Ir al contenido principal

LOS PASILLOS DE LA CIUDADANÍA

Bolonia, 26 de abril de 2013


La altura ética, y cívica diría yo, de una ciudad puede medirse a través del número y de la calidad de las librerías que hay en ella. Sobran los comentarios en este sentido respecto a Córdoba en la que en los últimos años no hemos dejado de asistir al cierre progresivo de casi todas ellas y a la apertura indiscriminada de bares y tabernas. Bolonia es una ciudad, entre otras muchas cosas, de librerías. Las hay de todo tipo: clásicas, modernas, pequeñas, grandes, especializadas, algunas enormes... Es muy recomendable  hacer una visita a la ciudad siguiendo el rastro de estos espacios. Ello nos daría una radiografía completísima de la historia y del presente de Bolonia. 

Como apasionado lector, y como ciudadano inquieto que soy en muchas ocasiones a mi pesar, necesito de las librerías para sobrevivir. Perderme en ellas es para mí una especie de terapia que me permite prescindir de psicólogos y gimnasios. Me gusta perder el tiempo por sus pasillos, como si fuera pisando un camino de baldosas amarillas y supiera que Oz se encuentra detrás de alguna estantería o, mejor aún, como marcapáginas en algún libro de poesía o tras la solapa de un sesudo ensayo jurídico editado por Giuffrè.

En las librerías de Bolonia me he sentido como ese aventurero intrépido que sabe que a la vuelta de la esquina le acechan mil peligros que para él, sin embargo, son una oportunidad. Quizás esa sea la mejor definición que se me ocurre del vicio de leer. Es una pasión que te transporta en ocasiones a lugares inhóspitos, cargados de preguntas incómodas y espejos crueles, pero que incluso así te seducen y te transforman. Triste pues de aquél que no haya sentido jamás la llamada de la selva y no sea capaz de adentrarse en los territorios seductores de las palabras. Puedo afirmar, incluso con cierto grado de vehemencia, que está condenado a vivir a medias o, en el mejor de los casos, a vivir mucho menos que aquél que se arriesga a buscar y a buscarse en los libros. 

Ese ciudadano a medias gozaría de esta ciudad pero no se llevaría en sus maletas, como si lo voy a hacer yo, el aliento infinito que proporcionan los renglones perversos y recién descubiertos de Aldo Busi, la sagacidad poética de Baricco, la imaginación de Camilleri o la intensidad de Melania G. Mazzuco. Por no hablar de la contundencia del jurista Stefano Rodotá que acaba de publicar "Il diritto a avere diritti". Casi una proclamación revolucionaria en estos tiempos que corren. Unos derechos entre los que debería estar, sin duda, el de acceder y disfrutar de librerías como las que se pueden gozar en Bolonia. Todo un ejercicio de ciudadanía. 







Comentarios

Entradas populares de este blog

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…