Ir al contenido principal

LOS HÁBITOS DE LA FE





DIARIO CÓRDOBA, LUNES 15-8-2011
Carmen Estevan es una religiosa que dejó de vestir el hábito en los años 60. Con la misma emoción que experimentó al ponérselo, lo dejó en el armario para sentirse más cerca de la gente. Ahora, cuando está cerca de los 80 años, no entiende por qué la organización de la JMJ ha restringido el encuentro que se celebrará el día 19 con el Papa a aquellas religiosas que porten el hábito. Una vez más, y como sucede en la mayor parte de las religiones, las mujeres vuelven a ser marcadas con una "sobrecarga de identidad" que limita su libertad y que las sitúa en una posición jerárquicamente inferior a los varones.
Esta permanente discriminación de las mujeres en las estructuras de poder --la Iglesia Católica es también un poder terrenal, el Vaticano es un Estado y su organización dista mucho de ser democrática-- , así como en la lectura de unos dogmas que siguen marcando diferencias de género, debería ser motivo más que suficiente para que un Estado democrático se planteara sus relaciones con un colectivo que contradice sus principios esenciales. Sin embargo, nuestro país sigue dando muestras de una "confesionalidad encubierta", alentada incluso por mayorías socialistas que ni siquiera han tenido la valentía de reformar la caduca Ley de Libertad Religiosa de 1980.
Desde una posición laica, que no implica beligerancia con las religiones, el Estado debería limitarse a amparar la libertades religiosa y de culto de la ciudadanía, sin asumir como propios los criterios morales de ningún credo ni financiar con el dinero de todos los contribuyentes las actividades propias de un "club privado". En todo caso, las confesiones deberían acceder al régimen general de ayudas a colectivos ciudadanos, siempre con la debida justificación del uso de los ingresos y dentro del respeto a los principios básicos que ordenan nuestra convivencia. En este sentido, sería un ejercicio de cinismo democrático subvencionar a colectivos que no respetan la igualdad de mujeres y hombres. Sin embargo, esa tan esperada por algunos transición religiosa parece cada vez más lejos de culminarse en un país como el nuestro en el que sigue habiendo tantos alcaldes y alcaldesas bajo palio. Al contrario, hemos llegado a la paradoja de que gobiernos socialistas, impulsores de derechos civiles contestados de manera beligerante por la jerarquía católica, han mantenido una complicidad vergonzante con los mismos que encabezaban manifestaciones contra ellos.
En este mes estamos comprobando una vez más cómo, en materia religiosa, seguimos viviendo un "estado de cosas inconstitucional", al tiempo que asistimos a un derroche de medios y espectáculo que vuelve a demostrarnos la vigencia del relato bíblico en el que un Jesús colérico comprueba cómo el templo se ha convertido en una cueva de ladrones. Por todo ello, en este agosto de papel higiénico blanco y amarillo, prefiero volver la mirada a mujeres como Carmen, que hace unos días manifestaba que en época de crisis debería haberse optado por menos grandiosidad en la visita de Benedicto XVI. Prefiero quedarme con los muchos hombres y mujeres que entienden el cristianismo como entrega a los más débiles, que han asumido las bienaventuranzas como credo revolucionario y que, además, viven su fe sin publicitarla. Y así, mientras que Carmen reclama con su juventud de casi 80 años, una Iglesia en la que se hable con más libertad y en la que se le quite a la fe el polvo acumulado durante siglos, sólo me queda esperar que entre tanto fuego de artificio quede lugar para una oración que recuerde los ojos grandes de un niño somalí que, pese a arrastrarse muerto de hambre, no logrará arrebatar las portadas a un Papa aclamado por multitudes y por monjas debidamente uniformadas. Un Jefe de Estado al que habría que recordarle las palabras sabias de Rivera Letelier: para predicar no basta con ser creyente sino que también hay que resultar creíble.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…