Ir al contenido principal

CATARSIS COLECTIVA


LO IMPOSIBLE, de J.A. Bayona


A pesar de su perfección técnica, de sus magníficas interpretaciones (muy especialmente la de Naomi Watts y la de ese jovencito increíble llamado Tom Holland), de la sinceridad de su apuesta, la tan publicitada y exitosa película de Bayona a mí me dejó bastante frío.  Tras una media hora inicial simplemente arrolladora y  espectacular, el resto de la película, en la que se nos cuenta la peripecia de unos seres perdidos y vulnerables, avanza con excesivas conceciones a la trampa sentimental y por los trilladísimos terrenos del melodrama made in Hollywood. La búsqueda de la emoción desgarrada, facilitada por una preciosa banda sonora que acaba siendo excesiva y repetitiva, así como el permanente jugueteo con las trampas que derivan de un descarnado drama familiar y humano, acaban conduciendo la historia a los esquemas de un telefilme de sobremesa. Por más que Bayona dé muestras de haber aprendido mucho de Spielberg (la sombra de "El imperio del sol" es alargada).

No llego a entender por tanto el entusiasmo colectivo ante esta película, ni mucho menos esas declaraciones que tanto nos ha repetido por televisión de espectadores que dicen haber llorado e incluso algunos que han debido de ser atendidos por la conmoción. Algo difícil de entender, además, ante una historia cuyo final feliz todos conocemos porque los mismos creadores de la película se han encargado de airearlo. Sin embargo, y observando el público que ayer tarde abarrotaba la sala de cine, encuentro una explicación a esta especie de catarsis colectiva. Bayona ha dado en la clave al jugar con sentimientos muy primarios, poco sofisticados, como son los que tienen que ver con el instinto de supervivencia del ser humano, además de recrearse en un más que discutible, pero socialmente aplaudido, concepto "walt disney" de la familia. En unos tiempos de tanta vulnerabilidad, de tanto desamparo, en el que tantos están siendo arrastrados por el tsunami de la crisis y alrededores, es fácil pues identificarse con el drama que nos cuenta LO IMPOSIBLE. Supone hasta un ejercicio de liberación, por una parte contemplarlo como espectadores que se han librado del desastre, y por otra asumirlo como la gloriosa posibilidad de que la suerte acabe salvándonos. Todo ello por no hablar de la egoísta tranquilidad que supone descubrir que una familia de éxito como la de película puede también sufrir como cualquiera y que, en definitiva, la felicidad es algo frágil y pasajero. Casi imposible.

Me alegro muchísimo del éxito de esta película porque es una producción española. Me alegra comprobar cómo, pese al 21% de IVA, sigue habiendo colas en las taquillas varias semanas después de su estreno. Y casi entiendo la catarsis colectiva que supone sentir un tsunami sin vivirlo y recrearse en la nube de algodón que en tiempos de crisis supone la familia. Pero prefiero el cine que me trata como un ser inteligente y no como un sujeto necesitado de tutela y cariñitos. Por eso LO IMPOSIBLE llegó incluso a aburrirme y hasta a empalagarme con  su concepción tan primitiva del ser humano.  Tan  "new age" - ese discursito de verguenza ajena del personaje de Geraldine Chaplin - y tan "sonrisas y lágrimas".  Será, y en eso Bayona ha demostrado ser muy listo, como también Tele5 al producirla, que en tiempos de crisis el público necesita llorar en el cine y así llegar sin lágrimas a casa dispuesto a ver, sin mirar, el telediario.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…