Ir al contenido principal

LOS PASILLOS DE LA CIUDADANÍA

Bolonia, 26 de abril de 2013


La altura ética, y cívica diría yo, de una ciudad puede medirse a través del número y de la calidad de las librerías que hay en ella. Sobran los comentarios en este sentido respecto a Córdoba en la que en los últimos años no hemos dejado de asistir al cierre progresivo de casi todas ellas y a la apertura indiscriminada de bares y tabernas. Bolonia es una ciudad, entre otras muchas cosas, de librerías. Las hay de todo tipo: clásicas, modernas, pequeñas, grandes, especializadas, algunas enormes... Es muy recomendable  hacer una visita a la ciudad siguiendo el rastro de estos espacios. Ello nos daría una radiografía completísima de la historia y del presente de Bolonia. 

Como apasionado lector, y como ciudadano inquieto que soy en muchas ocasiones a mi pesar, necesito de las librerías para sobrevivir. Perderme en ellas es para mí una especie de terapia que me permite prescindir de psicólogos y gimnasios. Me gusta perder el tiempo por sus pasillos, como si fuera pisando un camino de baldosas amarillas y supiera que Oz se encuentra detrás de alguna estantería o, mejor aún, como marcapáginas en algún libro de poesía o tras la solapa de un sesudo ensayo jurídico editado por Giuffrè.

En las librerías de Bolonia me he sentido como ese aventurero intrépido que sabe que a la vuelta de la esquina le acechan mil peligros que para él, sin embargo, son una oportunidad. Quizás esa sea la mejor definición que se me ocurre del vicio de leer. Es una pasión que te transporta en ocasiones a lugares inhóspitos, cargados de preguntas incómodas y espejos crueles, pero que incluso así te seducen y te transforman. Triste pues de aquél que no haya sentido jamás la llamada de la selva y no sea capaz de adentrarse en los territorios seductores de las palabras. Puedo afirmar, incluso con cierto grado de vehemencia, que está condenado a vivir a medias o, en el mejor de los casos, a vivir mucho menos que aquél que se arriesga a buscar y a buscarse en los libros. 

Ese ciudadano a medias gozaría de esta ciudad pero no se llevaría en sus maletas, como si lo voy a hacer yo, el aliento infinito que proporcionan los renglones perversos y recién descubiertos de Aldo Busi, la sagacidad poética de Baricco, la imaginación de Camilleri o la intensidad de Melania G. Mazzuco. Por no hablar de la contundencia del jurista Stefano Rodotá que acaba de publicar "Il diritto a avere diritti". Casi una proclamación revolucionaria en estos tiempos que corren. Unos derechos entre los que debería estar, sin duda, el de acceder y disfrutar de librerías como las que se pueden gozar en Bolonia. Todo un ejercicio de ciudadanía. 







Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…