Ir al contenido principal

LIBERTAD

Hay libros cuya lectura duele. Sus palabras son como cuchillas que van haciendo pequeñas heridas, bisturíes que hurgan en nuestros rincones, espejos en los que descubrimos muecas y arrugas. LIBERTAD es uno de esos libros. Jonathan Frazen consigue, a través del seguimiento de una familia durante varias décadas de la historia americana más reciente, dejar al descubierto muchos de los fantasmas y de los dilemas morales de eso que tan pomposamente llamamos "civilización occidental". Un ejercicio que cobra una especial intensidad en estos momentos de crisis no sólo económica sino también política y ética.

Su título, que podría llevarnos de la mano al clásico "Sobre la libertad" de Stuart Mill, enmarca a la perfección la sustancia política de la novela. Porque más allá de las historias personales que se nos cuentan, de los amores y desamores, de las complejas relaciones familiares - lo personal también es político -, el retrato que nos ofrece el autor nos sitúa ante el mayor dilema, político y moral, de una sociedad democrática. Me refiero al entendimiento de la libertad y, con él, a los diferentes matices con que la misma puede ser entendida desde diferentes posiciones ideológicas. En el fondo, lo que Franzen nos está contando es el conflicto entre una libertad entendida en sentido individualista y liberal y una libertad necesariamente concebida desde y con la igualdad.

"La gente vino a este país por el dinero o la libertad. Si no tienes dinero, te aferras aún más furiosamente a tus libertades. Aunque fumar te mate, aunque no puedas dar de comer a tus hijos,  aunque a tus hijos los mate a tiros un loco con un fusil de asalto. Puedes ser pobre, pero lo único que nadie te puede quitar es la libertad de joderte la vida como te dé la gana."


Sus personajes se mueven en la compleja tesitura moral que supone apostar por esa libertad "salvaje" o la que supone una concepción más comunitaria (libertad + igualdad + solidaridad). La libertad del pez grande que se come al más pequeño o la del que trata de proteger al más pequeño para que no sea engullido por el grande. El gran conflicto ideológico que hoy más que nunca cobra vigor en el contexto de una crisis económica en la que no dejamos de arrodillarnos ante el mercado.

Pero, junto a ello, Franzen nos ofrece además un fresco lúcido e incisivo de muchas de las contradicciones que nos aquejan. Walter es, sin duda, el mejor ejemplo de una armadura ética y política que no siempre resiste bien los envites de la libertad y que, a pesar de todo, lucha por ser leal a sí mismo. Un hombre progresista, feminista, ecologista... pero que también tiene su precio. A su lado, Patty, una mujer en permanente estado de transformación, haciéndose, que ejemplifica todas las tensiones de las mujeres contemporáneas. Al igual que Walter ejemplifica las que viven muchos hombres del siglo XXI.
Y, junto a ellos, los hijos. ¿Una prórroga del fracaso o una garantía de estabilidad? ¿El futuro de la democracia? ¿Libres, paradójicamente, con tanta libertad?

En fin, una novela cargada de preguntas. Una sucesión de espejos que nos devuelven nuestro propio retrato. A veces deformado, como el callejón del Gato. Otras, duramente auténtico.

"La libertad es un coñazo", dice uno de los protagonistas de la novela. Puede ser. Sobre todo si queda reducida a poder jodernos la vida como nos dé la gana. ¿O no?

Comentarios

  1. Ya había oído maravillas de la obra de Frazen, pero ahora me lo anoto como inaplazable...

    Sí, la libertad puede llegar a ser un coñazo si no termina siendo algo así como la oportunidad real de llevar a cabo los infinitos proyectos vitales que caben en un ser humano. Si se queda en mera proclama de un derecho abstracto y no en provisión y garantía de un bien jurídico con contenido material. Si se limita a competencia y concurrencia en el mercado (un casino dominado por manos muy visibles) en donde se castiga miserablemente al desafortunado, simulando premiar un mérito que sólo es convencional expectativa de lucro...

    Pues eso, que me apunto leerlo...

    Un saludo.

    Javier V.,

    ResponderEliminar
  2. Hola Javier... Qué alegría saber que me sigues y que a través de este medio podemos "dialogar". La novela de Franzen es brutal. Un espejo brutal. Una reflexión durísima sobre la civilización occidental, sobre el hombre y la mujer del siglo XXI, sobre América y sus valores, sobre todos nosotros... Te gustará o, como mínimo, no te dejará indiferente...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…