Ir al contenido principal

MAESTRO LUCAS VERDÚ




En una época de incertidumbre como la que estamos viviendo, serían más necesarias que nunca las voces sabias que nos ayudaran a ubicarnos. Sin embargo, una de las consecuencias más desastrosas de la consolidación de la democracia en nuestro país ha sido la progresiva desaparición de esos hombres y de esas mujeres capaces de guiarnos. En su lugar han proliferado los "intelectuales" partidistas, los apocalípticos radicales y los cómplices silenciosos. Nos hemos ido quedando sin maestros ni maestras en el contexto de una vida pública maniatada por políticos profesionales y vocingleros sectarios. La misma Universidad ha ido perdiendo ese papel de faro y se ha apoltronado en sus sillones burocráticos y en sus guerras de taifas. Como si la búsqueda de la excelencia y su liderazgo ético no fueran más que rescoldos de un pasado que no necesariamente fue peor.

Aunque solo fuera por contraste con lo que ahora estamos sufriendo, nuestro país tiene una deuda enorme con muchos hombres, y con las pocas mujeres que lograron escapar de las cadenas del patriarcado, que se comprometieron, política e intelectualmente, con la transformación de la sociedad y con la conquista de un régimen de libertades. Uno de esos hombres fue el profesor Pablo Lucas Verdú.

El profesor salmantino --pero también vasco, y madrileño, y ahora extremeño-- fue uno de esos juristas que pusieron las bases para que el Derecho Político se convirtiera en Constitucional y para que en nuestro país, tras tantos intentos fallidos a lo largo de su historia, cuajara un sistema político basado en el control del poder y en la garantía de los derechos. Muchos de los que ahora tenemos la gran responsabilidad de formar a los futuros profesionales del Derecho, aprendimos de él no solo las categorías, los conceptos o las reglas del constitucionalismo. Aprendimos sobre todo que éste es, por encima de todo, una cultura, la cual implica unos valores y exige un compromiso cívico sin el que no es posible mover el músculo de la democracia.

Fiel amigo y cómplice de Enrique Tierno Galván, otro de esos referentes que desgraciadamente han carecido de continuidad, el profesor Lucas Verdú no solo incorporó a nuestra doctrina un arsenal de teorías procedentes de ámbitos constitucionalmente consolidados, muy especialmente del germánico, sino que también apuntó, con singular valentía, muchas de las cuestiones que hoy ocupan algunos de los debates centrales del Derecho Constitucional. En este sentido, bastaría recordar cómo fue uno de los primeros en escribir sobre la ausencia de las mujeres en la Constitución española, o cómo insistió en fundamentar la teoría de la Constitución como una "ciencia cultural".

Pero, por encima de sus indiscutibles aportaciones, lo más relevante de él fue la suma de rigor académico, compromiso político y sabiduría discreta. Lamentablemente, tres características cada vez más ausentes en los modelos oficiales de excelencia universitaria. Estoy casi seguro que el profesor Lucas hubiese tenido más de un problema de reconocimiento de acuerdo con el proyecto de Estatuto de la Función Docente que en estos meses tantas ampollas está levantando. Porque él representaba, frente al prototipo burocratizado y encubridor de mediocridades que hoy se está imponiendo, un tipo de intelectual cuya valía dificilmente podría medirse con baremos urdidos por profesionales de la política universitaria y por liberados del oficio de pensar.

Pablo Lucas Verdú falleció hace unas semanas con la misma discreción que había vivido. Tuve la suerte de conocerlo y de compartir con él, cuando ya estaba jubilado, una conferencia en un seminario organizado por la UCO y la Diputación. Entonces pude comprobar, de manera cercana y afectiva, que su sonrisa y sus canas eran las de un maestro. Tal y como se denomina a esos listones de madera que se colocan a plomo para servir de guía en la construcción de una pared. Paredes que sumadas hacen una casa, en fin, como él bien decía, el hogar de la ciudadanía que no es otro que la Constitución.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…