Ir al contenido principal

SOÑAR CON TARZÁN



Anoche finalmente pude ver la película PRIMOS en el Coliseo San Andrés. Tal vez el mejor lugar, un cine de verano, para una comedia tan refrescante, aunque al mismo tiempo tan cargada de miradas incisivas. No es de extrañar en un director como Daniel Sánchez Arévalo, el cual me sorprendió con la carga de profundidad y emoción de su AZUL OSCURO CASI NEGRO.  Y es que bajo las risas y sonrisas que provoca esta singular historia de tres hombres desubicados que vuelven a los "orígenes" tratando de encontrarse a sí mismos podemos detectar una reflexión, también presente en AZUL.., sobre las masculinidades. Los tres tipos que nos presenta la película son otros tantos prototipos de hombres heridos, incompletos, prisioneros de su propia identidad. En unos casos obligados a ser héroes, en otros arrastrando miedos y traumas, casi siempre respondiendo al patrón que los demás esperan de ellos más que a lo que ellos sienten dentro de su corazón. Tal vez porque en la mayoría de las ocasiones se niegan a escucharlo y porque habrían necesitado más de una clase de inteligencia emocional. 

Miguel (Adrián Lastra, todo un descubrimiento), obligado en su día a ser un héroe de guerra, es un enfermo más porque los demás lo tratan como tal que porque él realmente se sienta así. Arrastra cobardías, temores, inseguridades, en una eterna minoría de edad que al final de la película consigue dejar atrás de la mano precisamente de un niño. 

Julián (espléndido Raúl Arévalo, un actor que crece en cada película) es el prototipo del tipo triunfador, vitalista, enérgico, depredador sexual y profesional competitivo. El típico "macho" que, sin embargo, está más solo que la una y que anda mendigando cariño aunque no se atreva a decirlo expresamente. Su relación con el personaje de Antonio de la Torre (genial su interpretación de la vida a través de los grandes éxitos de su videoclub) y con el de su hija (Clara Lago) nos muestran el lado oculto, menos "masculino", de un machito que sufre los costes de una hombría que acaba siendo una carga. Porque nos obliga a ser como el canon ordena.

Y finalmente Diego, el personaje detonante de la historia, el novio abandonado en el altar, interpretado por un Quim Gutiérrez atractivo y creíble, es un hombre perdido en el laberinto de los sentimientos. Con una corazón enorme pero sin brújula. Un poco niño, algo niñato, deliciosamente tierno en su inteligencia de hombre que entiende al amor como dependencia y que, en el fondo, tiene miedo, mucho miedo, a la libertad que supone tomar decisiones.

Y frente a esos hombres rotos, esclavos de sí mismos, unas mujeres más valientes, más dueñas de sí mismas, con los ovarios bien puestos frente a unos varones que sólo parecen tener "cojones" - los del Espatero - en sus discursos de machitos.

Diego cuenta en una de las escenas de la película que cuando era pequeño y no podía dormir, su padre le aconsejaba que soñara con Tarzán. En esa recomendación estaba implícita la metáfora de una masculinidad identificada con el heroísmo, con la dureza, con la permanente tensión, con el objetivo de ser el rey de la selva que, en el fondo, no puede vivir sin Jane. Y tal vez en ese sueño imposible radique la razón de muchos de sus fracasos. Los que al final de la película parece exorcizar aunque no se haya desprendido del todo de ese peso que le obliga, que nos obliga, a comportarnos como hombres de verdad.

Comentarios

  1. Muy bonita y correctísima la reflexión sobre la presión que implica soñar con Tarzán. Ni yo mismo había caído en eso. :) Gracias por tus palabras.

    Saludos,
    Dani Sánchez Arévalo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…