Ir al contenido principal

LA FIESTA TERMINÓ

DIARIO CÓRDOBA, 16/01/2012
Durante los últimos años todos hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Hemos sido prisioneros de un sueño que alargó el presente y que nos mantuvo en la inconsciente alegría de la adolescencia. Estábamos además respaldados por unos poderes públicos que sostenían nuestras necesidades básicas y que actuaban como los progenitores siempre preparados para salvar del naufragio a sus descendientes. Es decir, entre todos confundimos el Estado Social con un mago sanador de heridas y con un mesías capaz de corregir no solo las injusticias sino también las irresponsabilidades. Ello contribuyó a perfilar una ciudadanía individualista y centrada en sus ambiciones personales. Es decir, el Estado Social no contribuyó a armarnos éticamente con valores como la solidaridad o la hospitalidad, sino que al contrario propició que entendiéramos que los mismos solo incumbían a unas administraciones encargadas de poner límites a nuestras libertades y de reequilibrar el acceso a los bienes y derechos.
Este devenir de consecuencias nefastas para la calidad de la democracia fue alimentado por unas Comunidades Autónomas que, en época de abundancia, asumieron sus competencias como el nuevo rico que suele confundir cantidad con calidad. Impulsadas en la mayoría de las ocasiones por una dinámica de oposición al Estado y por una lógica bilateral, convirtieron el presupuesto público en el escenario idóneo para, junto a logros indiscutibles, cometer todo tipo de excesos que solo ahora, cuando la fiesta llega a su fin, están saliendo a la luz.
En el caso concreto de Andalucía, los 30 años de gobierno socialista han propiciado además la consolidación de unas estructuras de poder en las que ha sido relativamente fácil escapar a los debidos controles, entre otras cosas porque se ha procurado que la ciudadanía estuviera anestesiada. De una parte, mediante la creación de una tupida red clientelar que ha favorecido los silencios cómplices y los estómagos agradecidos. De otra, a través de una política de comunicación que nos ha adormecido entre coplas, arrayanes y alabanzas al gobernante. En lugar de fomentar una ciudadanía crítica y responsable, emprendedora, con ganas de pelear por su futuro y con capacidad de exigirse a sí misma y a los que la representan, durante 30 años se ha favorecido la cultura del subsidio, del gratis total y de la complacencia paralizante. Todo ello bajo la cobertura de un discurso progresista y amparado en la omnipotencia que otorga la posesión prolongada de los escaños. Hasta el punto de que pasadas tres décadas muchos son los que tienen cosas que callar y pocos los que tienen la valentía de denunciar las servidumbres.
Como andaluz no me sirve de consuelo la comparación con otras Comunidades, ni tampoco las justificaciones de última hora que pretenden eximir de responsabilidad a los que nos gobiernan. Como ciudadano de esta Comunidad Autónoma no puedo más que lamentar que en estos años hayamos pasado por alto la salvaguarda de principios democráticos básicos como la división temporal del poder o el escrupuloso respeto de la transparencia y el pluralismo. Todo ello sin olvidar el cuestionable entendimiento de unas políticas de bienestar que han confundido la justicia social con la compra de afectos, el protagonismo de lo público con la parálisis ciudadana. Un proceso en el que, vuelvo a insistir, todos en mayor o menor medida hemos sido cómplices. Aunque no todos, obviamente, nos hayamos pasado de la "raya".
Ahora que la fiesta llega a su fin, y en un momento además en que el socialismo anda perdido entre la contienda de los nombres y el vacío de las ideas, se impone un ejercicio de autocrítica y de exigencia ciudadana. Nuestra tragedia es que las alternativas dejan mucho que desear y que la desesperanza gana terreno. Sin embargo, nunca deberíamos renunciar a ejercer la cuota de poder que nos otorga la democracia: la única entrada que nos permitirá acceder a la fiesta que, nunca más, deberían organizar a costa de nuestros bolsillos

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…