Ir al contenido principal

EL VIAJERO ENAMORADO

Bolonia, 26 de abril de 2013. 21.44

Desde que la leí en "El cielo protector" de Paul Bowles hice mía la distinción entre el turista y el viajero. Dice Bowles que el segundo, a diferencia del turista, sabe cuando empieza su viaje pero no cuando termina. Hay lugares en los que yo me siento más viajero que turista, en el sentido de que no los vivo con la fugacidad del que en unas horas pretende hacerse con ellos, sino que por el contrario los disfruto alargando el tiempo hasta el máximo. Con la sensación de que formo parte de ellos y de que no soy un extraño, sino alguien al fin que ha encontrado un fragmento de sí mismo en una ciudad lejana. Como si realmente hubiera nacido en ella y estuviera recuperando un hilo perdido de la memoria.

Bolonia es una de esas ciudades. Hecha para ser paseada, descubierta poco a poco, sin la inmediatez precaria del que se limita a hacer turismo, con la serenidad del que está dispuesto a dejarse deslumbrar por los rincones que va haciendo suyos.

Bolonia merece pasearse no en un día ni en dos. Pide que vayamos descubriendo piano piano sus palacios impresionantes, sus muchas iglesias que ocultan tesoros, sus  pórticos y sus lugares de sabiduría, sus recónditas trattorias y ese murmullo de ciudad inquieta que nunca a llega a ser el ruido con el que sofocan otros lugares.
















 En Bolonia es necesario convertirse en una especie de explorador y no perder nunca la capacidad de asombro. Su belleza es serena, algo decadente, de las que se quedan pegadas a la piel como una fina película que, me temo, ya formará parte para siempre del que ha sabido gozarla. Eterno estudiante, artista en perpetuo aprendizaje, jurista que no entiende el mundo que le ha tocado vivir.

Las suelas de mis zapatillas se han gastado en esta semana de abril liberado, de seductora primavera que al fin ha entrado por las ventanas, de cálida templanza que es la que se respira bajo los pórticos. Y la roja Bolonia no sólo se ha quedado pegada a las suelas sino que también forma parte ya de ese mapa de tesoros que he ido descubriendo a lo largo de los años. Y por eso estoy seguro de que volveré a ella y de que, en todo caso, y aunque no lo haga, formará parte ya para siempre de   esa geografía sentimental que he tenido la suerte de ir componiendo en estos años. Pegada al paladar de mis emociones y miembro incuestionable de ese mundo que habita justo detrás de los libros que me hacen soñar.

Al anochecer, recuerdo una canción de Lucio Dalla y escucho desde el silencio de mi habitación en la strada Maggiore el eco de Neptuno desafiando al cielo y una música suave que parece llegarme desde el oratorio de Santa Cecilia.










Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…

PROSTITUCIÓN: La revuelta de los "pichis"

El que se sentó el sábado pasado en la segunda fila del Teatro Español para ver el último montaje de Andrés Lima es un hombre. Un tipo que, en aquellos años en que fue hetero, nunca fue de putas, pero sí que mantuvo el silencio cómplice con los colegas que lo hacían. Con aquellos que lo invitaron a una despedida de soltero en un prostíbulo de las afueras de su ciudad. Con los que habitualmente hacían bromas al contar sus batallitas sexuales y se llamaban entre ellos “hijo de puta”, como si fuera una especie de pasaporte que permitía entrar a formar parte de la fratría. El que fue sacudido por la oleada de emociones a las que Carmen Machi, Nathalie Poza y Carolina Yuste dotan de vida es un tío que, supongo que como todos, anda algo desnortado en estos tiempos del #MeToo y de reacción neomachista. El que escuchó el intenso debate entre Amelia Tiganus y Virginie Despentes, ese que cuando se plantea en la Universidad provoca iras y pancartas, es un padre que no se atrevería a afirmar que…