Ir al contenido principal

EL INTERVALO LUMINOSO

Cuaderno de bitácora, Viaje en el Transcantábrico, 13-20 de agosto 2011 (5)


"El intervalo luminoso" es el título de una de las exposiciones temporales que en estos meses puede verse en el Guggenheim de Bilbao. En ella se recoge la obra de más de 30 artistas procedentes de la D. Daskapoulos Collection, una de las colecciones privadas de arte contemporáneo más importantes del mundo.
El título de la exposición proviene de uno de los textos del filósofo griego Nikos Kazantzakis, que concebía la vida como el "espacio luminoso intermedio" en el que la descomposición y la decadencia son requisitos necesarios para la creación y el renacimiento.
John Bock, Palms, 2007. Video e instalación.




La idea del "intervalo luminoso" nos sirve a la perfección para describir, en buena medida, los trayectos del arte en la actualidad. De acuerdo con la concepción de Kazantzakis, el arte contemporáneo parece centrarse en la descomposición, en la decadencia, en el caos, en la crisis en sus más diversas acepciones, para mostrarnos  el desasosiego que invade el alma del hombre y de la mujer en el siglo XXI.  Por ello suele ser un arte "árido", también provocativo, nada complaciente, necesitado de un manual que intente dejarnos claras las intenciones del autor. Nos cuesta entenderlo y, en consecuencia, es difícil que nos toque el alma. Como mucho nos araña, nos inquieta, nos cabrea incluso. 
Tal vez lo más interesante del arte contemporáneo es lo que supone de reflexión sobre nuestra identidad, individual y colectiva. En este sentido, me fascinó la obra de Kutlug Ataman titulada KÜBA (2004), en la que vemos 40 televisores, todos ellos de modelos y épocas distintas, con otras tantas sillas y sillones delante, y en los que 40 hombres y mujeres de las chabolas de Estambul cuentan su historia. Como también lo hizo LECHE CORPORAL, una instalación del griego Alexandros Psychoulis, en la que mediante hilos rosa - una metáfora de la navegación en la red - nos cuenta la historia de una adolescente palestina que murió en un atentado en un supermercado israelí. 
Sin embargo, y junto a obras sorprendentes como las comentadas, creo que bajo el contenedor de "arte contemporáneo" existe también mucha tomadura de pelo. Es cierto que al público nos falta educación, educar los ojos para saber mirar, pero también sobran aprendices sin norte, creadores egocéntricos y vividores. Nunca antes fue más complicado delimitar con criterios "objetivos" lo que es y no es arte. Y, sobre todo, nunca antes se confundieron tan descaradamente sus términos con los del mero espectáculo y con las reglas del mercado.







Es iluminador cómo el Guggenheim ha sido capaz de cambiar más allá de una parte de Bilbao, la ciudad entera, a partir de un concepto - el arte contemporáneo - que ha sido capaz de regenerar una zona muerta a  través de la cultura. Ahora bien, al mismo tiempo, es evidente que experiencias como la bilbaína nos recuerdan que, en demasiadas ocasiones, el arte actual se mueve en las dinámicas de un "parque temático"  y bajo la dictadura de un continente que acaba engullendo al contenido.








La anécdota que nos cuentan en Bilbao según la cual muchos dicen que realmente lo importante es el perro hecho con flores que está al lado del museo - conocido como Papi -, del que el Guggenheim sería su caseta, es la metáfora más evidente y cruel de lo que el mercado - y el show - del arte contemporáneo da de sí.


En fin, seguimos habitando en un laberinto. El mismo que vivía el hombre que miraba asombrado las catedrales góticas. El que nos hace terriblemente pequeños ante la Naturaleza o ante los prodigios - y locuras - que los de nuestra misma especie pueden realizar. Quizás el arte, así, sin apellidos, sin fechas, no sea más que un intento de apresar el tiempo y de dotar de sentido al espacio en el que nos movemos. 



La materia del tiempo, Richard Serra (1994-2005)





Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…