta "entidad" que pudiera desempeñar en ese papel en nuestro país.



"¡Viva el Parlamento! ¡Viva la República! ¡Viva Italia!", así termina Napolitano su discurso. Todos en pie aplauden, menos los diputados de 5 estelle. Este país es único en su capacidad de representar un juego escénico, de apurar al máximo las posibilidades de la estética incluso cuando las de la ética andan en sus horas más bajas.  Aplausos inmensos. Como una gran estrella del espectáculo. El espectáculo de la política que en este país siempre roza o el ridículo o el fracaso. Pero con la gran ventaja de que lo que subyace parece continuar su ritmo a pesar de todo y de todos. Aunque tal vez ahora la crisis que vivimos en toda Europa dificulte que el país se reinvente tan fácilmente como lo ha hecho en otros momentos.


Es un gusto pasear por esta ciudad. Es fácil sentirse en ella acogido bajo sus largos pórticos. Protegido de la lluvia y las inclemencias. Librerías, bibliotecas, heladerías. Y el rojo de las casas y los tejados, los viejos palacios que se resisten a caer, Neptuno imbatible. El tiempo, siempre el tiempo. Italia es dueña del tiempo y en sus espacios las horas se convierten en calle, en iglesias, en trattorias, en mercados donde se habla en voz alta, en aulas donde el saber lucha siempre entre las piedras y las ventanas. 

Napolitano camina entre la guardia, no real en este caso, supongo que republicano, y me recuerda un viejo sabio. Me recuerda a Bobbio y a esos grandes pensadores jurídicos y políticos que ha dado este país. Y digo bien "ha dado" porque parece que tambíén ahora el pensamiento, la capacidad de innovación, la fuerza intelectual de este país no pasa su mejor momento. Su discurso ha sido contundente y potente. Un discurso muy "republicano", de los que con más frecuencia me gustaría escuchar en nuestra España que, a diferencia de Italia, carece de esa chispa seductora e innovadora que le ha permitido durante siglos hacerse y rehacerse.

Sale el sol con cierta timidez. A través de mi ventana veo muros rojos, tejados, la cumbre de una iglesia o de un viejo palacio. Apenas llega ruido de la calle. Y recuerdo el Viva Italia que un día cantara Ana Belén... Italia, camisa blanca de mi esperanza, podríamos decir hoy. Y vuelvo a los pórticos, a las estanterías de la Feltrinelli, mientras Napolitano deja una corona de flores en el horrendo monumento de Piazza Venecia. Estoy en Bolonia y también estoy en Roma. Dos momentos vitales que se unen por el cordón umbilical de un país en el que siempre he sido tan tan feliz...

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…