Ir al contenido principal

EL PERIÓDICO

Desde muy pequeño me recuerdo escribiendo. De hecho, en una de las fotografías más entrañables que conservo en mi casa, aparezco al lado de mi tía M Luz con un cuaderno y un lápiz. Ella a mi lado, más como testigo que como maestra. Yo mirando el objetivo como queriendo decirle al mundo que las palabras eran mi juego favorito. Al tiempo que fui haciendo más grande el planeta a través de los libros que devoraba, fui sintiendo cada vez más la necesidad de hacer míos los papeles en blanco. Todas ellas autobiografía. Una manera también de expresar lo que mi timidez o mi cobardía, o ambas cosas a la vez, me impedían compartir más directamente.
Durante un tiempo soñé con estudiar periodismo, dudé qué camino seguir, aunque siempre tuve claro que nunca podría hacer nada que no tuviera que ver con el valor de la palabra escrita. Pasados los años descubriría que ese valor es también de la política, el del compromiso cívico, el de la empatía. Nunca tuve temor a enseñar lo que escribía, al contrario, pronto sentí la necesidad de compartirlo. Tenía la sensación de que esa tarea a la que me entregaba no tenía sentido si quedaba encerrada en un cajón. Escribí para concursos, para certámenes, para actividades escolares, para amores adolescentes. Hasta que un día tuve la oportunidad de que uno de mis textos apareciera en un periódico, ocupando casi toda una página, recuerdo que hablando, de manera muy ingenua claro, sobre la libertad. Ese periódico fue el Diario CORDOBA. Nunca olvidaré la mezcla de gozo y nerviosismo que sentí al ver mi nombre impreso, mis palabras que ya no parecían mías y pensé en cuántos ojos aquel día podrían ponerse sobre un texto que ya había abandonado el refugio de mi máquina de escribir.
Años más tarde, lo que empezó siendo una colaboración esporádica, se convirtió en una cita quincenal que todavía hoy me mantiene alerta. Son ya prácticamente veinte años en los que, a través de mis artículos, he ido recorriendo la vida de esta ciudad, de este país, mi propia vida. En esos trozos de mí mismo he ido desvelando mis pasiones, mis convicciones, mis debilidades, mis derrotas y mis triunfos. No he dejado de posicionarme y de sentir al mismo tiempo la enorme responsabilidad que supone tener una tribuna en la que tu voz puede hacerse la voz de muchos. Y lo he hecho siempre desde la más venturosa de las libertades, y ello a pesar de que hubo momentos especialmente complicados en los que mi rebeldía frente al orden establecido chocaba insistentemente con quienes entonces querían controlar desde este medio las conciencias.
Salvo en ese episodio del que tanto aprendí y que tanto me fortaleció, este periódico me ha hecho siempre el enorme regalo de confiar en mi criterio, de abrirme las puertas a lo que casi siempre intento que fomente el dolor de la lucidez y la incomodidad de luchar contra lo que me parece injusto. Y sin que ello suponga ningún ejercicio de heroísmo por mi parte, no he dejado de sentir que mis palabras en muchos casos son también las de aquellas y aquellos que no tienen la oportunidad de que su voz sea pública.
Gracias a mis artículos en el periódico, el que desde siempre ha estado en los bares, en las bibliotecas, en los colegios, me he asomado al mundo y el mundo me ha descubierto a mí. He generado complicidades y militancias, amores y por qué no también, algún que otro odio. Pero sobre todo no he dejado de crecer como hombre imperfecto, eterno aprendiz y ciudadano insatisfecho. Por todo ello, que es tanto, no puedo sino celebrar los 75 años de un espacio en el que me nutro de energía cívica y de emociones. Las que espero que sigan llegando a los lectores que, sin saberlo, hacen que siga siendo el niño a que miraba cómplice su tía.
Las fronteras indecisas, Diario Córdoba, 22 de febrero de 2016
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/periodico_1020260.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…