Ir al contenido principal

ROOM: CONSTRUYENDO LA LIBERTAD

Room, así, sin artículo, es una película compleja, inquietante, desasosegante incluso. Son muchas las cuestiones que nos plantea esta historia de una mujer encerrada durante siete años en una habitación, y sobre todo cómo crece y se desarrolla como ser humano el hijo que nace y crece en ese cautiverio. Una especie de "buen salvaje" que, sin embargo, mira la televisión como realidad imaginada, lee "Alicia en el país de las maravillas" y aprende de su madre las tensiones que implica el mundo de los adultos. Además de una terrible metáfora de lo que desde el feminismo se ha denominado "contrato sexual", mediante el cual los hombres se apropian del amor y de los trabajos de reproducción y de cuidado de las mujeres, el cual ha servido durante siglos y sirve todavía hoy para expulsar a las mujeres del espacio público, la película de Lenny Abrahansom nos interroga sobre la lucha entre naturaleza y cultura, entre lo que tenemos como seres "naturales" y lo que adquirimos mediante la socialización. La segunda parte de esta inquietante obra nos muestra, por ejemplo, cómo los vínculos de sangre no son los que realmente determinan el amor paterno, pues éste se construye más sobre la suma de cuidados y dependencias. Y como la familia es finalmente una construcción que ha de realizarse, para ser auténtica, sobre el día a día de los afectos que generan confianza y empatía.

La prodigiosa interpretación de Brie Larson, que espero que reciba el Oscar esta noche aunque eso suponga arrebatárselo a la gran Cate Blanchett, consigue transmitirnos la enorme fuerza constructora que supone el amor materno, el empoderamiento que late en la rebeldía y, finalmente, la vulnerabilidad que se arrastra desde la sumisión. Esa mujer encerrada podrían ser a la vez tantas mujeres que viven encerradas en habitaciones con apenas un tragaluz. Y de las que solo un macho tiene la clave que abre la puerta.  A su lado, Jacob Tremblay se convierte en el gran protagonista, con una interpretación llena de matices, de miradas que interpelan, de silencios y gestos que conmueven. Su Jack, al que conocemos creciendo en la realidad construida del mundo que cabe en una habitación, nos enseña cómo finalmente somos lo que la cultura, pero también las emociones, hacen que seamos. Para Jack el mundo sin puertas, el de los árboles y el del cielo abierto, es el imaginado. Y el que le muestra la televisión uno paralelo que no sabemos bien si es real, repetición del real o alternativo. El suyo, el que durante cinco años da sentido a su existencia, se reduce a pocos metros cuadrados. La gran duda es si en ese espacio también vive el ansia de romper el tragaluz y salir afuera. La madre, que sí que ha vivido en el mundo de los árboles, acaba queriendo escapar. Lo que no nos queda claro es por qué durante tantos años permaneció en la habitación, sin capacidad de resistencia. Quizás porque la sumisión provoca parálisis y el amor/posesión justifica cualquier negación de la libertad propia.

Puede que todos seamos como Jack. Como ese niño de pelo largo que durante un tiempo no sabe bien quién es ni a qué mundo pertenece. Quizás la vida, crecer, no sea otra cosa que ir huyendo de esa habitación de la que conocemos hasta cada mota de polvo y llegar a un espacio mucho más amplio, en el que viven más miedos, más monstruos, pero también más posibilidades de amar y ser amado. La habitación, tal vez, no es sino la metáfora de cómo para crecer hemos de  dejar atrás todo tipo de cadenas y abrazar la peligrosa, y gozosa, libertad.  Un camino que no podremos recorrer con éxito sin renunciamos a las emociones que nos dan altura ética. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…