Ir al contenido principal

EL AMANTE DOBLE Y LA MUJER HETERODESIGNADA

Tras el hermoso y clasicista intervalo que supuso Frantz, la última película de F. Ozon tiene un evidente hilo de continuidad con su lamentable Joven y bonita.  Y no solo porque la bellísima e inquietante Marine Vatch (ahora ya convertida en una mujer adulta) sea también la protagonista, sino porque vuelve a mostrarnos qué mirada tiene el director francés sobre las mujeres. Una mirada que, por cierto, tiene mucho que ver con la de Pedro Almodóvar, con el que frecuentemente se le ha comparado. Si en Joven y bonita nos planteaba una esteticista y controvertida historia sobre la prostitución entendida como ejercicio de la "libre elección" de una jovencita menor de edad, burguesa y aburrida, a la que no parecía importarle mucho venderle su cuerpo a señores ricos y mayores, en El amante doble Ozon nos plantea una imposible historia sobre las identidades a partir de un personaje femenino en el que proyecta todos los tópicos y estereotipos que al patriarcado le interesa reproducir.  Basta con leer una breve sinopsis de la historia para descubrirlo: "Chloé es una joven mujer muy bella pero también melancólica y muy frágil. Para intentar ayudarse a sí misma, empieza a acudir a psicoterapia para superar la depresión que padece. Su psicólogo será Paul, un atractivo hombre de 36 años, rubio y que atrae con sus sensuales e hipnóticos ojos azules"

De nuevo el cine insiste en mostrarnos a una mujer extremadamente frágil, depresiva, marcada por tóxicos vínculos con su madre, que se define a sí misma como "incapaz de amar" y que en un momento de la película dice literalmente que "parece estar rumiando mierda". Una protagonista que, para colmo de clichés, siente un extraño dolor en el vientre: ese espacio donde al parecer para algunos reside la única clave de la feminidad. La bella y triste Chloé parece incapaz de valerse por sí misma y necesita ser designada por otros, es decir, por un varón, que en este caso se desdobla en dos. Hay una frase definitiva que ella pronuncia y con la que resume a la perfección cómo Ozon entiende la subjetividad femenina: "Cuando usted me mira así siento que existo". Es decir, la perfecta concreción de cómo para el patriarcado las mujeres no existen por ellas mismas sino en función y por la mirada de los hombres. Somos nosotros los que las dotamos de identidad mientras que ellas navegan a la deriva y, por supuesto, son objeto de las pasiones que controlamos los varones. Mucho más en el caso de los sujetos protagonistas de esta película: dos "gemelos caníbales" que bien podrían haber sido bautizados como dos "depredadores patriarcales".

Para que no falte ningún detalle, también en la película, como por ejemplo en tantas de Almodóvar, tenemos personajes secundarios que dan vueltas alrededor de la cautiva protagonista. Como esa vecina solitaria y extraña que, a su vez, tiene una hija "atormentada", que está ingresada en un sanatorio desde los 30 años. Más mujeres locas, histéricas, perdidas, desubicadas. Como tan desubicado parece el personaje de la madre, interpretado por una desaprovechada Jacqueline Bisset, que tiene en concreto una escena absolutamente vergonzante en la que se nos muestra como una especie de "madrastra" herida e iracunda. Otro prototipo de los cuentos escritos por hombres.

Por supuesto, y en clara continuidad con la ya citada Joven y bonita, hay violencia sobre la protagonista, la cual es abofeteada y hasta penetrada contra su voluntad. "No te resistas", le dice el bello varón seductor. Y para que no quede ningún rizo sin rizar Ozon le coloca un dildo para que ella puede ser la penetradora y así, aunque sea por un momento, sentir el poderío y la seguridad que parece patrimonio exclusivo de los varones.

"Yo creo que usted fue mi remedio", le dice Chloé a su terapeuta. Así se cierra el círculo, el de los cautiverios de las mujeres de los que ellas solo pueden ser rescatadas por héroes con polla. Todo ello, eso sí, revestido de una esteticismo burgués y artificioso con el que Ozon parece querer demostrar cada segundo que es un buen director y que es capaz de convertir los deseos más brutales en exquisito producto de restaurante chic.  Algo que yo pongo en duda cuando me enfrento a relatos tan confusos y aburridos como este amante doble, por más que esté basado en un relato de mi admirada Joyce Carol Oates. Si además lo miro, como en mi caso no puedo hacer de otra manera, con las "gafas violetas" puestas, mi decepción es mayúscula. Así, vuelvo a entender cómo el mayor enemigo de la igualdad es un imaginario colectivo, alimentado por la cultura, que continúa contemplando a las mujeres como seres devaluados, más cerca de la histeria que de la racionalidad. El otro, las cautivas, las frágiles, las seducidas. Más objetos que sujetos, más amadas que amantes. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …