Ir al contenido principal

FRANCISCO RIVERA: EL PADRE QUE YO NO QUERRÍA SER

La tan criticada fotografía de Francisco Rivera toreando con su hija pequeña en brazos es la mejor expresión de cómo no deberíamos entender la paternidad y, al mismo tiempo, del modelo de masculinidad que deberíamos superar de una vez por todas. Esa imagen de la hombría ligada al heroísmo, a la capacidad de protección, a la seguridad que proporciona un cuerpo fuerte y entrenado para la lucha, constituye la mayor evidencia de cómo el patriarcado sigue mostrando sus fauces y, en consecuencia, como seguimos construyendo un estereotipo de la virilidad que genera males no solo en la mitad femenina sino también en nosotros mismos. La misma apelación a la tradición que el torero ha realizado para justificar su gesto de machito nos confirma como el orden patriarcal, como toda estructura de poder, necesita reafirmarse sobre los pactos que históricamente han servido para mantener el poder y los privilegios de los varones frente a la subordinación de las mujeres.

Para muchos hombres, muy especialmente de generaciones que han sido ya educadas en un contexto de al menos igualdad formal, el ejercicio de la paternidad está suponiendo una ruptura con los referentes de los que partían. Es decir, la manera en que algunos hemos empezado a relacionarnos con nuestros hijos, y a su vez también con sus madres, ha llevado a que reivindiquemos también como nuestros valores que durante siglos se entendieron como exclusivamente femeninos y a que despleguemos toda una serie de habilidades que nuestros padres ni se atrevieron a intuir. Todo ello nos ha llevado en gran medida a reconocer que también nosotros somos seres vulnerables, frágiles, necesitados de los demás. Unos seres muy alejados por tanto del superhéroe de todas las películas y del macho proveedor y protector sobre el que durante siglos se ha articulado el pacto social  y el previo contrato sexual.

Para los que desde hace tiempo nos sentimos implicados en la necesidad de transformar la masculinidad hegemónica, para lo cual deberíamos abrazar el feminismo como una cuestión no solo de mujeres sino de justicia social, el mensaje que nos lanza la foto de Rivera es el mejor ejemplo del que camino que no se debería seguir. En este sentido, es una imagen tremendamente educativa, como de hecho lo ha demostrado la inmediata reacción en las redes. No es ese el modelo de hombre, ni mucho menos de padre, que buena parte de esta sociedad quiere alimentar ni convertir en un referente para sus jóvenes. Algo que además se nutre de un especial valor en un contexto tan patriarcal y violento como es el de la tauromaquia. Frente al varón permanentemente expuesto al riesgo, preparado siempre para el combate, necesitado de contar con el refrendo público y para el que el valor define su identidad, reivindicamos individuos capaces de huir de la violencia como herramienta relacional, convencidos de que la ternura es un arma personal y política, constructores de espacios horizontales y de empatía. Es decir, justo lo contrario a lo que percibimos viendo a ese torero que una vez más hace un ejercicio de chulería, de hombría llevada al extremo del absurdo, de valentía que no tiene en cuenta ni la propia vulnerabilidad ni la de la niña que acabará convirtiendo a su padre en un héroe.


En un momento de rearme patriarcal, y en el que estamos comprobando que no bastan las leyes para remover las estructuras que alimentan la desigualdad, necesitamos instrumentos socializadores que nos permitan ver, con las gafas violetas del feminismo, qué hombres y qué mujeres necesitamos para construir una sociedad más justa. De ahí la importancia de posicionarnos críticamente frente a lo que nos hiere nuestras convicciones igualitarias y de ahí, muy especialmente, la necesidad de que los hombres también alcemos la voz contra una virilidad que es una jaula y en la que ya muchos  no estamos dispuestos a seguir encerrados. Por más que individuos como el hijo de Paquirri parezcan tan felices haciendo alarde de ella, mientras que otras tantas mujeres los aplauden y vitorean.

Publicado en The Huffington Post, 26/01/16:
http://www.huffingtonpost.es/octavio-salazar/francisco-rivera-el-padre_b_9076836.html

Comentarios

  1. La cria no corre ningun peligro y la polémica esta solo en quien quiere ver lo que no hay, no hay peligro para la niña, no esta toreando, (es un tentadero y la becerra no tendrá mas de dos meses), En un tentador solo se pega cuatro pases mal contados para ver como responde el animal, es absolutamente exagerado el circo que se esta montando alrededor de una actitud que en la vida de campo es totalmente normal, vive entre animales y tiene que aprender a respetarlos y a quererlos. Otra cosa es que busquemos cualquier pretexto para meterse con la vida taurina, eso si es peligroso porque afecta a la libertad tanto de quien torea como de quien lo ve, y no hablo de tradiciones sino de libertad, porque me tiene nadie que decir a mi lo que me tiene que gustar?

    ResponderEliminar
  2. Mas alla de si corre o no peligro (que en una actividad de riesgo SIEMPRE la hay por muy controlado que aparezca el entorno a ojos de los entendidos en el tema)de lo que trata el articulo no es de eso, ni tampoco del debate sobre tauromaquia si o no, de lo que trata es de una forma de entender la paternidad y la masculinidad que en el siglo XXI ya está obsoleta, por mucho que en algunos entornos no se han enterado ni quieren hacerlo. Pero aquellos que voluntariamente viven de espaldas al latido de los tiempos luego no tienen derecho a quejarse cuando adoptan actitudes que han sido superadas culturalmente hace mucho, y en vez de aplausos reciben abucheos. Convertirse voluntariamente en un fósil cultural tiene ese precio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…