Ir al contenido principal

CAMPEONAS Y DERROTADOS

En el Blog Mujeres de EL PAÍS Ricardo de Querol analiza la polémica planteada ayer en las redes sociales en torno a la menor visibilidad de las mujeres en el mundo del deporte. 


Campeonas y derrotados compiten por la portada

Por:  02 de julio de 2013
Interesante debate. La mañana siguiente a un domingo de finales deportivas de alto nivel, en las redes sociales estallaba la pregunta: ¿por qué ocupa tanto espacio en casi todas las portadas el partido de la selección de fútbol masculino, que sufrió una contundente derrota ante Brasil en la final de la Copa Confederaciones en ese país, por delante del equipo femenino de baloncesto, campeón del Eurobasket tras una victoria épica ante Francia en su cancha?
No hace falta decir que la prensa española, tanto la generalista como la deportiva, apostaron claramente por el desenlace del fútbol en Río de Janeiro por delante de la gesta en París, aunque no todos del mismo modo. Esto es lo que hizo EL PAÍS en sus sucesivas ediciones: en la primera edición, que por horario no podía recoger lo ocurrido en Maracaná, la imagen de la primera página era para las triunfadoras del baloncesto. Las últimas ediciones sí recogían la derrota de España en la Confederaciones con foto y texto a tres columnas, pero mantenían un espacio significativo (dos columnas con foto debajo) para el éxito del baloncesto femenino. Estas son las primeras antes y después de la final en Brasil.
Portadaselpais2
Del resto de diarios generalistas, Abc y La Razón no mencionan el triunfo del baloncesto en la primera página de su edición madrileña; sí lo hace El Mundo en un pequeño título debajo del fútbol. Los deportivos As y Marca apostaron por una solución parecida: dedicar casi toda su portada al partido de Maracaná pero destacar el baloncesto femenino, con foto, en la parte superior, junto a la cabecera. En todo caso, el fútbol masculino ocupó más espacio que el baloncesto femenino en todos los medios, lo que tampoco se puede calificar de sorpresa.
El fútbol es con mucho el deporte rey de las audiencias; una final España-Brasil en el mítico estadio de Maracaná no tenía precedentes y es uno de los mejores platos para el espectador mundial que puede ofrecer ese deporte. En el otro lado, el equipo español de baloncesto femenino derrotó a Francia por un solo punto tras un emocionantísimo final disputado en el campo del rival, lo que alimenta esa creciente rivalidad deportiva entre los dos lados de los Pirineos. Es decir, que por méritos lo de ellas en el baloncesto era cuanto menos como si ellos hubieran ganado en el último minuto en vez de caer 3-0.
En las redes muchas personas consideraron más meritorio lo conseguido por Amaya Valdemoro, Alba Torrens y compañía en París que lo que hicieron Iniesta y Casillas en Río. Y afeaban a los medios no haberlo entendido así. Esta es una muestra de la acalorada discusión en Twitter:

<blockquote class="twitter-tweet"><p>Lo más gracioso de esto es q mañana la portada de los periódicos será el desastre del fútbol y no las campeonas de Europa d baloncesto <a href="https://twitter.com/search?q=%23Asco&amp;src=hash">#Asco</a></p>&mdash; Paula Linares  (@PauliLinares) <a href="https://twitter.com/PauliLinares/statuses/351479429505105921">June 30, 2013</a></blockquote>
<script async src="//platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script>
Solicito información sobre las sucesivas primeras de EL PAÍS a la subdirectora del diarioBerna González Harbour, que remite una respuesta detallada y argumentada de cada decisión tomada esa noche:
"El periódico habla a través de cada una de sus piezas, pero habla sobre todo a través de su primera página. Incluso a través de la evolución de una primera página en un mismo día. Y ayer fue uno de esos días intensos, divertidos y repletos de cambios para el cierre del periódico, sin tregua alguna, se lo puedo asegurar.
Dos noticias marcaban la noche: el resultado del baloncesto, en el que la selección femenina de España se jugaba su primera victoria europea en 20 años, y el resultado del fútbol, en el que la Roja se jugaba su hegemonía indiscutida desde que se alzó con la Copa del Mundo en 2010 y la Eurocopa en 2008 y 2012. Los de Del Bosque iban a luchar por la única que les faltaba: la Copa Confederaciones. La noche, por tanto, prometía, y un equipo fabuloso de profesionales estaba aquí, en la sección de Deportes y de Mesa Digital, dándolo todo para cubrirlo de forma impecable en web y papel. Pero llegó la hora del cierre y nada de eso había ocurrido aún.
Por ello, la primera edición que preparamos ilustraba la portada con una simbólica foto de Obama visitando la celda en la que Mandela estuvo preso buena parte de su cautiverio. Eran las diez de la noche cuando las españolas se alzaron con la victoria. La decisión fue inmediata: foto de ellas. A contrarreloj y sin buen material aún sobre la mesa levantamos la de Obama y sufrimos hasta encontrar una imagen potente de baloncesto. Así se cerró y se imprimió la edición europea y más tarde –con una foto ya mejor- la nacional.
Entonces empezó la guerra en Maracaná. El plan era claro (dentro de lo inestable que es la supuesta claridad ante el instinto que responde a las noticias reales, no las previstas): foto a tres columnas y careta hasta abajo en caso de victoria. Pero Fred empezó a dibujar otro escenario desde el minuto 2 y vino la opción B: la Roja se quedará arriba, en los sumarios con foto situados en cabeza, y las chicas se mantendrán en la foto a tres columnas. Hoy es su día. Pero vino Neymar y marcó. Y Fred remató el drama. Y Sergio Ramos falló. El castigo a España era demoledor, la afición brasileña tronaba y la noticia adquiría una proporción dramática para el sueño español. Había que replantear la primera. Y había que mantener a las chicas. La solución fue desalojar una noticia exclusiva sobre Gürtel que ocupaba la careta a dos en las anteriores ediciones y abrir paso a la victoria en el baloncesto europeo.
Mantener su presencia fue una apuesta decidida por ellas. ¿Hay quejas por ello? Invito a mirar otros periódicos, no he logrado encontrar una portada con foto y noticia de las españolas. ¿Alguien habría preferido que las chicas del baloncesto fueran en grande y los hombres del fútbol en pequeño? Seamos realistas. El fútbol es fútbol. Y celebremos lo demás: que ellas ganaran, y que ellas encontraran un estupendo escaparate en la portada de EL PAÍS".
¿Saben? A los periodistas no nos gusta dar demasiadas explicaciones de las decisiones que tomamos, como ocurre en tantos oficios, pero estos tiempos 2.0 nos facilitan el diálogo con el lector y no queríamos esquivar esta polémica. Las críticas nos hacen espabilar, reflexionar sobre qué hacemos y por qué. Pido opinión a otro periodista de larga trayectoria, Bonifacio de la Cuadra, comprometido con la igualdad tanto como con el deporte. De la Cuadra ha sostenido en varios artículos el fin de la separación por sexos en el deporte y la promoción de competiciones mixtas. Y a quienes ven utópica su posición, les recuerda: "Antes también veían como una locura que una mujer sea policía o bombera". Pero este periodista comprende que las expectativas despertadas por la selección masculina de fútbol en Brasil, que tenían en la Copa Confederaciones su único reto sin cumplir, tenían difícil competencia.
Otro colaborador de este blog, el profesor de Derecho Constitucional Octavio Salazar,polemizaba al respecto en Facebook desde otro punto de vista: "Los periódicos reflejan lo que prima en la sociedad. Claro, el fútbol es más importante que el baloncesto, y el baloncesto de chicos más importante que el de chicas. Tampoco si un equipo femenino de fútbol hubiera ganado una copa mundial habría tenido tanto peso. Es decir, el desequilibrio -no sólo de los medios, que también, sino de la sociedad en general- está en el género, no en el deporte. El mundo del deporte, y del fútbol en particular, es el paradigma del machismo. Y por tanto lo que reflejan los medios también lo es".
Amaya Iríbar, periodista de la sección de Deportes de esta casa, cree que el desigual tratamiento de los triunfos de equipos masculinos y femeninos es un reflejo más de una sociedad con profundas raíces machistas. "Lo que pasa en el deporte pasa en la vida, en las empresas, en los partidos políticos", explica. "El deporte ha sido durante mucho tiempo ha sido una actividad exclusivamente masculina. Dicho lo cual, el impacto mediático del deporte femenino es menor, eso es un hecho. Y ocurre lo mismo que con los deportes minoritarios que reclaman más atención. Que sí la merecen, pero el fútbol mueve muchísimo más público, más dinero, más interés".
Orofemenino
Las jugadoras de la selección española celebran la victoria ante Francia (Efe)
Es bienintencionada pero ingenua la pretensión de dar exactamente igual seguimiento al deporte masculino que femenino. Como es comprensible, los medios tenemos en cuenta qué interesa más al público (o qué creemos que les interesa más, pero eso hoy es medible). Los deseos de la audiencia no pueden ser la única guía, porque un diario es ante todo un criterio del que se fían los lectores. Pero claro que importa. Ninguna actividad puede ignorar lo que desean los consumidores, esta menos que ninguna, porque tiene que ganarse su confianza.
Resistirse al dominio del fútbol (masculino, sí) sobre todos los demás deportes ha sido durante mucho tiempo labor complicada, a pesar de que los triunfos de los Nadal, Gasol o Alonso hayan abierto mucho el abanico del interés popular. Nombre de hombres, en cualquier caso. El siguiente paso es que el deporte que practican las mujeres despierte más interés popular y mediático, y eso no se va a conseguir, como la paridad en los consejos o en las listas electorales, mediante cuotas. Se consigue a golpe de éxito, vendiendo triunfos, épica. Pero sobre todo promoviendo el deporte base femenino, construyendo desde abajo. Creando cantera a la vez que afición.
Los Juegos de Londres rompieron en 2012 muchos de los prejuicios. En este país futbolero y donde el deporte ha sido territorio masculino, las mujeres ganaron más medallas que los hombres: 11 frente a 6. El país entero vibró ante la pantalla viendo las gestas del equipo femenino de balonmano, por poner un ejemplo. Un ejemplo muy esclarecedor, porque tras la victoria supimos que el campeonato nacional estaba al borde de la quiebra, que los clubes cerraban y la mayoría de jugadoras han hecho las maletas (este reportaje de Iria Villar se lo cuenta todo). No es posible. entonces, vivir en España del balonmano profesional. En baloncesto femenino hubo un caso igual de escandaloso: el equipo valenciano Ros Casares se proclamó campeón de Europa en mayo y echó el cierre en junio por inviabilidad económica. Así como suena. Como dice De la Cuadra, "el problema del deporte femenino no son los grandes eventos, son los domingos normales".
¿Están en igualdad de condiciones el deporte masculino y femenino? Ni en presupuestos, ni en apoyo institucional, ni en patrocinadores, ni en asistencia de espectadores cabe comparación alguna. Tampoco en atención de los medios de comunicación públicos ni privados, reconozcámoslo. Tampoco en su capacidad de movilizar hinchas, que al final eligen libremente el espectáculo que les gusta más. Por otro lado, tantas voces que piden más atención para el deporte femenino... ¿se podrían traducir en fichas, clubes, abonos, taquilla, audiencia televisiva? ¿En una afición que lo sostenga?
Los éxitos olímpicos reflejan la pujanza de las nuevas generaciones de deportistas, liberadas de complejos de todo tipo. El deporte femenino necesita más relevancia y otros países pueden darnos lecciones de cómo lograr estructuras y audiencias importantes. Eso es más importante que dividir al 50% los centímetros cuadrados de la foto de portada, idea salomónica y por tanto poco acertada.
Los deportistas se abren paso ganando y las jugadoras de baloncesto de eso saben. La noticia es que la selección femenina han logrado una victoria que se ha abierto sitio en la primera página. Ese hueco de la portada es una victoria, una conquista, en absoluto una concesión. Nadie se lo puso nunca fácil a las mujeres deportistas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…