Ir al contenido principal

TODAS Y TODOS SOMOS RITA MAESTRE

El juicio a Rita Maestre vuelve a poner de manifiesto lo mal que en nuestro sistema jurídico hemos resuelto las relaciones con el hecho religioso. Es decir, lo injusto del proceso nos demuestra una vez más lo cuestionable de unas reglas que responden más a una lógica confesional que a la que debería ser la propia de un Estado constitucional como el nuestro. La persecución penal de cualquier ciudadano o ciudadana por ofender los sentimientos religiosos debería haber desaparecido de nuestro ordenamiento hace mucho tiempo. La ofensa, como parece obvio, solo puede medirse en término subjetivos y, por lo tanto, no debería constituir la base de un tipo penal que, en consecuencia, está sometido a una dificultad probatoria más que evidente. Más allá de las acciones que impliquen violaciones de derechos fundamentales, o que inciten a ellas o más concretamente a la discriminación, un ordenamiento democrático no debería sancionar, y mucho menos con la carga que supone una pena, las que no son sino manifestaciones de un derecho esencial: la libertad de expresión. Una libertad que, precisamente, ampara y legitima que cualquiera de nosotros pueda opinar y defender las posiciones que considere oportunas, por más que las mismas puedan herir la sensibilidad de quienes no estén de acuerdo con ellas. A mí por ejemplo me hieren cada día las frecuentes manifestaciones machistas que veo a mi alrededor, en muchos casos procedentes de los representantes de la jerarquía eclesiástica, y no por eso decido denunciarlos porque han ofendido mis convicciones feministas.  Es decir, no creo que el penal sea el escenario en el que una sociedad democrática deba resolver los inevitables conflictos que provoca el sano pluralismo. Es en el mercado de las ideas, y por lo tanto políticamente, como se deberá gestionar la diversidad y los naturales roces que supone vivir en un contexto en el que cada uno debe defender el derecho del otro a opinar lo contrario. 

Por otra parte, y yendo al contexto concreto en el que se produjo la acción reivindicativa de Maestre que dio lugar a la acusación contra ella, la gran cuestión que este país debería asumir de una vez por todas es la de la gestión pública del hecho religioso. Es decir, lo verdaderamente cuestionable del asunto es que no nos cuestionemos en serio la existencia de una capilla católica en el recinto de una universidad pública. Ese es el verdadero meollo, político y jurídico, que en este país ningún partido, me temo, se atreve a enfocar desde el deseable laicismo. En este sentido, todas y todos los que de verdad nos sentimos demócratas deberíamos haber ido de la mano de Rita y poner el grito en el cielo ante una realidad que sigue siendo confesional y que, por lo tanto, contradice no solo la necesaria separación Iglesia-Estado sino que, en paralelo, rompe con el principio de igualdad. 

En consecuencia, todas y todos los que pensamos que en este país deberíamos hacer una de las transiciones pendientes, la que nos lleve de un Estado "de confesionalidad encubierta" a un Estado laico, hemos sido y somos el cuerpo desnudo de Rita, la voz que en su día reivindicó igualdad y pluralismo, la que hoy es juzgada por entender que sus convicciones pueden herir la sensibilidad de quienes no piensan como ella. Todo ello por no entrar en las muchas consideraciones que habría que realizar sobre cómo esta sociedad tan machista extiende su mirada patriarcal sobre el uso de la libertad de la que en casos como éste hacen gala las mujeres. Una libertad que, incluso, les puede llevar a jugar a su favor con el uso expresivo de un cuerpo que el patriarcado solo entiende desde el dominio erotizado. Por lo tanto, todas y todos deberíamos habernos desnudado con ella para dejar en evidencia una estructura jerárquica que se resiste a asumir la lógica de los derechos fundamentales y que, por supuesto, mal tolera que mujeres poderosas pongan al descubierto las miserias que los jerarcas mal disimulan. Una estructura que, no lo olvidemos, sigue siendo subvencionada públicamente y  hasta amparada, como estamos viendo, por unas normas penales que en vez de proteger a los más débiles parecen que a menudo protegen los intereses de los que siempre han ocupado los púlpitos.

Publicado en THE HUFFINGTON POST, 19 de febrero de 2016:
http://www.huffingtonpost.es/octavio-salazar/todas-y-todos-somos-rita-_b_9263992.html


Comentarios

  1. Yo no soy Rita Maestre. Que aprenda a protestar correctamente primero y luego volvemos a discutir.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…