Ir al contenido principal

CÓRDOBA GAYFRIENDLY

Nunca me gustaron los circos. No solo me daban miedo los payasos sino que también me angustiaba ver a tanto animal convertido en pretexto para el espectáculo. Aunque fuera incapaz entonces de racionalizarlo, mis emociones que eran como antenas me estaban diciendo que aquel trato era humillante y que provocaba un dolor que nadie podía o quería nombrar. Ahora, años después, no puedo sino alegrarme por tanto de una decisión municipal que supone un avance progresista, una conquista para los que entendemos que todo ser viviente tiene dignidad y que por tanto nunca ha de ser instrumentalizado y mucho menos en el mercado del ocio en el que gana siempre el más fuerte. En esta Córdoba que con tanta facilidad se pierde en polémicas estériles, me reconforta ver como muy de tarde en tarde la coherencia llega a Capitulares. Todo ello, mientras la ciudad continúa sin rumbo en materia cultural, dejando escapar oportunidades --la última, el Festival de Cine Africano-- y permitiendo que otros lugares --como ha sucedido con Málaga y el Festival de Música de Cine-- asuman y potencien lo que aquí despreciamos. Menos mal que cada enero llega la milagrosa FITUR y su aureola de salvavidas que apenas disimula el poco genio y la cortedad de miras de nuestros representantes. Abducidos por la magia de un negocio que, no deberíamos olvidar, genera precariedad laboral y un desarrollo escasamente sostenible.
La última ocurrencia turística de nuestros representantes provinciales ha sido promocionar una Guía gayfriendly de Córdoba y alrededores. Deseando estoy verla para comprobar qué lugares esconden esta ciudad y los pueblos cordobeses en los que cualquier persona del colectivo LGTBI pueda sentirse como en el paraíso. Debe haberse realizado todo un ejercicio de investigación en un territorio tan negado a la visibilidad de las diferencias y en el que perduran tantos lastres de la sociedad heteronormativa y patriarcal. De ahí la perplejidad que me ha provocado la noticia, salvo que efectivamente junto a la guía se regale una llave mágica que sirva para abrir todos los armarios de la provincia.
En todo caso, y más allá de esa paradoja irresoluble, lo que me parece especialmente alarmante es que una institución pública utilice como pretexto a un colectivo para favorecer determinadas actividades económicas. Una opción legítima desde el punto de vista privado pero que me parece impresentable cuando la asume un poder público que, además, se supone que está gobernado por fuerzas que dicen luchar por la igualdad. Muchos de los que nos sentimos comprometidos, personal y políticamente, con las reivindicaciones del colectivo LGTBI, no queremos un mundo en el que se nos separe en guetos, en el que se creen espacios separados de confort y en el que no sean posibles los diálogos y encuentros entre los diferentes. Por el contrario, creo que hemos de trabajar por un mundo en el que superemos las fronteras y compartamos espacios y tiempos, oportunidades y ocio, sueños y solidaridades. Un mundo en el que nadie se sienta señalado por razón de su orientación sexual o su identidad de género. Ese debería ser el objetivo a alcanzar por unas instituciones que tanto deberían estar haciendo en materia socializadora con respecto a lo que todavía hoy cuesta entender a parte de la sociedad: la consideración del libre desarrollo de la afectividad y la sexualidad como un derecho fundamental.
No queremos hoteles para gays, ni restaurantes para lesbianas, ni patios para trans ni cofradías para bisexuales. Queremos ejercer el derecho, y esto es especialmente importante si pensamos en unas jóvenes generaciones que siguen sufriendo acoso por estas cuestiones, a sentirnos parte de un todo. Sin estigmas que nos crucifiquen ni gobernantes que parecen guiarse más por la lógica del mercado que por la de los derechos. Necesitados pues superar la travesía de la perversa tolerancia y ansiosos por disfrutar de un democrático reconocimiento. Aunque para ello tengamos que encerrar en un armario a tanto político circense y tiremos después la llave al Guadalquivir.
Las fronteras indecisas
Diario Córdoba, 25 de enero de 2016
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/cordoba-gayfriendly_1013552.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…