Ir al contenido principal

Sobre el Estado (patriarcal) de Derecho

He de confesar que ni Tom Hanks ni tan siquiera Steven Spielberg son santos de mi devoción cinematográfica, por más que reconozca la capacidad del primero para que el espectador conecte con él y la del segundo para rodar con la maestría de un clásico. Por eso no esperaba excesivas alegrías de su última película juntos. Sin embargo, El puente de los espías me ha sorprendido gratamente, y más allá de los toques tramposos tan habituales en el director de ET o de la visión un tanto maniquea del contexto histórico, por toda la lección que encierra, sobre todo en su primera mitad, sobre lo que podemos considerar derechos fundamentales en un Estado constitucional. El compromiso de Donovan, el abogado que interpreta Hanks, con la comprensión de los derechos de defensa como universales y sustanciales a la dignidad humana, y por lo tanto también aplicables al espía soviético que le toca defender, constituye un ejemplo tremendamente pedagógico de cuál es el mayor tesoro de un Estado de Derecho. Por otra parte, la definición republicana de la nación que Donovan esgrime - son las reglas del juego las que nos definen como ciudadanos - es todo un alegato en favor del "mínimo común denominador" democrático como base de una convivencia respetuosa con la igual dignidad de todas y de todos. Siguiendo muy cerca de la tradición del mejor cine clásico norteamericano - imposible no recordar Doce hombres sin piedad, Anatomía de un asesinato o Matar a un ruiseñor -, Spielberg construye una perfecta maquinaria narrativa en la que, más allá de la trama central de la película, nos ofrece un maravilloso pretexto para reflexionar sobre cuáles son las diferencias esenciales entre un Estado que tiene Derecho y otro que merece calificarse como "de Derecho". De ahí que sería indispensable su visionado entre, por ejemplo, mi alumnado del primer curso de Derecho Constitucional.

El contexto de la guerra fría, que insisto es dibujado por Spielberg con una excesiva simplicidad maniquea, y de unos años 50 en el que el miedo se convirtió una vez más en el mejor aliado de los poderosos, puede ser igualmente un buen escenario para analizar como la justicia que el personaje de Hanks reclama es entendida en términos patriarcales. Estamos ante una película de hombres, en la que las mujeres solo representan el rol subordinado que les permite el "contrato sexual" (esa esposa que vuelve  a hacer el personaje de Penélope, esa novia cuya foto vemos en el avión, esa mujer plañidera y un tanto histérica, esas secretarias que apenas hablan) y en la que por tanto vemos de nuevo la historia contada solo desde la perspectiva de los protagonistas. A ellas ni se las ve ni se las espera en la administración de justicia, ni en la resolución de conflictos, ni en los despachos que mueven el mundo. Por lo tanto, la película es también un magnífico pretexto también para analizar como durante siglos el Estado de Derecho diferenció entre los "sujetos de Derecho" y las "sujetas al Derecho". Entre el héroe de la película y la amada que sufre en silencio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…