Ir al contenido principal

MAESTRO LUCAS VERDÚ




En una época de incertidumbre como la que estamos viviendo, serían más necesarias que nunca las voces sabias que nos ayudaran a ubicarnos. Sin embargo, una de las consecuencias más desastrosas de la consolidación de la democracia en nuestro país ha sido la progresiva desaparición de esos hombres y de esas mujeres capaces de guiarnos. En su lugar han proliferado los "intelectuales" partidistas, los apocalípticos radicales y los cómplices silenciosos. Nos hemos ido quedando sin maestros ni maestras en el contexto de una vida pública maniatada por políticos profesionales y vocingleros sectarios. La misma Universidad ha ido perdiendo ese papel de faro y se ha apoltronado en sus sillones burocráticos y en sus guerras de taifas. Como si la búsqueda de la excelencia y su liderazgo ético no fueran más que rescoldos de un pasado que no necesariamente fue peor.

Aunque solo fuera por contraste con lo que ahora estamos sufriendo, nuestro país tiene una deuda enorme con muchos hombres, y con las pocas mujeres que lograron escapar de las cadenas del patriarcado, que se comprometieron, política e intelectualmente, con la transformación de la sociedad y con la conquista de un régimen de libertades. Uno de esos hombres fue el profesor Pablo Lucas Verdú.

El profesor salmantino --pero también vasco, y madrileño, y ahora extremeño-- fue uno de esos juristas que pusieron las bases para que el Derecho Político se convirtiera en Constitucional y para que en nuestro país, tras tantos intentos fallidos a lo largo de su historia, cuajara un sistema político basado en el control del poder y en la garantía de los derechos. Muchos de los que ahora tenemos la gran responsabilidad de formar a los futuros profesionales del Derecho, aprendimos de él no solo las categorías, los conceptos o las reglas del constitucionalismo. Aprendimos sobre todo que éste es, por encima de todo, una cultura, la cual implica unos valores y exige un compromiso cívico sin el que no es posible mover el músculo de la democracia.

Fiel amigo y cómplice de Enrique Tierno Galván, otro de esos referentes que desgraciadamente han carecido de continuidad, el profesor Lucas Verdú no solo incorporó a nuestra doctrina un arsenal de teorías procedentes de ámbitos constitucionalmente consolidados, muy especialmente del germánico, sino que también apuntó, con singular valentía, muchas de las cuestiones que hoy ocupan algunos de los debates centrales del Derecho Constitucional. En este sentido, bastaría recordar cómo fue uno de los primeros en escribir sobre la ausencia de las mujeres en la Constitución española, o cómo insistió en fundamentar la teoría de la Constitución como una "ciencia cultural".

Pero, por encima de sus indiscutibles aportaciones, lo más relevante de él fue la suma de rigor académico, compromiso político y sabiduría discreta. Lamentablemente, tres características cada vez más ausentes en los modelos oficiales de excelencia universitaria. Estoy casi seguro que el profesor Lucas hubiese tenido más de un problema de reconocimiento de acuerdo con el proyecto de Estatuto de la Función Docente que en estos meses tantas ampollas está levantando. Porque él representaba, frente al prototipo burocratizado y encubridor de mediocridades que hoy se está imponiendo, un tipo de intelectual cuya valía dificilmente podría medirse con baremos urdidos por profesionales de la política universitaria y por liberados del oficio de pensar.

Pablo Lucas Verdú falleció hace unas semanas con la misma discreción que había vivido. Tuve la suerte de conocerlo y de compartir con él, cuando ya estaba jubilado, una conferencia en un seminario organizado por la UCO y la Diputación. Entonces pude comprobar, de manera cercana y afectiva, que su sonrisa y sus canas eran las de un maestro. Tal y como se denomina a esos listones de madera que se colocan a plomo para servir de guía en la construcción de una pared. Paredes que sumadas hacen una casa, en fin, como él bien decía, el hogar de la ciudadanía que no es otro que la Constitución.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…