Ir al contenido principal

ILUMINADOS POR NAVIDAD


Siempre que pienso en la palabra luces pienso en la razón ilustrada, esa que tan misógina dejó sin iluminar a la mitad femenina de la Humanidad. La luz es para mí sinónimo de ventana que se abre, de amanecer cargado de promesas. Así se llamaba mi tía favorita, tan empeñada siempre en disfrutar de los placeres de la vida.  Ella, aunque hace ya años que voló hacia el mar de Nerja, me sigue iluminando con su varita de hada medio bruja.  A su lado siempre fui y soy una polilla curiosa. Y es que hay personas que son como bombillas: se enroscan girando en nuestros días y hacen que nuestra casa carezca de sombras.  Nos ayudan a ser únicos e irrepetibles. Las luces son justo lo contrario a la negación de nuestra individualidad. Gracias a ellas podemos construirnos como seres autónomos, sensiblemente inteligentes y siempre a la deriva que supone no creerse del todo los cuentos con que pretenden seducirnos los encantadores de serpientes.

Nada de esa energía esperanzada encuentro en las luces navideñas. Cuando camino en estos días por las calles de mi ciudad, siento que la iluminación invasora me hiere, me pone trabas en los pies, me convierte en un número más de la cantidad que será expresión del éxito de una política local consistente en convertir el espacio común en una suerte de parque temático. Todo es espectáculo. Ya lo advirtió hace unos años Vargas Llosa y lo acaba de confirmar en Máster Chef. Todo se puede convertir en producto capaz de seducirnos y generar deseos: de consumir, de poseer, de acumular. La falsa felicidad contenida en bolsas de plástico e iluminada por un cielo artificial de colores. La comunidad reducida al rebaño que pastorean los alcaldes que compiten como niños en el recreo. Lo colectivo transfigurado en identidad domesticada.

Las ciudades, o, mejor dicho, sus alcaldes, a quienes les encanta jugar a ver quién la tiene más larga, se han puesto a competir este diciembre en número de bombillas y en colorines capaces de cegar la sensatez del vecindario. Entre ellas, la nuestra, tan resignada a liderar los rankings que nos sitúan en los niveles más bajos de desarrollo social y económico, la que con indiferencia parece contemplar cómo el único destino que ofrece a sus jóvenes son los bares y los hoteles, y que no ha dudado en sumarse al absurdo catálogo de ciudades que brillan por Navidad. Un espectáculo de nuevos ricos con el que a duras penas disimularán los espacios cerrados en el centro, el fin de los negocios de siempre y la dictadura ramplona de las marcas que nos uniformizan. Una especie de sueño, o más bien pesadilla, que dudará apenas unas semanas, en el que las sonrisas del alcalde inaugurando las luces ocuparán portadas y volverán a demostrarnos que tenemos unos representantes que, además de profesionales de lo público, se nutren de las más absoluta de las nadas. Eso sí, envuelta en papel de regalo y con villancicos flamenquitos como banda sonora.

La Navidad un año más será una puesta en escena en la que durante unos días trataremos de olvidar la creciente desigualdad, el precipitado final del planeta o el vacío tan absoluto de política a que nos condenan unos líderes que solo parecen mirar sus ombligos. No sé si recibiremos más visitantes, si las pernoctaciones aumentaran o si las tiendas del centro venderán más que otros años. En todo caso,  Córdoba, una vez más, dará muestras de su limitada capacidad de iniciativa, de su conservadurismo rancio y mostrará al mundo que con una iluminación sobrecogedora las miserias, la pasividad y las inercias parecen diluirse. El gran fracaso, en el fondo de todas y de todos, será comprobar que el día 7 de enero todo amanecerá en su sitio. Como si nada hubiera pasado. Como si la Navidad solo hubiera sido un espejismo en el que los alcaldes que quisieron ser dioses soñaron con sustituir las luces de la razón por bombillas de colores.

Fotografía: Diario Córdoba
Publicado en DIARIO CÓRDOBA, lunes 16/12/19: https://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/iluminados-navidad_1342567.html


Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…

PROSTITUCIÓN: La revuelta de los "pichis"

El que se sentó el sábado pasado en la segunda fila del Teatro Español para ver el último montaje de Andrés Lima es un hombre. Un tipo que, en aquellos años en que fue hetero, nunca fue de putas, pero sí que mantuvo el silencio cómplice con los colegas que lo hacían. Con aquellos que lo invitaron a una despedida de soltero en un prostíbulo de las afueras de su ciudad. Con los que habitualmente hacían bromas al contar sus batallitas sexuales y se llamaban entre ellos “hijo de puta”, como si fuera una especie de pasaporte que permitía entrar a formar parte de la fratría. El que fue sacudido por la oleada de emociones a las que Carmen Machi, Nathalie Poza y Carolina Yuste dotan de vida es un tío que, supongo que como todos, anda algo desnortado en estos tiempos del #MeToo y de reacción neomachista. El que escuchó el intenso debate entre Amelia Tiganus y Virginie Despentes, ese que cuando se plantea en la Universidad provoca iras y pancartas, es un padre que no se atrevería a afirmar que…