Ir al contenido principal

SERES DE FRONTERAS INDECISAS


Las fronteras indecisas, 
DIARIO CÓRDOBA, 14-1-2013

Somos seres de fronteras indecisas. Frágiles, vulnerables, tan poquita cosa. Nos movemos siempre entre la paradoja y las contradicciones, en un permanente aprendizaje que nos convierte en ocasiones en niños malcriados, tan temerosos de los interrogantes como necesitados de una mano cálida que nos proteja. Nos pasamos media vida, cuando no la vida entera, tratando de encontrarnos, de definirnos, de hallar una justa correspondencia entre quienes somos y la imagen que de nosotros nos devuelve el espejo de los demás. Lo que en definitiva debería ser una aventura apasionante, con frecuencia se convierte en una carrera de fondo en la que no faltan ni el sudor ni las lágrimas. A menudo quien bien nos quiere nos hace llorar y el mundo se revela como un espacio hostil, en el que nos resulta tremendamente complicado encontrar nuestro lugar.
Tal vez las lágrimas serían menos y el sudor sólo el necesario si desde un principio asumiéramos nuestras debilidades e imperfecciones. Si fuéramos educados para gestionar adecuadamente nuestras limitaciones, convencidos de que las fronteras son siempre elásticas, fluctuantes, porosas. Sin embargo, la racionalidad occidental, tan patriarcal y reaccionaria, insiste en convencernos de que el ideal son las líneas rectas y de que la realidad puede estructurarse en torno a binarios que se excluyen. De esa manera, es fácil caer en los radicalismos, en la ortodoxia y en la negación del diálogo. Si todo es o blanco o negro son imposibles los encuentros. Si faltan los matices, la belleza se escurre entre los barrotes de la jaula.
Todo ello además desde la negación radical de los aspectos emocionales que son los que, junto a la razón, nos separan del resto de seres vivos. Como bien ha analizado Victoria Camps en su merecidamente premiado último libro, es preciso tener en cuenta las emociones, asumirlas como un factor positivo de nuestra identidad y de nuestras relaciones con los otros, reubicarlas en lo público para con ellas y desde ellas inventar otra manera de hacer política. Un objetivo en el que lleva empeñado mucho tiempo buena parte del feminismo que reclama que todos esos valores que tradicionalmente han estado ubicados en lo privado, y por tanto carentes de reconocimiento social, se conviertan en nuevos principios de lo público. Quizás, yo no pierdo la esperanza, en ello estaría la clave para la reforma de unos sistemas de poder que tanto dolor producen y que están lejos hoy de satisfacer las demandas de justicia social y bienestar.
Si asumiéramos que no somos héroes y que, al contrario, nuestra humanidad consiste en la necesidad que tenemos de los otros para completar nuestra finitud, otro gallo nos cantaría. En la asunción de que somos seres en transición, performativos, en continuo y enriquecedor aprendizaje, se halla la clave para acabar con los fundamentalismos y con los dogmas. Es decir, para crear un escenario público en el que hombres y mujeres, animales políticos lo queramos o no, construyamos el futuro mediante puentes y no levantando murallas. Tal vez en un espacio utópico habitado por la decencia que supone ser conscientes de nuestras limitaciones, al tiempo que lo somos de las necesidades de los demás, se escucharían cada vez menos las voces de obispos insolentes, banqueros despiadados o políticos que han hecho de su ombligo la única razón de su estatus. Sería el mejor antídoto contra salvadores y profetas. Desde esa atalaya, le tomo prestado el título a Caballero Bonald de uno de los capítulos de su "Tiempo de guerras perdidas". En esas fronteras indecisas, que son al fin las que cruzamos una y otra vez todos los que situamos nuestro eje vital en el pecho, comienzo un nuevo año, una nueva etapa, un diario en blanco que espero rellenar con los versos que sea capaz de arrancarle a la vida. Convencido de que el progreso, personal y político, aún es posible.

Comentarios

  1. Tenía pensado, mientras leía, darte la razón, punto a punto.

    Mejor pensado, te doy las gracias por escribir y describir mi mundo.

    Un abrazo, caro Maestro.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Javier por tus siempre cariñosas palabras. Creo que lo que tu llamas "tu mundo" es el mundo de muchos... Islas que nos vamos encontrando y formamos, no sin dificultades, un archipiélago.
    Por cierto, dame un toque cuando seas padre.
    Abrazos cómplices

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…