Ir al contenido principal

SERES DE FRONTERAS INDECISAS


Las fronteras indecisas, 
DIARIO CÓRDOBA, 14-1-2013

Somos seres de fronteras indecisas. Frágiles, vulnerables, tan poquita cosa. Nos movemos siempre entre la paradoja y las contradicciones, en un permanente aprendizaje que nos convierte en ocasiones en niños malcriados, tan temerosos de los interrogantes como necesitados de una mano cálida que nos proteja. Nos pasamos media vida, cuando no la vida entera, tratando de encontrarnos, de definirnos, de hallar una justa correspondencia entre quienes somos y la imagen que de nosotros nos devuelve el espejo de los demás. Lo que en definitiva debería ser una aventura apasionante, con frecuencia se convierte en una carrera de fondo en la que no faltan ni el sudor ni las lágrimas. A menudo quien bien nos quiere nos hace llorar y el mundo se revela como un espacio hostil, en el que nos resulta tremendamente complicado encontrar nuestro lugar.
Tal vez las lágrimas serían menos y el sudor sólo el necesario si desde un principio asumiéramos nuestras debilidades e imperfecciones. Si fuéramos educados para gestionar adecuadamente nuestras limitaciones, convencidos de que las fronteras son siempre elásticas, fluctuantes, porosas. Sin embargo, la racionalidad occidental, tan patriarcal y reaccionaria, insiste en convencernos de que el ideal son las líneas rectas y de que la realidad puede estructurarse en torno a binarios que se excluyen. De esa manera, es fácil caer en los radicalismos, en la ortodoxia y en la negación del diálogo. Si todo es o blanco o negro son imposibles los encuentros. Si faltan los matices, la belleza se escurre entre los barrotes de la jaula.
Todo ello además desde la negación radical de los aspectos emocionales que son los que, junto a la razón, nos separan del resto de seres vivos. Como bien ha analizado Victoria Camps en su merecidamente premiado último libro, es preciso tener en cuenta las emociones, asumirlas como un factor positivo de nuestra identidad y de nuestras relaciones con los otros, reubicarlas en lo público para con ellas y desde ellas inventar otra manera de hacer política. Un objetivo en el que lleva empeñado mucho tiempo buena parte del feminismo que reclama que todos esos valores que tradicionalmente han estado ubicados en lo privado, y por tanto carentes de reconocimiento social, se conviertan en nuevos principios de lo público. Quizás, yo no pierdo la esperanza, en ello estaría la clave para la reforma de unos sistemas de poder que tanto dolor producen y que están lejos hoy de satisfacer las demandas de justicia social y bienestar.
Si asumiéramos que no somos héroes y que, al contrario, nuestra humanidad consiste en la necesidad que tenemos de los otros para completar nuestra finitud, otro gallo nos cantaría. En la asunción de que somos seres en transición, performativos, en continuo y enriquecedor aprendizaje, se halla la clave para acabar con los fundamentalismos y con los dogmas. Es decir, para crear un escenario público en el que hombres y mujeres, animales políticos lo queramos o no, construyamos el futuro mediante puentes y no levantando murallas. Tal vez en un espacio utópico habitado por la decencia que supone ser conscientes de nuestras limitaciones, al tiempo que lo somos de las necesidades de los demás, se escucharían cada vez menos las voces de obispos insolentes, banqueros despiadados o políticos que han hecho de su ombligo la única razón de su estatus. Sería el mejor antídoto contra salvadores y profetas. Desde esa atalaya, le tomo prestado el título a Caballero Bonald de uno de los capítulos de su "Tiempo de guerras perdidas". En esas fronteras indecisas, que son al fin las que cruzamos una y otra vez todos los que situamos nuestro eje vital en el pecho, comienzo un nuevo año, una nueva etapa, un diario en blanco que espero rellenar con los versos que sea capaz de arrancarle a la vida. Convencido de que el progreso, personal y político, aún es posible.

Comentarios

  1. Tenía pensado, mientras leía, darte la razón, punto a punto.

    Mejor pensado, te doy las gracias por escribir y describir mi mundo.

    Un abrazo, caro Maestro.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Javier por tus siempre cariñosas palabras. Creo que lo que tu llamas "tu mundo" es el mundo de muchos... Islas que nos vamos encontrando y formamos, no sin dificultades, un archipiélago.
    Por cierto, dame un toque cuando seas padre.
    Abrazos cómplices

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…