Ir al contenido principal

Sobre el Estado (patriarcal) de Derecho

He de confesar que ni Tom Hanks ni tan siquiera Steven Spielberg son santos de mi devoción cinematográfica, por más que reconozca la capacidad del primero para que el espectador conecte con él y la del segundo para rodar con la maestría de un clásico. Por eso no esperaba excesivas alegrías de su última película juntos. Sin embargo, El puente de los espías me ha sorprendido gratamente, y más allá de los toques tramposos tan habituales en el director de ET o de la visión un tanto maniquea del contexto histórico, por toda la lección que encierra, sobre todo en su primera mitad, sobre lo que podemos considerar derechos fundamentales en un Estado constitucional. El compromiso de Donovan, el abogado que interpreta Hanks, con la comprensión de los derechos de defensa como universales y sustanciales a la dignidad humana, y por lo tanto también aplicables al espía soviético que le toca defender, constituye un ejemplo tremendamente pedagógico de cuál es el mayor tesoro de un Estado de Derecho. Por otra parte, la definición republicana de la nación que Donovan esgrime - son las reglas del juego las que nos definen como ciudadanos - es todo un alegato en favor del "mínimo común denominador" democrático como base de una convivencia respetuosa con la igual dignidad de todas y de todos. Siguiendo muy cerca de la tradición del mejor cine clásico norteamericano - imposible no recordar Doce hombres sin piedad, Anatomía de un asesinato o Matar a un ruiseñor -, Spielberg construye una perfecta maquinaria narrativa en la que, más allá de la trama central de la película, nos ofrece un maravilloso pretexto para reflexionar sobre cuáles son las diferencias esenciales entre un Estado que tiene Derecho y otro que merece calificarse como "de Derecho". De ahí que sería indispensable su visionado entre, por ejemplo, mi alumnado del primer curso de Derecho Constitucional.

El contexto de la guerra fría, que insisto es dibujado por Spielberg con una excesiva simplicidad maniquea, y de unos años 50 en el que el miedo se convirtió una vez más en el mejor aliado de los poderosos, puede ser igualmente un buen escenario para analizar como la justicia que el personaje de Hanks reclama es entendida en términos patriarcales. Estamos ante una película de hombres, en la que las mujeres solo representan el rol subordinado que les permite el "contrato sexual" (esa esposa que vuelve  a hacer el personaje de Penélope, esa novia cuya foto vemos en el avión, esa mujer plañidera y un tanto histérica, esas secretarias que apenas hablan) y en la que por tanto vemos de nuevo la historia contada solo desde la perspectiva de los protagonistas. A ellas ni se las ve ni se las espera en la administración de justicia, ni en la resolución de conflictos, ni en los despachos que mueven el mundo. Por lo tanto, la película es también un magnífico pretexto también para analizar como durante siglos el Estado de Derecho diferenció entre los "sujetos de Derecho" y las "sujetas al Derecho". Entre el héroe de la película y la amada que sufre en silencio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…