Ir al contenido principal

Dramabundo LEIRÓS

Anoche Jesús Leirós presentó en la Ermita de la Candelaria su segundo poemario, DRAMABUNDO.  Una colección de heridas abiertas y rostros que duelen frente a la que es imposible permanecer indiferente. Estoy deseando de que vuelva la lluvia, encender el flexo y adentrarme en este "bodegón de una belleza pictórica donde caben todos los frutos prohibidos" (Pablo García Baena dixit).  Sólo entonces me atreveré a poner por escrito las sensaciones que me provocan unos versos que, en una primera mirada, me saben en su mayoría a ese café agridulce al que el azúcar no logra quitar la amargura negra del fondo.

No sé si Jesús es verde, o naranja, o azul, o rosa. Ni siquiera Jesús Pozo, que bien lo conoce, es capaz de optar por una etiqueta. En lo que sí coincidimos los dos es en reconocer que Leirós arrastra consigo una especie de estela, no sé si mágica o surrealista, con la que envuelve a todo y a todos los que toca. En el poco, pero intenso, tiempo que llevo de conocerlo me ha demostrado que en su caso literatura y vida, realidad y ficción, verso y prosa, son etiquetas que sobran. Lo suyo es más bien una pócima de ingredientes secretos con la que seduce a todo aquel que se atreva a dejarse sorprender por la generosidad de este niño que aún tiene mucho que aprender.

Jesús tiene el verde de la esperanza, de todo lo que queda por hacer, pero también el blanco de la paz, el azul profundo del mar, hasta la bandera multicolor del diferente. Es pícaro e inquieto, saltimbanqui y frágil, pese a sus apariencias de pop-star que sueña a diario con divas en blanco y negro. 

Jesús Leirós es de esas personas a las que me cuesta definir. Y en ello radica lo que más me gusta de él. En esa complejidad que, sin embargo, carece de dobleces y de disfraces arrogantes. Estoy seguro de que tras sumergirme en su Dramabundo conoceré algo más de este hombre que parece haberse tragado toda la alegría del mundo, aunque bajo su ombligo en ocasiones se descubran cicatrices no cerradas del todo. De momento,  y ya es mucho, me quedo con el amigo que me trajo la Symborska y del que, como tantas veces le digo, me gustaría ser road manager para así no perderme ninguno de los muchos y buenos momentos que sé le esperan si no renuncia al Peter Pan que bulle en sus ojos miopes.


Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…