Ir al contenido principal

BRAVA: Las hondas heridas de una mujer violada.

Cineastas varones como Pedro Almodóvar, o el director de ese "engendro" machista llamado Elle, deberían ver esta película de Roser Aguilar para entender algo que parecen no haber entendido: la brutal humillación y lesión de la dignidad de una mujer que supone una agresión sexual.  Una lección que, como bien nos demuestra Brava, necesita de miradas femeninas, y feministas, que alumbren la realidad con los ojos de quien forma parte de la mitad subordinada. De ahí la necesidad, la urgencia diría yo, de que en la pantalla veamos más historias contadas por mujeres, de manera que ampliemos nuestro imaginario y que, en consecuencia, podamos superar la supremacía del patriarcado también en la cultura.

Con la ayuda de la interpretación honda y desgarradora de una inmensa Laia Marull, Aguilar nos muestra los efectos devastadores que una agresión sexual provoca en Janine. Cómo, a partir de la noche en que sucede, los cimientos tan firmes de la que parecía tener una vida completa, empiezan a tambalearse y, sobre todo, cómo el miedo se instala en sus días. El rostro de Laia nos enseña el terror, la inseguridad, la soledad y el desamparo de una mujer que está rodeada de hombres que no pueden o no saben entender su dolor.  Sin estridencias, y como si estuviéramos acompañando a la protagonista por un itinerario de duelo, vamos entendiendo no solo la grieta inmensa que ha abierto en su cuerpo y en su alma sino también todo lo que implica, para ellas y para nosotros, la cultura de la violación. 

Con un cierto hilo de continuidad con la hermosísima El pájaro de la felicidad, de Pilar Miró, en la que el personaje que interpretaba Mercedes Sampietro sufría una violación, lo cual hacía que se replanteara en gran medida su vida, Roser Aguilar acierta de pleno al poner el foco en las inseguridades de una mujer que, tras el ataque, siente que su propia identidad está en entredicho. Que ha de buscar un nuevo lugar en el mundo. Y que ha de, también, armarse de valentía para no ser cómplice, con su silencio, del dolor de otras. Todo ello mientras que los hombres que la rodean - su pareja, el padre, el fugaz amante - parecen estar tan inmersos en su rol de siempre que ni siquiera intuyen lo que a ella la está matando por dentro. En ese recorrido, es brutal la escena en la que Janine, tan necesitada de superar el miedo a la piel y al roce de un hombre, intenta mantener una relación sexual que acaba mostrándonos de nuevo las fauces del patriarca. Para demostrarnos que un hombre violento y agresivo no es un enfermo, ni un delincuente, sino un machista que ha asumido que el dominio sobre ellas es un ingrediente esencial del erotismo que tanto le excita.

Lo mejor de Brava, cuya historia no habría sido contada de la misma manera por un director,  es justamente ese lento y arduo proceso de empoderamiento que Janine vive, y sufre, hasta llegar a su valentía final. Toda una reconstrucción que nos demuestra que la agresión sexual de una mujer no es solo un atentado contra su cuerpo, o contra su integridad moral, sino que es, por encima de todo, la más brutal negación de su propio ser.  Todo ello, por supuesto, ligado a la evidencia de que nuestra sociedad no será justa mientras que el espacio público sea un lugar de miedos y no de oportunidades para la mitad de la ciudadanía.

PD: Hoy mismo aparece en www.eldiario.es un reportaje sobre el miedo que las mujeres continúan sintiendo cuando caminan solas por las calles, http://www.eldiario.es/theguardian/Pagamos-sentirnos-seguras-mujeres-caminan_0_696081215.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …