Ir al contenido principal

SPOTLIGHT: UNA LECCIÓN ÉTICA

Hay películas que deberían ser de visión obligatoria para toda la ciudadanía. Películas que nos dan una auténtica lección en torno a los valores sobre los que, con todas sus sombras, hemos articulado un modelo de convivencia que persigue la justicia y el bienestar de todas y de todos. El cine es, sin duda, una de las mejores herramientas pedagógicas para consolidar la ética cívica sin la que la democracia está herida de muerte. Y lo es porque es capaz de movilizar nuestras emociones, sin las que es imposible generar empatía, reconocimiento del otro, mimbres para la convivencia pacífica de las diferencias. Las buenas películas, que siempre acaban siendo políticas, nos enseñan, entre otras muchas cosas, a situarnos en el complejo mundo de las libertades, donde con demasiada frecuencia los más fuertes se comen a los débiles. 

Spotlight es, sin duda, una de esas películas que deberían ver y analizar no solo los profesionales que protagonizan la cinta - es decir, los responsables de un periodismo que hoy día parece que ya es historia - , sino todas y todos los que además de espectadores deberíamos ser sujetos activos en la comunidad en que vivimos. La gran enseñanza de esta película, rigurosamente escrita, bien rodada y con unos actores impecables, es que los silencios, por acción y omisión, acaban protegiendo a los poderosos. Una lección esencial en un mundo en el que no dejan de crecer las distancias entre los que todo lo pueden y los más vulnerables. La historia de como un grupo de periodistas consiguen sacar a la luz los muchos casos de pederastia que durante años se sucedieron en la Archidiócesis de Boston, y que fueron "sepultados"  con la ayuda del resto de poderes sociales y políticos que en su momento optaron por no comprometerse con los más débiles, es un brutal ejemplo de cómo nuestras sociedades continúan en muchos casos esquivando el compromiso cívico con los derechos humanos a favor de unas estructuras depredadoras. 

En Spotlight vuelve a insistirse, como ya el cine ha hecho en otras memorables ocasiones, en la importancia de los medios de comunicación como freno del poder, como trinchera del republicanismo, como muro de contención frente a los excesos que desde las cúpulas nos convierten en marionetas. Un papel que lamentablemente vemos que no es el más habitual en unos tiempos donde los medios se han acabado convirtiendo en correas de transmisión de los que mandan, en meras comparsas que alimentan trincheras, en un engranaje más de un mundo empresarial al que le importa poco la justicia social o la dignidad de quienes fácilmente pueden ser pisoteados. Por todo ello sería esencial pararse a pensar hasta qué punto los medios hoy son también responsables de muchas de las crisis que vivimos, sobre todo desde el momento en que parecen guiarse más por la lex mercatoria que por los valores y principios que un día inspiraron el pacto constitucional.

Podríamos hacer una sesión continua con Spotlight y la chilena El club para que a todos, y muy especialmente a los fieles católicos, se nos cayera la cara de vergüenza ante una Iglesia que ampara depravados y a la que poco parecen importarle las víctimas. Esa Iglesia que es incapaz de asumir que algunos de sus representantes no solo pecan sino que también cometen delitos. El pecado mayor, sin duda, y como bien demuestra las dos películas, es de unas estructuras de poder que corren un tupido velo y que se mantienen gracias a las complicidades que dan alas a quienes parece no importar el dolor y sufrimiento de tantas personas vulnerables. Toda una lección ética que nos llama la atención sobre la que es en la actualidad una de las mayores fragilidades de nuestra democracia: la que avala, en muchas casos simplemente con el silencio, el dominio de los jerarcas.

Publicado en THE HUFFINGTON POST, 2 de febrero de 2016:
http://www.huffingtonpost.es/octavio-salazar/spotlight-una-leccion-eti_b_9132386.html?ncid=tweetlnkeshpmg00000001


Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…