Ir al contenido principal

EL PERDÓN

DIARIO CÓRDOBA, 23-4-2012


Siempre me ha fascinado como el catolicismo resuelve las consecuencias generadas por contravenir sus reglas.
A través de la confesión, el individuo logra superar el bache y puede recomenzar. Es decir, queda liberado de la carga y con las puertas abiertas para una nueva infracción. De esta manera, y aunque pueda resultar paradójico, el catolicismo ha contribuido a generar una sociedad de pecadores que van sumando faltas, cosidas entre sí a través de sucesivos actos de contrición y absorbidas por un olvido que ayuda a convertir la irresponsabilidad en norma de conducta. Todo ello, obviamente, tiene unas repercusiones sociales y políticas que determinan las singularidades que por ejemplo la vida pública tiene en aquellos países de asentada cultura católica.
Pensaba en el flaco favor que los confesionarios han hecho a lo largo de la historia al sentido cívico de la convivencia, mientras veía la cara compungida de nuestro monarca y escuchaba sus medidas palabras de arrepentimiento, ese sentimiento cuya utilidad queda en suspenso hasta que los acontecimientos nos dan oportunidad para demostrar que efectivamente estamos dispuestos a actuar de manera distinta ante una situación similar.
Y lo hice porque a mí, a diferencia de la sospechosa unanimidad de todos los medios de este país, tan institucionales y tan escasamente generadores de conciencia crítica, me supieron a poco y no hicieron sino agrandar mi indignación. Aun reconociendo lo excepcional de que en nuestra vida política alguien pida disculpas por sus errores, las palabras del Borbón me parecieron más cercanas a la seducción chantajista de un niño pillado en falta que al propósito de enmienda que debería suponer la sujeción de la Monarquía a las exigencias de un Estado de Derecho. Desde la asunción de que, a diferencia de los restantes poderes del Estado, el Rey carece de una renovada "legitimidad de origen" y requiere legitimar constantemente su posición a través del ejercicio de sus funciones. Algo que, de manera muy especial, incidirá en la mayor o menor fortaleza de un Príncipe de Asturias que carece de las razones históricas que le otorgaron a su padre una legitimidad hasta ahora no cuestionada.
Lo cual, por cierto, podría empezar a cambiar porque ya comienzan a sumarse generaciones de españoles, entre ellos yo, que no votamos en el 78 y a los que por tanto nos gustaría tener la posibilidad de elegir qué sistema constitucional queremos. Todo ello, además, en un contexto de dificultades excepcionales, en el que los gobernantes no dejan de exigirnos sacrificios y en el que vemos como cada día se traicionan los principios del Estado social y democrático de Derecho. Bajo el palio de un neoliberalismo que, de rebote, provoca la multiplicación del miedo y con él de actitudes reaccionarias.
Es tiempo pues de política y no de perdones. Es decir, de aferrarnos más militantes que nunca a la lógica del Estado de Derecho y, por tanto, a la primacía de las normas para controlar los desmanes de unos poderes que no pueden subsanar sus errores con un lo siento televisado. Es el momento de exigir responsabilidades y de que, en paralelo al esfuerzo que a la ciudadanía se nos impone, los poderes públicos superen el facilón arrepentimiento. En caso contrario, el peso de la ley debería caer sobre ellos. Tal y como debería hacerlo sobre el obispo de Alcalá que seguramente perdonará en su confesionario al chico gay que le relate sus pasiones pero sobre el que deberíamos aplicar las normas penales que persiguen la homofobia. Porque, no lo olvidemos, en un Estado constitucional mientras que la homosexualidad es una proyección de la igual dignidad de los individuos, la homofobia no admite perdón. Es decir, es una actitud que no cabe en un sistema que, a duras penas en nuestro país, trata de diferenciar la ética cívica que sustenta el Derecho de las morales particulares que dictan dioses patriarcales y heteronormativos.

Comentarios

  1. Más allá de cuánto, o en qué grado, comparta tu reflexión (podría suscribirla hasta en sus comillas...), no puedo menos que felicitarte por la brillantez expresiva con que la has formulado. Chapó, compañero...

    Un fuerte abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…