Ir al contenido principal

LA CORDILLERA: El poder es cosa de ellos

Hay que reconocer que Ricardo Darín es uno de esos pocos actores que da credibilidad a cualquier personaje que le pongan por delante. Su rostro poderoso, su mirada expresiva y su dominio de todos los registros hacen que cualquier película en la que él esté, por mediocre que sea, merezca la pena verla.  Es de esas estrellas, aunque no sé si este calificativo le viene bien a un hombre que parece tener los pies bien en la tierra,  que sin parecernos inalcanzables hacen posible que sigamos creyendo en el milagro del cine. 

En su última película estrenada, dirigida por Santiago Mitre, que hace unos años nos provocó un intenso debate  con su tramposa Paulina, vuelve a demostrarnos que solo él es capaz de salvar una película del naufragio. La cordillera es una película que tiene muchas cosas de interés pero, en general, me parece una producción fallida, que tiene un punto de partida magistral, que está bien rodada e interpretada, pero que acaba navegando en tierra de nadie por culpa de un guión al que le sobran varias páginas. Sobre todo las que tienen que ver con la dimensión más personal del protagonista, el presidente de Argentina que acude a Chile a una cumbre de mandatarios de la región, las cuales alcanzan incluso en algunos momentos el ridículo. Toda esa trama de la hija angustiada no sabemos bien por qué, numerito de hipnosis incluido, podría haberse ahorrado y la película hubiera sido mucho más redonda.

Porque lo más interesante de esta última película de Darín es cómo nos muestra las miserias del poder, situándolas en un contexto que casi nos recuerda al hotel de El resplandor, y cómo nos evidencia que la ambición produce monstruos y que las democracias no son más que una tapadera para darle legitimidad aparente a los hilos que mueven intereses privados. Los "poderes salvajes" de los que habla Luigi Ferrajoli.  Es justo esa fotografía, poco habitual en un ámbito como el que nos ofrece Mitre, lo más interesante de una historia en la que, en todo caso, he echado en falta algo más de tensión e incluso de "mala leche". Lo que podría haber sido una especie de House of cards a la argentina me deja con añoranzas del matrimonio Underwood.

Eso sí, la película, como no podía ser de otra manera, nos deja muy claro que hay una evidente conexión entre el poder y la testosterona. Aunque vemos creo que son tres mujeres como dirigentes de otros tantos países, ellas apenas cumplen un papel secundario, salvo la Presidenta chilena que, como buena señora, hace las veces de perfecta anfitriona. Los que de verdad mueven los hilos son ellos, los que intrigan a espaldas de la mesa de reuniones son ellos, los que parecen vivir solo para lo público son ellos. Las mujeres de la película son amantes puntuales a las que se las folla, y de las que ni siquiera sabemos su nombre, secretarias aplicadas y con pinta de frustradas, y por supuesto, para que no falte ni un tópico, la hija enferma, histérica incluso, la que nos aparece como medio loca/medio cuerda sin que se nos aclare el porqué de sus delirios. Quizás porque habría sido demasiado ¿feminista? mostrarnos que ella es una víctima de un mundo de hombres. Algo de lo que no veo capaz a un director que en Paulina nos mostró un discurso ciertamente reaccionario sobre la violación  y sobre el aborto. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …