Ir al contenido principal

LA BÚSQUEDA DEL TESORO

 Miércoles Santo, 4-4-2012


La mayor singularidad de la Semana Santa es que siendo una encierra muchas. La aventura es pues descubrir las singularidades que la diferencian en cada lugar, como si fuéramos intrépidos piratas en busca de un tesoro. El que se esconde en las calles y plazas, en los rincones que la mirada encuentra inesperadamente, en los espacios que no se parecen a otros. Siguiendo el rastro de los pétalos en el suelo, el olor de unos jacintos recién cortados o la música que parece brotar de varios lugares al mismo tiempo.

Córdoba, en Semana Santa, se convierte en un mapa  que es preciso recorrer con la mirada siempre dispuesta a la sorpresa y con el deseo de encontrarnos con lo singular. Como esa humilde cofradía que sale de un barrio más allá de las fronteras, donde ni siquiera llegan los taxis. Las afueras que quieren hacerse también ciudad y que lo hacen con un paso que recorre kilómetros acompañado de mujeres luchadoras y niños de futuro incierto. Las Palmeras, a donde nadie quiere ir y mucho menos quedarse, quieren ser Córdoba y llegan a las Tendillas con sus mejores galas. Como un niño recién arreglado en una mañana de domingo de ramos. Haciéndonos visible una realidad que no queremos ver porque tanto nos incomoda.

Siguiendo el mapa llegamos a las calles estrechas. Al Buen Pastor. A los pasos que casi tocan las paredes y a los palios que parecen acariciar los balcones. Lo imposible que se vuelve posible en una especie de magia orquestada en plural. San Basilio. El barrio que se vuelve blanco y violeta. El barrio de los patios y la primavera de bulla. Un arco que recibe y acoge. Huele a pueblo. A Semana Santa de pueblo.  Armonía de cal y piedras. El barrio pintado de iris violeta. El arco que parece abrir las puertas de la historia. La historia mestiza de la ciudad.

Paz y Esperanza, siempre en femenino, de una ciudad que a veces tiene comportamientos propios de un nuevo rico al que le gusta lucirse y deslumbrar. Con un señorío cercano a la vanidad pero más propio del orgullo medido. Paz y Esperanza de blanco y plata donde apenas si existe un hueco para que la vista quede en reposo. Barroco de fiesta y aplausos. Fiesta.

Y la sobriedad. Luego la sobriedad. De nuevo el morado bajo un cielo con nubes. Y el perfil imponente de San Lorenzo. Valle de Sevilla en las partituras. Un palio que es un suspiro bajo el rosetón gótico. Un palio que, al marcharse, deja siempre olor a nostalgia.

Córdoba es en estos días un mapa donde encontrar, si uno va con el cuerpo dispuesto a ello, tesoros que tienen la virtualidad de poder ser compartidos por muchos al mismo tiempo. Saeta cordobesa que se vuelve clasicismo en una anochecer que parece de otoño, al amparo de San Pedro. Oro de Misericordia. Virtudes para el entendimiento, la acogida, el cuidado. Valores femeninos que nombran  vírgenes y cofradías. Túnicas blancas y cirios encendidos. La ciudad eterna. Abel que lo sigue descubriendo todo curioso. El pirata de las suelas de esparto. Momentos compartidos con otro cofrade con mayúsculas, Mateo Olaya, que tiembla de emoción cuando el miércoles santo se hace noche y él parece haber encontrado una de las piezas del tesoro que buscaba.





















Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…