Ir al contenido principal

LO PERSONAL ES POLÍTICO


"Cuando tenía cinco, seis, a los siete años, solía arrancar a llorar sin más, por el mero hecho de llorar, mis ojos bien abiertos al sol, a las flores... Quería sentir un inmenso dolor dentro de mí..."

He de confesar que nunca había oído hablar de Violette Leduc (1907-1972). La acabo de descubrir gracias a la película de Martín Provost, una más que correcta biografía de una mujer que luchó toda su vida consigo misma y con el mundo que le había tocado vivir. Aunque en la película se muestra también la relación que tuvo con autores y editores de la época, como Jean Genet, Jean Coucteau, Sartre o Camus, que publicó su primera novela, VIOLETTE se recrea de manera singular en la tortuosa relación que la escritora tuvo con Simone de Beauvoir. La mujer que para Violette se convierte en referente y en objeto de deseo, a la que ama sin ser amada, la que halla en la hija bastarda de una sirvienta (al fondo, Las Criadas que Genet ensaya para su estreno) el germen de una gran escritora. De una mujer que será de las primeras en hablar de sus angustias, de su sexualidad, de sus deseos y de sus fantasmas, como hasta entonces solo lo habían hecho los hombres. La que cuenta también la dolorosa experiencia de un aborto, la pasión entre mujeres o un matrimonio que fue una farsa. La asfixia. 

Con la ayuda de la magistral interpretación de Emmanuelle Devos, asistimos al tormentoso proceso creativo, a su lucha por sobrevivir, a la angustia que le provoca sentirse, desde niña, sola, no ser amada. A la deriva. Comprobamos la peculiar relación que se establece entre Simone y Violette, mientras que la primera triunfa con "El segundo sexo" y la segunda apenas vende unos cuantos ejemplares de sus primeras novelas. Son dos mujeres pisando un terreno plagado de minas, no reservado para ellas, que se necesitan, aunque de distinta manera, y a través de cuyas historias descubrimos el largo camino de ella hacia la plenitud de derechos. No en vano, cuando Violette triunfa con su novela autobiográfica "La bastarda" y gana el premio Congourt en 1964, es cuando en Francia empiezan a hacerse las reformas legislativas que llevarán a que las mujeres dejen de ser unas menores de edad desde el punto de vista civil.

Violette es una película sobre el doloroso trance que con frecuencia representa el proceso de escribir, pero también un bellísimo relato sobre esa parte de la historia que siguen sin contarnos. La protagonizada por mujeres como Simone o como Violette, que incluso ve como se traduce en enfermedad su sufrimiento. Una enfermedad cuya causa no era otra que su falta de amor, su falta de autonomía, su permanente subordinación a otros que parecían decidir el destino de sus días por ella. El mal que no tiene nombre.

Violette Leduc descubrió en la Provenza su lugar en el mundo. Allí, lejos del grisáceo París, ve como se iluminan sus días y como es posible sacarle finalmente el jugo a un tomate. Un regalo de felicidad tardía, de liberación, de emancipación.  Así la sentimos cuando la vemos conducir un coche, bajo un sol radiante y unas modernas gafas de sol. Leduc moriría no mucho después de su éxito literario, tras sufrir un cáncer de mama. El punto y final de la historia de una mujer singular pero que también podría ser la de tantas otras mujeres. Las que continúan demostrando que lo personal es político.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…