Ir al contenido principal

AMELIA SANCHÍS, ESA POLILLA

Cuando el avance de la vida te permite liberarte de muchos lastres e ir quedándote con lo esencial, vas descubriendo que las personas más valiosas son aquellas que te muestran que el paraíso verdadero reside en las fronteras y que nuestra vulnerabilidad es el pasaporte que nos hace gozosamente interdependientes. Cuando los días hacen posible que te reconozcas en el espejo, comienzas a valorar mucho más a quienes te enseñan que la autoridad se gana en las prácticas compartidas y no en los púlpitos. Cuando los años se convierten en pradera a la que llegas después de un empinado trecho, basta un libro de poemas, o una cena en la terraza, o un café sin azúcar que sabe a dulce, para entender por qué amamos tanto las horas.
En mi caso, esas conquistas pacíficas, sin banderas ni sin dioses que las justifiquen, han venido de la mano de mujeres que, con su poderío, me han enseñado y me enseñan cuán necesario y urgente es que me rebele contra el machito que llevo dentro. Una de esas mujeres faro ha sido y es sin duda Amelia Sanchís, a la que esta ciudad, en un acto de justicia «soroptimista», ha concedido su Medalla de Honor. Como bien dijo al recogerla, esa medalla no es solo de ella, sino que es de todos esos seres humanos, y humanas, que han formado parte de su recorrido. Porque Amelia, y esta es una de las grandes lecciones que yo he aprendido de ella, entiende, como buena feminista, que la horizontalidad es la fuente de todas las posibilidades y que la suma de los y las diferentes es la única manera de hacer posible la igualdad.
Con Amelia, a la que siempre me gusta imaginar en lo alto de Monserrate mirando, como si estuviera conversando con una diosa indígena, a la inmensa Bogotá, he entendido que el feminismo es un compromiso de vida, una energía emancipadora y también, mal que les pese a los agoreros machistas, una fuente de alegrías. A su lado he ido saboreando las esencias de los platos que se cocinan a fuego lento, la magia que pueden hacer las palabras cuando se entrelazan en cuadernos de tapa azul, la revolución que late en la fidelidad a las convicciones. Acostumbrados a lidiar en un mundo tan hostil a veces, y tan reaccionario y patriarcal casi siempre, como es la Universidad, los dos hemos ido dándole la vuelta al pesimismo y lo hemos convertido en una resistencia iluminadora. Ese arco iris que nos gustaría que se quedara a vivir para siempre en el claustro de nuestra Facultad.
Mujeres como Amelia son más necesarias que nunca en nuestra ciudad, en nuestro país, en el mundo, porque solo ellas, desde su entendimiento de cómo sanar las heridas y de cómo sustituir las trincheras por jardines, pueden mostrarnos otras maneras de gestionar lo público y de abrazar lo privado. Mujeres como ella deberían ser el referente que nos permitiera comprender la necesidad de que nosotros, los hombres, como sujetos privilegiados dimitamos de nuestra omnipotencia. Mujeres como Amelia deberían ser la palanca que hiciera saltar por los aires el polvorín que generan los pulsos frentistas y la incapacidad para conversar desde la equivalencia.
En fin, lecciones de urgencia en un mundo que nos empeñamos en llevar al precipicio y que en mi caso, gracias a ella, cuenta con un impagable bálsamo violeta. Porque la vida me ha hecho el regalo de que esa mujer, aparentemente frágil pero tan poderosamente inquieta, como esas polillas de las que hablaba Virginia Woolf y que siempre andan buscando la luz, sea más de un capítulo imprescindible de mi memoria y un nombre siempre presente en la agenda del mañana. Amelia Sanchís, vecina de Córdoba y de todas las ciudades donde las únicas banderas posibles son los manteles que anuncian una buena comida, es un regalo que felizmente comparto con los demás porque sé que al compartirla su luz, dejos de palidecer, se multiplicará.

PUBLICADO en DIARIO CÓRDOBA, lunes 30 de octubre de 2017:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/amelia-sanchis-esa-polilla_1181901.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …