Ir al contenido principal

LA VIDA RIMA

Escribo en el tren mientras que sigo por la web el triunfo apoteósico del PP y el derrumbe, anunciado, del PSOE. No por esperados, los datos no dejan de angustiarnos a los que siempre hemos tenido un alma de izquierdas. Sobre todo porque la gran tragedia de esta  noche es que quien ha ganado no la merecido y quien ha perdido ha merecido perder, por más que nos duela reconocerlo a los que nunca votaríamos a Rajoy.
En esta jornada de lluvia y urnas, he conseguido aislarme del ruido, de los fantamas y del miedo que supone adentrarse cada vez más en un callejón sin salida. Pese a la tormenta, o tal vez gracias a ella, he querido conscientemente celebrar la vida. Con sus amaneceres y sus segundas oportunidades, con los martes que parecen viernes y con un Youkali convertido en isla habitable. Me he dejado llevar por las manos sabias de Rosa Torres-Pardo y por la voz, el cuerpo y la mirada de Ana Belén. Juntas me han llevado a su huerto de complicidades y me han hecho creer que en las butacas de al lado estaban sentados Gil de Biedma, Lorca o Angel González. La música y los versos me han recordado que la vida es pura resurrección, efervescencia continua, una obra de arte en la que cada uno de nosotros ha de ser agente y amado. He seguido la boca grande de Ana como si sólo me hablara a mí, cómo si sus ojos de gata de la calle del Oso mirasen sólo los míos, como si ssu voz de gacela llegara únicamente a mis oídos. He sentido el latido de Beethoven, Chopin o García Abril. El sur de Lorca y el mar de Alberti. Se equivocó la paloma, se esquivocaba.

En esta tarde otoño grisáceo, con el alma casi adolescente, he volado en el Teatro Español y, por unos minutos, me he sentido el rey del universo. Conocedor de todos los misterios y hacedor de todas los conjuros.  He entendido que la vida rima, sigue rimando, que hasta el silencio tiene música y que el arte es ebullición, condena, lucha, orgasmo. Me lo han demostrado dos mujeres cómplices. Dos artistas que sin más ayuda que los instrumentos que mejor manejan nos han hecho pensar que la vida, pese a todo, es una aventura que merece la pena. Siempre, eso sí, que no renunciemos ni a la poesía ni a la música.

Con ese fuego ardiendo dentro de mi, con los labios de Ana en mi rostro y su sonrisa grande frente a mis ojos, he salido a las calles de Madrid. Donde ahora ondean las banderas de España y donde el socialismo inicia lo que espero sea un serio proceso de refundación. El que ansiamos todos los que no renunciamos a la utopía de la igualdad.

Vuelvo a Córdoba en una noche oscura. El alma inquieta. Feliz, aunque por distintos motivos a los militantes y votantes del PP. Música callada, soledad sonora. Como un Juan de la Cruz escapado de la celda y entregado a los deseos del cuerpo y del alma. Soñando con amanecer mañana, volver a mis clases, explicarle a mis alumnos la fiesta de la democracia y sorprenderme con un brillo nuevo en la mirada de Abel.

Por una vez, y sin que sirva de precedente, mis oraciones laicas a San Octavio fueron escuchadas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…