Ir al contenido principal

POR FLAMENCOS Y POR TOREROS

Vivir en Córdoba es como hacerlo en un bucle del que parece imposible escapar, y en el que parece que eternamente le estuviéramos dando vueltas a las mismas cuestiones. Hay un fango en el subsuelo de la ciudad que nos inmoviliza y que nos impide con demasiada frecuencia alzar el vuelo. Componemos una fauna extremadamente conservadora, temerosa de cualquier viento que de repente haga volar el techo, aún cuando sabemos que es tan frágil como la cubierta de una caseta de feria.
Nos aferramos habitualmente a tópicos que nos permiten sobrevivir y, de su mano, construimos algo similar a un discurso tan débil que se deshace al menor contratiempo. Con la ayuda inestimable de unos representantes que suelen estar, salvo contadas excepciones, a la altura del inmovilismo que es nuestra mayor condena, hemos aprendido además el lenguaje del victimismo y las comparaciones, no siempre odiosas, en vez de alentarnos a mejorar engordan nuestro orgullo. De ahí que cuando una propuesta, por más modesta y hasta inocente que pueda ser, se atreve a remover alguna de las estructuras que hemos hecho sagradas enseguida se pone en acción la facción más purista, yo diría que también más ruidosa, e inicia una cruzada frente a cualquier intento que pretenda hacernos algo más ilustrados. En estas batallas, como si el tiempo no hubiera pasado, suelen sumar energías los que hace unas décadas llamábamos poderes fácticos, y que aquí parece que no han dejado de serlo, y esa parte de la sociedad cordobesa que vive instalada en un cierto orgullo malentendido que tanto contribuye a la parálisis.
Las recientes reacciones frente al acuerdo municipal de no subvencionar actividades que impliquen maltrato animal, lo cual no supone la prohibición de la tauromaquia, o frente al anuncio de replantear la Noche blanca del flamenco, lo cual tampoco significa que se pretenda eliminarla, son un reciente y buen ejemplo de lo que da de sí esta ciudad de patios y Patias. La simple fotografía de quienes inmediatamente se movilizaron para reivindicar el peso histórico y cultural de los toros en Córdoba es el mejor ejemplo de los lastres que arrastramos. Bien podría haber sido una imagen tomada en otro siglo, en la que ellos, los hombres que se juegan la vida en el ruedo, son incapaces de asimilar que por encima de las supuestas tradiciones han de situarse las conquistas emancipatorias que encuentran su cauce legítimo en las instancias representativas. Un planteamiento ciertamente sofisticado para quienes no poseen más argumento que el discutible peso histórico de una práctica, y que por lo tanto está sometida para bien y para mal a la lógica evolución de los tiempos, y para quienes parecen no reconocer que en nombre de las libertades democráticas no todo vale o, al menos, no todo debería valer igual. Todo ello por no hablar de la apropiación de una identidad en la que yo como cordobés, y me consta que no soy el único, no me siento representado.
Me imagino a esa misma cuadrilla de hombres valerosos, aguerridos defensores de las costumbres que la España de blanco y negro elevó a nacionales, organizando un festival benéfico con el objetivo de mantener en toda su grandiosidad y despilfarro la Noche blanca del flamenco. Con los aplausos cálidos de tanto político que sigue confundiendo la cultura con los eventos y que parece no pensar ni en su sostenibilidad ni en su papel generador de una ciudadanía crítica. Parece más rentable tener meros consumidores de fuegos artificiales, entretenidos vecinos que inundan las calles ya sea por un mercadillo, por un pastel gigante o una Dolorosa bajo palio. Los mismos vecinos que parecen no llenar la plaza de toros y que continúan impasibles ante la becerrada en honor de la mujer cordobesa. Los mismos que se preguntarán por qué no nos dieron la capitalidad cultural, cuando la respuesta es tan obvia. Por flamencos y por toreros.
Las fronteras indecisas, Diario Córdoba, lunes 8 de febrero de 2016:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/flamencos-toreros_1016808.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…