Ir al contenido principal

MIEDO A LAS PALABRAS

Las fronteras indecisas
Diario Córdoba, 9 de junio de 2014

Los acontecimientos políticos vividos en las últimas semanas han provocado, entre otras consecuencias, una más que estimable recuperación de un pulso ciudadano que habíamos perdido hace algún tiempo. Tanto los resultados de las elecciones europeas como el debate generado tras la abdicación del Rey han mostrado una efervescencia cívica que a muchos nos ha reconciliado con las posibilidades de la democracia. Ahora bien, no han dejado de sorprenderme las reacciones que en uno y otro caso se ha producido en el sentido de reducir las potencialidades del debate, por no hablar de las posiciones empeñadas en desprestigiar a los que se han atrevido a desafiar el sistema. Una reacción en la que lamentablemente han sido cómplices políticos, periodistas y esa "casta" formada por los tertulianos que a cualquier hora y en cualquier medio saben de todo y por encima de todos.
En definitiva, y como bien lo explicaba hace unos días el sociólogo Angel Ramírez, es como si los ciudadanos y las ciudadanas hubiéramos recuperado el habla, la capacidad de usar nuestras voces en la plaza pública y la confianza en que las ideas aún pueden ser motor de cambios y transformaciones. Es como si de repente hubiéramos redescubierto el valor de las palabras, de la conversación, del intercambio no solo de pesares sino también de horizontes. Y de esta manera hemos revitalizado una democracia secuestrada por las mayorías omnipotentes y acomodadas en muchos casos sobre los silencios ciudadanos que nos convertían en cómplices. Sin embargo, me han conmocionado las reacciones tan escasamente democráticas de quienes parecen ver en estas voces más una amenaza que una oportunidad. Solo desde el miedo a la democracia es inteligible por ejemplo el rechazo a abrir una reflexión seria y en la que participemos todos sobre un sistema constitucional que hace aguas por varios títulos, y no solo por el relativo a la Monarquía parlamentaria. En este sentido, la reclamación de un referéndum sobre la forma de Estado, tachada por algunos como una traición y por otros como una locura de nostálgicos, no es más que la expresión rotunda de lo que una democracia auténtica debería potenciar con insistencia: la participación de la ciudadanía, la circulación libre de ideas y de proyectos, el diálogo plural y el equilibrio necesario entre la regla de la mayoría y los derechos de las minorías. Sin embargo, y pese a la contundencia de estos principios, todavía hay en este país quienes parecen asustarse porque el pueblo tenga la palabra, o porque podamos cuestionar por supuesto el orden establecido o revisar unos paradigmas que 40 años después de la transición han dejado de tener legitimidad en la España del siglo XXI. Sin tener en cuenta que los regímenes constitucionales que no evolucionan al ritmo de sus gentes están condenados al deterioro, como también lo está la democracia que huye del vigor ético de las palabras que dicen lo que a veces no gusta escuchar.
Creo que sobran en este país individuos cortesanos y líderes reaccionarios, que en definitiva son todos aquellos que se niegan a asumir que la sociedad evoluciona tal vez porque ese reconocimiento implica pérdida para ellos de privilegios. Como también ya debería estar superado el discurso de las circunstancias históricas que alumbraron un régimen constitucional tan imperfecto como el nuestro y que pide a gritos una reforma que afecte a cuestiones tan esenciales como la forma de Estado o la de gobierno. Ahora son más necesarios que nunca los representantes capaces de ponerse a la cabeza de un proceso que reconcilie a las instituciones con el pueblo, que ilusione desde los valores democráticos de igualdad, bienestar y justicia social y que supere los lastres de un pasado que apesta al incienso que entre todos le han echado en estos días. Y eso pasa necesariamente por perder el miedo a las palabras y por recuperar el auténtico valor de la res publica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…