Ir al contenido principal

FRANCISCO RIVERA: EL PADRE QUE YO NO QUERRÍA SER

La tan criticada fotografía de Francisco Rivera toreando con su hija pequeña en brazos es la mejor expresión de cómo no deberíamos entender la paternidad y, al mismo tiempo, del modelo de masculinidad que deberíamos superar de una vez por todas. Esa imagen de la hombría ligada al heroísmo, a la capacidad de protección, a la seguridad que proporciona un cuerpo fuerte y entrenado para la lucha, constituye la mayor evidencia de cómo el patriarcado sigue mostrando sus fauces y, en consecuencia, como seguimos construyendo un estereotipo de la virilidad que genera males no solo en la mitad femenina sino también en nosotros mismos. La misma apelación a la tradición que el torero ha realizado para justificar su gesto de machito nos confirma como el orden patriarcal, como toda estructura de poder, necesita reafirmarse sobre los pactos que históricamente han servido para mantener el poder y los privilegios de los varones frente a la subordinación de las mujeres.

Para muchos hombres, muy especialmente de generaciones que han sido ya educadas en un contexto de al menos igualdad formal, el ejercicio de la paternidad está suponiendo una ruptura con los referentes de los que partían. Es decir, la manera en que algunos hemos empezado a relacionarnos con nuestros hijos, y a su vez también con sus madres, ha llevado a que reivindiquemos también como nuestros valores que durante siglos se entendieron como exclusivamente femeninos y a que despleguemos toda una serie de habilidades que nuestros padres ni se atrevieron a intuir. Todo ello nos ha llevado en gran medida a reconocer que también nosotros somos seres vulnerables, frágiles, necesitados de los demás. Unos seres muy alejados por tanto del superhéroe de todas las películas y del macho proveedor y protector sobre el que durante siglos se ha articulado el pacto social  y el previo contrato sexual.

Para los que desde hace tiempo nos sentimos implicados en la necesidad de transformar la masculinidad hegemónica, para lo cual deberíamos abrazar el feminismo como una cuestión no solo de mujeres sino de justicia social, el mensaje que nos lanza la foto de Rivera es el mejor ejemplo del que camino que no se debería seguir. En este sentido, es una imagen tremendamente educativa, como de hecho lo ha demostrado la inmediata reacción en las redes. No es ese el modelo de hombre, ni mucho menos de padre, que buena parte de esta sociedad quiere alimentar ni convertir en un referente para sus jóvenes. Algo que además se nutre de un especial valor en un contexto tan patriarcal y violento como es el de la tauromaquia. Frente al varón permanentemente expuesto al riesgo, preparado siempre para el combate, necesitado de contar con el refrendo público y para el que el valor define su identidad, reivindicamos individuos capaces de huir de la violencia como herramienta relacional, convencidos de que la ternura es un arma personal y política, constructores de espacios horizontales y de empatía. Es decir, justo lo contrario a lo que percibimos viendo a ese torero que una vez más hace un ejercicio de chulería, de hombría llevada al extremo del absurdo, de valentía que no tiene en cuenta ni la propia vulnerabilidad ni la de la niña que acabará convirtiendo a su padre en un héroe.


En un momento de rearme patriarcal, y en el que estamos comprobando que no bastan las leyes para remover las estructuras que alimentan la desigualdad, necesitamos instrumentos socializadores que nos permitan ver, con las gafas violetas del feminismo, qué hombres y qué mujeres necesitamos para construir una sociedad más justa. De ahí la importancia de posicionarnos críticamente frente a lo que nos hiere nuestras convicciones igualitarias y de ahí, muy especialmente, la necesidad de que los hombres también alcemos la voz contra una virilidad que es una jaula y en la que ya muchos  no estamos dispuestos a seguir encerrados. Por más que individuos como el hijo de Paquirri parezcan tan felices haciendo alarde de ella, mientras que otras tantas mujeres los aplauden y vitorean.

Publicado en The Huffington Post, 26/01/16:
http://www.huffingtonpost.es/octavio-salazar/francisco-rivera-el-padre_b_9076836.html

Comentarios

  1. La cria no corre ningun peligro y la polémica esta solo en quien quiere ver lo que no hay, no hay peligro para la niña, no esta toreando, (es un tentadero y la becerra no tendrá mas de dos meses), En un tentador solo se pega cuatro pases mal contados para ver como responde el animal, es absolutamente exagerado el circo que se esta montando alrededor de una actitud que en la vida de campo es totalmente normal, vive entre animales y tiene que aprender a respetarlos y a quererlos. Otra cosa es que busquemos cualquier pretexto para meterse con la vida taurina, eso si es peligroso porque afecta a la libertad tanto de quien torea como de quien lo ve, y no hablo de tradiciones sino de libertad, porque me tiene nadie que decir a mi lo que me tiene que gustar?

    ResponderEliminar
  2. Mas alla de si corre o no peligro (que en una actividad de riesgo SIEMPRE la hay por muy controlado que aparezca el entorno a ojos de los entendidos en el tema)de lo que trata el articulo no es de eso, ni tampoco del debate sobre tauromaquia si o no, de lo que trata es de una forma de entender la paternidad y la masculinidad que en el siglo XXI ya está obsoleta, por mucho que en algunos entornos no se han enterado ni quieren hacerlo. Pero aquellos que voluntariamente viven de espaldas al latido de los tiempos luego no tienen derecho a quejarse cuando adoptan actitudes que han sido superadas culturalmente hace mucho, y en vez de aplausos reciben abucheos. Convertirse voluntariamente en un fósil cultural tiene ese precio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…