Ir al contenido principal

ANA, MON AMOUR: El amor como destrucción

La historia de amor que nos cuenta esta película del rumano Calin Peter Netzer es la prueba evidente, una más, de que el amor puede ser tóxico y que, sobre todo, genera unas dependencias y vínculos que con demasiada frecuencia destruyen a las personas que se ven envueltas por sus hilos. Es evidente que en el amor siempre hay algo de locura, tal y como sentenció Nietzsche, con el que precisamente empieza esta película en un diálogo entre los dos protagonistas que nos dice ya mucho de ambos, pero no es menos cierto que el halo romántico que se le ha querido dar siempre ha ocultado, o al menos lo ha intentado, la negación de la individualidad que supone.

Esta película, en la que acompañamos a Toma y Ana desde que se conocen en la Facultad de Letras, nos coloca ante dramas, unos perceptibles, otros intuidos, algunos evidentes, otros callados, que nos demuestran cuán hermoso pero también cuán doloroso puede ser amar. El personaje de Ana, que arrastra una terrible historia que solo entrevemos, podría ser el de muchas mujeres que, partiendo de la fragilidad en la que han crecido, se amarran al amor creyendo que puede ser un salvavidas. A su lado, el atractivo Toma, aparece como un héroe, cuidador sí, pero héroe al fin y al cabo, que asume desde el primer momento el papel del sostenedor de la relación. De guardián y de "buen padre de familia". Del hombre sujeto que no sé hasta qué punto reconoce como una igual a la que tiene al lado. Porque, y ese es el giro más interesante de la historia, cuando Ana toma las riendas de su vida y empieza a convertirse en autónoma, él se siente desubicado y no asume que ella tenga vida propia. El cuidador se convierte en controlador, el tierno incluso llega a ser violento.

Ana, mon amour, que está rodada cámara en mano y en la que los dos actores principales (Mircea Postelnicu y Diana Cavallioti) hacen un trabajo impresionante, por su autenticidad y entrega, está construida mediante saltos en el tiempo. Tal vez para mostrarnos que en las relaciones las piezas no siguen un dictado lineal. El gran problema del relato, al menos para este espectador que nunca se quita las gafas violetas, es que todo él está construido desde la mirada y el protagonismo de Toma. Incluso la cartelera que encabeza este post deja bien claro que la visibilidad corresponde a él (de ella apenas intuimos el cuerpo detrás, en un segundísimo plano). Y desde esa mirada resulta ciertamente paternalista, muy reduccionista, el retrato que se nos ofrece de Ana como una mujer enferma, histérica a veces, inestable emocionalmente (otro clásico en los retratos masculinos de las mujeres), sin que se afronte abiertamente la raíz de su dolor que no es otro que, intuimos, el desgarro de los abusos a los que fue sometida por su padrastro.  Junto a esa "enferma", él se nos ofrece como el sostén indispensable. Hermosamente cuidador, sin duda, pero también esclavo de un rol que parece decirle que él ha de ser el amante y ella, la amada. Sujeto activo y sujeta (objeto) pasivo.  Al final, con una escena onírica que paradójicamente nos parece muy real, tal vez debamos concluir que el que está más enfermo de los dos sea él.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…