Ir al contenido principal

AMELIA SANCHÍS, ESA POLILLA

Cuando el avance de la vida te permite liberarte de muchos lastres e ir quedándote con lo esencial, vas descubriendo que las personas más valiosas son aquellas que te muestran que el paraíso verdadero reside en las fronteras y que nuestra vulnerabilidad es el pasaporte que nos hace gozosamente interdependientes. Cuando los días hacen posible que te reconozcas en el espejo, comienzas a valorar mucho más a quienes te enseñan que la autoridad se gana en las prácticas compartidas y no en los púlpitos. Cuando los años se convierten en pradera a la que llegas después de un empinado trecho, basta un libro de poemas, o una cena en la terraza, o un café sin azúcar que sabe a dulce, para entender por qué amamos tanto las horas.
En mi caso, esas conquistas pacíficas, sin banderas ni sin dioses que las justifiquen, han venido de la mano de mujeres que, con su poderío, me han enseñado y me enseñan cuán necesario y urgente es que me rebele contra el machito que llevo dentro. Una de esas mujeres faro ha sido y es sin duda Amelia Sanchís, a la que esta ciudad, en un acto de justicia «soroptimista», ha concedido su Medalla de Honor. Como bien dijo al recogerla, esa medalla no es solo de ella, sino que es de todos esos seres humanos, y humanas, que han formado parte de su recorrido. Porque Amelia, y esta es una de las grandes lecciones que yo he aprendido de ella, entiende, como buena feminista, que la horizontalidad es la fuente de todas las posibilidades y que la suma de los y las diferentes es la única manera de hacer posible la igualdad.
Con Amelia, a la que siempre me gusta imaginar en lo alto de Monserrate mirando, como si estuviera conversando con una diosa indígena, a la inmensa Bogotá, he entendido que el feminismo es un compromiso de vida, una energía emancipadora y también, mal que les pese a los agoreros machistas, una fuente de alegrías. A su lado he ido saboreando las esencias de los platos que se cocinan a fuego lento, la magia que pueden hacer las palabras cuando se entrelazan en cuadernos de tapa azul, la revolución que late en la fidelidad a las convicciones. Acostumbrados a lidiar en un mundo tan hostil a veces, y tan reaccionario y patriarcal casi siempre, como es la Universidad, los dos hemos ido dándole la vuelta al pesimismo y lo hemos convertido en una resistencia iluminadora. Ese arco iris que nos gustaría que se quedara a vivir para siempre en el claustro de nuestra Facultad.
Mujeres como Amelia son más necesarias que nunca en nuestra ciudad, en nuestro país, en el mundo, porque solo ellas, desde su entendimiento de cómo sanar las heridas y de cómo sustituir las trincheras por jardines, pueden mostrarnos otras maneras de gestionar lo público y de abrazar lo privado. Mujeres como ella deberían ser el referente que nos permitiera comprender la necesidad de que nosotros, los hombres, como sujetos privilegiados dimitamos de nuestra omnipotencia. Mujeres como Amelia deberían ser la palanca que hiciera saltar por los aires el polvorín que generan los pulsos frentistas y la incapacidad para conversar desde la equivalencia.
En fin, lecciones de urgencia en un mundo que nos empeñamos en llevar al precipicio y que en mi caso, gracias a ella, cuenta con un impagable bálsamo violeta. Porque la vida me ha hecho el regalo de que esa mujer, aparentemente frágil pero tan poderosamente inquieta, como esas polillas de las que hablaba Virginia Woolf y que siempre andan buscando la luz, sea más de un capítulo imprescindible de mi memoria y un nombre siempre presente en la agenda del mañana. Amelia Sanchís, vecina de Córdoba y de todas las ciudades donde las únicas banderas posibles son los manteles que anuncian una buena comida, es un regalo que felizmente comparto con los demás porque sé que al compartirla su luz, dejos de palidecer, se multiplicará.

PUBLICADO en DIARIO CÓRDOBA, lunes 30 de octubre de 2017:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/amelia-sanchis-esa-polilla_1181901.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…