Ir al contenido principal

LAS HIJAS DE ABRIL: La madre villana

Siempre me temo lo peor cuando un cineasta masculino se adentra en los territorios de la maternidad y construye un relato, lógicamente desde su mirada, sobre las complejidades de la subjetividad femenina. En pocas ocasiones, que yo recuerde, el resultado ha sido sugerente. Al contrario, abundan los tópicos y los estereotipos, el imaginario consolidado durante siglos por el patriarcado e incluso cuando se pretende ser subversivo – ahí está por ejemplo el caso de Xavier Dolan – se acaba reiterando aquello que parecía rechazarse. Yo, como hombre, me declaro incapaz de captar todos los laberintos que implica personal y socialmente la maternidad. Siento que mi mirada siempre va a estar mal enfocada y va a estar condicionada por mi posición de privilegio. Algo que tuve claro desde que leí el indispensable Nacemos de mujer de Adrienne Rich.
Justamente esa torpeza es la que vuelve a demostrar Michel Franco en su última película, Las hijas de Abril, en la que nos cuenta la historia de una mujer española (esplendorosa Enma Suárez) que viaja hasta Puerto Vallarta (México) cuando se entera de que su hija Valeria, menor de edad, está embarazada. Un punto de partida que sin duda podría haber dado mucho juego para abordar cuestiones tan complejas como la maternidad en las adolescentes, la opción de la interrupción voluntaria del embarazo o los vínculos a veces hasta perversos que se establecen entre la madre y su prole. A lo que podría sumarse el potencial de un personaje como el que interpreta Enma Suárez y que es poco habitual en el cine: una mujer de unos 50 años, autónoma, a la que no vemos depender de hombres y que parece llevar con soltura las riendas de su vida.
La película, sin embargo, cae en uno de los mayores errores que puede cometer un contador de historias – no ofrecernos claves desde las que entender las actitudes de sus personajes – y reincide en lo que es todo un clásico en las miradas masculinas sobre las mujeres. Me refiero a la construcción de personajes femeninos absolutamente descontrolados, incluso histéricos, desequilibrados, a los que vemos moverse solo por presiones emocionales y en el contexto cerrado de sus vidas privadas y familiares. Son mujeres sin vida pública, sin aspiraciones profesionales, sin más rumbo que el que parecen marcarle sus extremas pasiones y, además, condenadas al parecer a vivir la maternidad como un factor crucial de su identidad. En este sentido, la deriva del personaje de Enma Suárez roza el ridículo, porque el director, que también es el guionista, la convierte en una especie de madrastra malvada, sin escrúpulos, y a la que vemos actuar como un potro desbocado sin que entendamos el porqué de sus delirios.
Y, por supuesto, la imagen final, que no desvelaré aquí para no hacer un spoiler, me parece más que cuestionable porque de nuevo vuelve a colocar a las mujeres en la tesitura de entender que la maternidad es no una bombilla sino el faro que ilumina sus vidas. Lo único que, como le sucede a la hija de Abril, parece dotar de sentido a una existencia en la que no sabemos si existen otros sueños o aspiraciones. Eso sí, y es todo un acierto de Michel Franco, lo más positivo de un personaje como el de Valeria es que parece que finalmente ha descubierto que el amor romántico es un traidor. Por algo se empieza.

PUBLICADA en CLÁSICAS Y MODERNAS:
http://www.clasicasymodernas.org/las-hijas-abril-la-madre-villana/

Comentarios

Entradas populares de este blog

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…