Ir al contenido principal

LA VIDA RIMA

Escribo en el tren mientras que sigo por la web el triunfo apoteósico del PP y el derrumbe, anunciado, del PSOE. No por esperados, los datos no dejan de angustiarnos a los que siempre hemos tenido un alma de izquierdas. Sobre todo porque la gran tragedia de esta  noche es que quien ha ganado no la merecido y quien ha perdido ha merecido perder, por más que nos duela reconocerlo a los que nunca votaríamos a Rajoy.
En esta jornada de lluvia y urnas, he conseguido aislarme del ruido, de los fantamas y del miedo que supone adentrarse cada vez más en un callejón sin salida. Pese a la tormenta, o tal vez gracias a ella, he querido conscientemente celebrar la vida. Con sus amaneceres y sus segundas oportunidades, con los martes que parecen viernes y con un Youkali convertido en isla habitable. Me he dejado llevar por las manos sabias de Rosa Torres-Pardo y por la voz, el cuerpo y la mirada de Ana Belén. Juntas me han llevado a su huerto de complicidades y me han hecho creer que en las butacas de al lado estaban sentados Gil de Biedma, Lorca o Angel González. La música y los versos me han recordado que la vida es pura resurrección, efervescencia continua, una obra de arte en la que cada uno de nosotros ha de ser agente y amado. He seguido la boca grande de Ana como si sólo me hablara a mí, cómo si sus ojos de gata de la calle del Oso mirasen sólo los míos, como si ssu voz de gacela llegara únicamente a mis oídos. He sentido el latido de Beethoven, Chopin o García Abril. El sur de Lorca y el mar de Alberti. Se equivocó la paloma, se esquivocaba.

En esta tarde otoño grisáceo, con el alma casi adolescente, he volado en el Teatro Español y, por unos minutos, me he sentido el rey del universo. Conocedor de todos los misterios y hacedor de todas los conjuros.  He entendido que la vida rima, sigue rimando, que hasta el silencio tiene música y que el arte es ebullición, condena, lucha, orgasmo. Me lo han demostrado dos mujeres cómplices. Dos artistas que sin más ayuda que los instrumentos que mejor manejan nos han hecho pensar que la vida, pese a todo, es una aventura que merece la pena. Siempre, eso sí, que no renunciemos ni a la poesía ni a la música.

Con ese fuego ardiendo dentro de mi, con los labios de Ana en mi rostro y su sonrisa grande frente a mis ojos, he salido a las calles de Madrid. Donde ahora ondean las banderas de España y donde el socialismo inicia lo que espero sea un serio proceso de refundación. El que ansiamos todos los que no renunciamos a la utopía de la igualdad.

Vuelvo a Córdoba en una noche oscura. El alma inquieta. Feliz, aunque por distintos motivos a los militantes y votantes del PP. Música callada, soledad sonora. Como un Juan de la Cruz escapado de la celda y entregado a los deseos del cuerpo y del alma. Soñando con amanecer mañana, volver a mis clases, explicarle a mis alumnos la fiesta de la democracia y sorprenderme con un brillo nuevo en la mirada de Abel.

Por una vez, y sin que sirva de precedente, mis oraciones laicas a San Octavio fueron escuchadas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…