Ir al contenido principal

ANA MARÍA MATUTE: EL RETORNO DE LOS UNICORNIOS

Desde muy pequeño aprendí que la literatura era una puerta que me permitía el acceso a otros mundos, la mayoría mejores que el mío o, en cualquier caso, algunos, capaces de explicarme lo que del mío no entendía. Desde entonces he ido sumando puertas y voces que me han susurrado al oído la contraseña que me permitía abrirlas. Y he ido distinguiendo entre los escritores y las escritoras que se limitaban a darme la llave, y aquellos y aquellas que me han llevado de la mano por los territorios que habían imaginado. Ana María Matute pertenecía a esta última especie. La descubrí, imagino que como muchos lectores recientes, gracias a Olvidado Rey Gudú. Después fui rescatándola y persiguiéndola, incapaz ya de prescindir de sus duendes del bosque y de las palabras que en ella eran pura artesanía. 

En un mundo tan viril como el de los escritores de éxito, y tan patriarcal como el que durante siglos ha sido el de la autoridad que otorgaban las letras, la Matute logró hacerse un hueco a golpe de biografía y de voz capaz de superar largas travesías en el desierto. Fue, para ejemplo de muchos y de muchas, una mujer sólida, con criterio, vehemente incluso, aunque su música fuera la de la ternura y su tacto el exquisito de quien bien sabe que la inteligencia es el mejor arma de seducción. Nada que ver con el ruido dominante en los personajes que hoy son mirados y admirados en esta sociedad en la que no deja de creer el número de idiotas.

Guardaré para siempre en mi memoria su enredadera de pelo blanco, sus blancas camisas, sus ojos inquietos de niña eterna, sus manos en las que siempre parecía sostener una varita mágica invisible. En esta época de liquidez galopante y de afectos volátiles, Ana María será siempre la abuela que nunca falla, la tejedora de infancias que son patrias,  la roca que lidia con el oleaje sin sufrir apenas heridas, la voz de esa otra realidad que no vemos y que con frecuencia es más valiosa que la que estimamos importante. Estará siempre en la estantería del cuarto de mi hijo, saltando entre cuentos urdidos desde la contemplación del lector como un ser inteligente. Habitará en el paraíso de unicornios que un día descubrí con ella. En el Reino de Olar donde todavía, a mis años, ando preguntándome quién soy y qué deseo. Resistiéndome a creer que, como ella escribió en el final de una de sus últimas novelas, "los unicornios nunca vuelven".

Publicado en THE HUFFINGTON POST (27-7-2014):
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/ennis-mar_256900.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…