Ir al contenido principal

LOS DOS PAPAS: Dos hombres que bailan un tango

Entre la comedia, la hagiografía y la fábula moral, Los dos Papas recrea una imaginaria conversación entre Benedicto XVI y Francisco, la cual vendría hacer como el encuentro entre dos maneras de entender la Iglesia y casi, me atrevería a decir, el ser humano. En la historia imaginada que vemos en la pantlalla, los dos Papas que conviven en una de la situaciones más singulares de la historia del Vaticano pasan de la desconfianza inicial a la cercanía de quienes comparten pecados que confesar y debilidades con las que cargan a sus espaldas. Uno, Ratzinger, bajo la cobertura de una lucidez intelectual que sin embargo le hace confundir dogma con razón, y el otro, Bergoglio, con la desnudez de quien solo sabe de la praxis y los propios demonios. Fernando Mereilles recrea esta fantasía en una película cuidadísima desde el punto de vista estético y en la que permanentemente se subrayan las diferencias entre ambos protagonistas, incluso a través de las músicas que los definen. En este sentido, que Bergoglio tararee Dancing queen cuando los cardenales están a punto de elegir un nuevo Papa parece no tanto una broma sino toda una declaración de intenciones. La Capilla Sixtina no es otra cosa que una especie de club privado en el que bailan como locas reinas venidas de todo el mundo.

Más allá de la profundización en la historia de un personaje tan complejo, incluso políticamente hablando, como el Papa argentino, lo que más me interesa de esta película es ese proceso de progresivo acercamiento de dos hombres tan distintos y tan distantes que, a medida que se van quitando ropajes y prejuicios, se encuentran a través de las cosas mas pequeñas. Ambos llegan a conocerse y reconocerse, y también a perdonarse mutuamente. De esta manera, la fábula que plantea el director de El jardinero fiel va más allá del contexto del poder católico en que están los dos personajes situados, y nos sitúa frente a un espejo de dos masculinidades que abandonan el espejo de lo sagrado y se tocan a través de la pizza que comen o de los errores que han cometido.  Este es sin duda el mayor acierto de la película, el que conduce finalmente a que estos dos tipos, uno tan alemán y otro tan argentino, acaben incluso bailando un tango. Contradiciendo una de las reglas esenciales del patriarcado: los tipos duros no bailan. Sin duda, ese baile es creíble porque las interpretaciones de Anthony Hopkins y de Jonathan Pryce son impecables.

Ahora bien, la fábula con moraleja que nos propone Mereilles hace aguas desde el momento en que contrastamos lo que nos cuenta con lo que han supuesto los años del "reinado" de Francisco. Porque aunque es cierto que ha habido algunas rupturas esperanzadoras, como por ejemplo el reciente mandato relativo a los casos de pederastia, la Iglesia Católica continúa anclada en sus rigideces morales y, lo que es peor aún, en la incapacidad de convertirse en un referente ético (y político) en este mundo de desigualdades crecientes y de galopante barbarie. En este sentido, la esperanza que supuso el nombramiento de Bergoglio no se ha traducido en la revolución que necesita una institución que por dentro más se parece al infierno que al cielo. No hay más leer el reciente Sodoma de Françis Martel para comprobarlo, o recordar cómo las mujeres, tal y como además aparecen en la película, siguen siendo las criadas que limpian los palacios en que habitan los cardenales.

El tango que bailan Joseph y Jorge es pues solo una ensoñación en la que, para desgracia de todos, el papa Francisco no se atreve a pisar, para no ensuciarlos, los zapatos rojos que calza Benedicto. Esta es, me temo, la verdadera moraleja de una historia que al final no es otra cosa que el relato de cómo dos hombres se enredan en los laberintos del poder y de cómo acaban, todo un clásico, siendo fratría mientras se emocionan viendo a otros veintidós hombres peleando por un balón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…

PROSTITUCIÓN: La revuelta de los "pichis"

El que se sentó el sábado pasado en la segunda fila del Teatro Español para ver el último montaje de Andrés Lima es un hombre. Un tipo que, en aquellos años en que fue hetero, nunca fue de putas, pero sí que mantuvo el silencio cómplice con los colegas que lo hacían. Con aquellos que lo invitaron a una despedida de soltero en un prostíbulo de las afueras de su ciudad. Con los que habitualmente hacían bromas al contar sus batallitas sexuales y se llamaban entre ellos “hijo de puta”, como si fuera una especie de pasaporte que permitía entrar a formar parte de la fratría. El que fue sacudido por la oleada de emociones a las que Carmen Machi, Nathalie Poza y Carolina Yuste dotan de vida es un tío que, supongo que como todos, anda algo desnortado en estos tiempos del #MeToo y de reacción neomachista. El que escuchó el intenso debate entre Amelia Tiganus y Virginie Despentes, ese que cuando se plantea en la Universidad provoca iras y pancartas, es un padre que no se atrevería a afirmar que…