Ir al contenido principal

DUDO, LUEGO EXISTO

En las últimas semanas, en las que todas hemos asistido indignadas al sainete en que se ha convertido la política de nuestro país, han sido muchas las actitudes que me han preocupado sobremanera. Además de la incapacidad manifiesta de nuestros representantes para hacer justamente aquello para lo que les pagamos, y del miedo que me ha provocado ver de nuevo cómo las banderas se convertían en trincheras, he comprobado, horrorizado, cómo en el debate público, e incluso en el supuestamente intelectual, abundaban las posiciones extremas, las murallas de verticalidad inexpugnable, los argumentos que sin dejar resquicio a la duda han terminado convertidos en dogmas. Incluso se ha llegado al extremo de abrazarse a la Constitución y al Estado de derecho no tanto como cauce para la canalización de la plural democracia sino como una especie de arma arrojadiza mediante la cual callar la boca al contrario. Y me ha sorprendido singularmente que esas actitudes hayan estado muy presentes en personas que se dedican a la docencia y a la investigación. Dos ocupaciones en las que pensé, iluso de mí, que no había espacio para las verdades absolutas.
Lo vivido en estos días turbulentos, que mucho me temo que todavía están lejos de la solución milagrosa que algunos desearían, entre otras cosas porque los conflictos en las sociedades pluralistas más que resolverlos hay que gestionarlos, nos ha puesto de manifiesto que, a diferencia de lo que pregonan algunos, estamos muy lejos de ser una sociedad democrática avanzada. En una democracia consolidada, y no estoy hablando simplemente del nivel institucional sino más bien de los valores y las actitudes que la ciudadanía hace suyos, la regla habitual debería ser el diálogo, las conversaciones en vez de los monólogos, el adverbio quizás como permanente matiz ante las afirmaciones, el signo de interrogación como puerta abierta a otras miradas. Sin embargo, lo que lamentablemente he visto, y mucho, en los últimos días, ha sido justamente lo contrario: de nuevo el frentismo, la confusión de la templanza con la tibieza, la ausencia de preguntas, la equidistancia entendida como rigidez argumentativa y no como «la igualdad de distancia entre dos puntos».
Ante tal cúmulo de disparates, he sentido la urgente necesidad de releer el Elogio de la duda de Victoria Camps o la Invitación al diálogo de Norberto Bobbio. Gracias a sus páginas he conseguido reafirmarme en lo que, por otra parte, siempre pensé que debería ser no solo el presupuesto ético del conocimiento sino también la virtud sin la cual la democracia acaba convertida en una farsa. No me cabe en la cabeza, y en esto sí que soy vehemente, que alguien que se dedica a la reflexión, a la búsqueda de respuestas, al análisis crítico de la realidad social y política, pueda esconderse bajo el escudo de verdades absolutas, de normas inflexibles, de fronteras que no permiten ser traspasadas por el ánimo siempre revoltoso que se le presupone al que no se conforma con las injusticias del presente. De ahí a la tolerancia como perverso ejercicio del pluralismo, y en fin, a la negación del otro, media solo un paso.
Cuando en estas semanas me han preguntado mi opinión sobre lo que estaba pasando, no he podido más que reconocer mis muchas dudas, mis inquietudes, la necesidad al fin de que en vez de ir cerrando espacios enfrentados abriéramos una oportunidad para el entendimiento. Por eso justamente he rechazado participar en movilizaciones promovidas por quien parecía tenerlo todo tan claro y en las que incluso se negaba la posibilidad de que la filosofía de la sospecha, que debería ser el foco iluminador de cualquier demócrata, abriera ni una sola grieta. Por eso una vez más he huido de las banderas, de las patrias e incluso de la Constitución entendida no como hogar de la ciudadanía sino, como algunos parecen defenderla, como una especie de roca contra la que chocan los barcos que vienen de afuera.
Publicado en Diario CÓRDOBA, 16 de octubre de 2017:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/dudo-luego-existo_1178536.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…