Ir al contenido principal

DUDO, LUEGO EXISTO

En las últimas semanas, en las que todas hemos asistido indignadas al sainete en que se ha convertido la política de nuestro país, han sido muchas las actitudes que me han preocupado sobremanera. Además de la incapacidad manifiesta de nuestros representantes para hacer justamente aquello para lo que les pagamos, y del miedo que me ha provocado ver de nuevo cómo las banderas se convertían en trincheras, he comprobado, horrorizado, cómo en el debate público, e incluso en el supuestamente intelectual, abundaban las posiciones extremas, las murallas de verticalidad inexpugnable, los argumentos que sin dejar resquicio a la duda han terminado convertidos en dogmas. Incluso se ha llegado al extremo de abrazarse a la Constitución y al Estado de derecho no tanto como cauce para la canalización de la plural democracia sino como una especie de arma arrojadiza mediante la cual callar la boca al contrario. Y me ha sorprendido singularmente que esas actitudes hayan estado muy presentes en personas que se dedican a la docencia y a la investigación. Dos ocupaciones en las que pensé, iluso de mí, que no había espacio para las verdades absolutas.
Lo vivido en estos días turbulentos, que mucho me temo que todavía están lejos de la solución milagrosa que algunos desearían, entre otras cosas porque los conflictos en las sociedades pluralistas más que resolverlos hay que gestionarlos, nos ha puesto de manifiesto que, a diferencia de lo que pregonan algunos, estamos muy lejos de ser una sociedad democrática avanzada. En una democracia consolidada, y no estoy hablando simplemente del nivel institucional sino más bien de los valores y las actitudes que la ciudadanía hace suyos, la regla habitual debería ser el diálogo, las conversaciones en vez de los monólogos, el adverbio quizás como permanente matiz ante las afirmaciones, el signo de interrogación como puerta abierta a otras miradas. Sin embargo, lo que lamentablemente he visto, y mucho, en los últimos días, ha sido justamente lo contrario: de nuevo el frentismo, la confusión de la templanza con la tibieza, la ausencia de preguntas, la equidistancia entendida como rigidez argumentativa y no como «la igualdad de distancia entre dos puntos».
Ante tal cúmulo de disparates, he sentido la urgente necesidad de releer el Elogio de la duda de Victoria Camps o la Invitación al diálogo de Norberto Bobbio. Gracias a sus páginas he conseguido reafirmarme en lo que, por otra parte, siempre pensé que debería ser no solo el presupuesto ético del conocimiento sino también la virtud sin la cual la democracia acaba convertida en una farsa. No me cabe en la cabeza, y en esto sí que soy vehemente, que alguien que se dedica a la reflexión, a la búsqueda de respuestas, al análisis crítico de la realidad social y política, pueda esconderse bajo el escudo de verdades absolutas, de normas inflexibles, de fronteras que no permiten ser traspasadas por el ánimo siempre revoltoso que se le presupone al que no se conforma con las injusticias del presente. De ahí a la tolerancia como perverso ejercicio del pluralismo, y en fin, a la negación del otro, media solo un paso.
Cuando en estas semanas me han preguntado mi opinión sobre lo que estaba pasando, no he podido más que reconocer mis muchas dudas, mis inquietudes, la necesidad al fin de que en vez de ir cerrando espacios enfrentados abriéramos una oportunidad para el entendimiento. Por eso justamente he rechazado participar en movilizaciones promovidas por quien parecía tenerlo todo tan claro y en las que incluso se negaba la posibilidad de que la filosofía de la sospecha, que debería ser el foco iluminador de cualquier demócrata, abriera ni una sola grieta. Por eso una vez más he huido de las banderas, de las patrias e incluso de la Constitución entendida no como hogar de la ciudadanía sino, como algunos parecen defenderla, como una especie de roca contra la que chocan los barcos que vienen de afuera.
Publicado en Diario CÓRDOBA, 16 de octubre de 2017:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/dudo-luego-existo_1178536.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…