Ir al contenido principal

LUZ Y SONIDO

www.diariocordoba.com/opinion 28/03/2011 
Página 5 edición papel Esta noticia pertenece a la edición en papel.
Ver archivo (pdf)

A veces pienso con terrible angustia que esta ciudad continúa perdida en medio de algunas encrucijadas que le impiden soltar lastre. Las mismas instituciones continúan prisioneras de hipotecas que les impiden tener unos horizontes de progreso. Para eso, como mínimo, hay que ser valiente y coherente con una planificación que marque prioridades y que obligue en muchas ocasiones a decir que no. Algo que no parece habitual entre unas instituciones mal acostumbradas al "café para todos" y a los silencios cómplices.

Cuando pareciera que en esta ciudad hemos alcanzado un cierto consenso en torno a la consideración de la cultura como eje estratégico de su desarrollo, no dejan de tomarse decisiones y comprometerse fondos públicos con acciones que parecen ponerlo en entredicho. Eso lleva, por ejemplo, a que con demasiada frecuencia se confunda turismo con cultura o, lo que es peor, que la segunda quede subordinada a los intereses del primero. Cuando la relación entre ambos debería ser de complicidad y, en todo caso, de supremacía de la segunda. No seré yo quien niegue que uno de nuestros motores económicos es el turismo, pero lo que es cuestionable es que esa posición determine que las instituciones plieguen continuamente sus objetivos y, lo que es más grave aún, sus presupuestos, a unos objetivos que con dificultades disfrazan de aspiración cultural lo que no es más que un reto comercial.
En Córdoba llevamos décadas dándole vueltas a por qué los turistas no pernoctan. Los empresarios del sector no dejan de presionar a los poderes públicos para que busquen soluciones, sin que realmente haya correspondencia equilibrada en el compromiso de los primeros con el mecenazgo o el impulso creativo de la ciudad. Para responder a esta demanda, no se ha ocurrido mejor idea que recurrir a espectáculos de luz y sonido que, pretendidamente, añaden atractivos a nuestra oferta monumental. Yo, sinceramente, no creo que me planteara hacer noche en Córdoba por ver una fuente de colores y mucho menos por recibir un catecismo desde los púlpitos de la Catedral por parte de quienes no quieren que miremos la Mezquita y con la complicidad de quienes no han puesto el grito en el cielo por tal atropello. Tal vez lo haría si los precios de los hoteles fueran más asequibles, si hubiera una mejor conexión con Medina Azahara, si hubiera una oferta cultural potente y continuada o, incluso, si no hubiera una maravillosa estación de AVE que me permite ir y volver en el día a cualquier sitio.

Pero, en todo caso, lo que me parece más preocupante es que tanto la Administración local como la autonómica insistan en la comercialización turística de la cultura. El espectáculo de luz y sonido del Alcázar, el "alma de Córdoba" o incluso la descabellada propuesta de Durán de iluminar los Sotos de la Albolafia nos remiten a una concepción de la pseudo-cultura de la que deberíamos escapar. La que pretende convertirnos en consumidores superficiales y hedonistas, a los que es fácil contentar con parques temáticos que ofrecen visiones infantilizadas y parciales de la cultura y de la historia. Parece que las instituciones estuvieran más empeñadas en distraernos que en cultivarnos y, sobre todo, en tratarnos como a menores de edad a los que deslumbrar con música enlatada de Vicente Amigo. Si a eso le unimos los eventos grandilocuentes, carentes de planificación y sostenibilidad --leáse por ejemplo la Noche Blanca del Flamenco o el DC 7-- tendremos un retrato bastante certero de lo que Córdoba no debería ser si quiere ser capital europea de la cultura. Si a ello unimos el spot ideado por la Consejería de Turismo para difundir nuestra candidatura, la conclusión es penosa: la Córdoba de siempre, la pétrea, la inamovible, a la que como mucho nos atrevemos a ponerle luces de colores como cuando llega la feria o cuando los comercios nos anuncian que es Navidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…