Ir al contenido principal

LOS OBISPOS Y EL AMOR

La libertad de expresión es sin duda uno de los valores esenciales de la democracia. Ahora bien, como todo derecho fundamental tiene también sus límites. De otra manera sería imposible la convivencia armónica de la libertad, la igualdad y el pluralismo. El respeto a la dignidad de los demás y, por tanto, la garantía de la igualdad como reconocimiento de las diferencias, debe actuar como límite en un mercado de las ideas en el que no todo vale o en el que, como mínimo, no todo puede valer igual. Las líneas rojas son marcadas por las normas penales, las cuales expresan con rotundidad el peso de unos valores constitucionales sin los que no sería posible la paz social. En este sentido, nuestro Código Penal castiga a quienes "fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad". Es decir, parece evidente que en nuestro sistema la igualdad y la no discriminación, y por lo tanto la no humillación de ninguna persona, debería funcionar como tarjeta roja frente a cualquier púlpito.
Esta lección básica de Derecho Constitucional parece no haber sido todavía asimilada por determinados representantes de la Iglesia Católica que parecen empeñados en demostrarnos lo mal que casan dogmas, poder y derechos humanos. Las declaraciones navideñas del obispo de Córdoba sobre la fecundación in vitro, o las del arzobispo de Toledo sobre las causas de la violencia de género, a las que podríamos sumar las muchas con que ellos y otros jerarcas nos han maltratado en los últimos años, son el ejemplo evidente de un discurso que descalifica, humilla y estigmatiza. Es decir, de un posicionamiento que discrimina desde el punto de vista jurídico y que hiere desde una dimensión ética. Solo desde un elevado nivel de indecencia pueden mantenerse concepciones tan denigrantes sobre los diversos modelos de familia, los derechos de las mujeres o la integridad moral de colectivos como el LGTBI. Solo desde una concepción muy laxa de la misericordia es posible además usar un lenguaje tan ofensivo, cruel en ocasiones, y tan alejado del amor fraternal que predicaba un revolucionario llamado Jesús.
Pero si alarmantes me parecen esos discursos, no mucho menos me lo parecen los silencios cómplices. Empezando por el de una Fiscalía que debería actuar de oficio frente a tales barbaridades, pasando por los católicos que callan y otorgan, y terminando por unos gobernantes que parecen hacer oídos sordos frente a un poder al que continúan regalando privilegios. Me encantaría haber escuchado a algún líder político, y no digamos a alguna lideresa, alcaldesa o presidenta, anunciando medidas contra palabras que rebasan los límites penales y, sobre todo, comprometiéndose a no prorrogar un régimen de colaboración con una institución que discrimina y humilla. Algo que sería impensable, por cierto, si lo analizáramos en relación a cualquier otro colectivo. Las ciudadanas y los ciudadanos deberíamos empezar a exigir más coherencia sobre todo a los representantes de una izquierda que solo es laica de boquilla y que es tan cómplice o más que la derecha con una Iglesia que parece no entender de democracia. Como me temo que tardaremos en ver este compromiso, no estaría de más que regalásemos a Demetrio y compañía un pack con las dos temporadas de la serie Transparent . Para que vayan aprendiendo lo que es el amor, el sexo y la familia. Tres conceptos sobre los que nos dan tantas lecciones cuando por votos han renunciado a ponerlos en práctica.
LAS FRONTERAS INDECISAS
Diario Córdoba, lunes 11 de enero de 2016
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/obispos-amor_1010415.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…