Ir al contenido principal

DUELE: AMOR, de Michael Haneke

Duele... duele... duele... Como grita Anne en varios momentos de la película, esta historia duele. Se te clava en el pecho como un puñal, lentamente, y te va dejando un agujero hondo, sin carne. La última película de Haneke, como suele ser habitual en su cine, te incomoda, te provoca lágrimas, te angustia y, al fin, te deja con el alma serena. Como quien  ha hecho la debida catarsis  y entiende que el cine es también un espejo que nos ayuda a vivir... y a morir incluso.

Porque AMOR es sobre todo una película sobre el morir como proceso, sobre el agotamiento de nuestra vida como seres autónomos y libres, sobre el dolor y la pérdida de dignidad. Y sobre cómo ese proceso se vive por una pareja de enamorados que nos demuestran que el amor, el verdadero, no el de las postales románticas, tiene mucho que ver con la valentía, con la ausencia de corazas, con el caminar lento pero sin pausa por lo que a veces son restos calientes de una hoguera. Por eso también el amor duele, exige pruebas rotundas, nos obliga a ponernos en la piel del otro y a ser empáticos. 

AMOR es una película muy sencilla en su narrativa, desnuda, sin aspavientos, con sólo el armazón necesario para conmover y removernos las tripas. Es un poema en prosa, lúcido, hiriente, purificador. Y lo es en gran medida gracias a la interpretación de dos grandes, Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva, que se merecen todos los premios. Porque logran no sólo que nos creamos sus personajes sino que sintamos sus heridas como propias y que entendamos, en fin, las últimas razones. 


Desde que he visto AMOR en una extraña sesión matinal, en este domingo frío y tan del Norte, ando medio perdido, desubicado, tratando de volver a encontrar mi eje. Pensando en si yo algún día viviré un amor así o si, por el contrario, mi búsqueda será en vano. Consciente de que llegado el momento me gustaría tener cerca a alguien con las manos tan dulces y cálidas como las que acarician el rostro de Anne e incluso en algún momento llegan a abofetearla.

Amor, dolor, vivir, morir. Y una huella ínfima en el piso, una paloma equivocada, flores por el colchón y un piano que seguirá tocando eterno.

Brutal Haneke. Necesario una vez más.

Comentarios

  1. Duele, rompe el alma y testifica el fin de todo lo que somos: seres humanos. Posiblemente, al maestro Haneke, no le interese Sudán ni el ese "World medical for Africa", ni la miseria latinoaméricana ni las barbaries asiáticas. No le hace falta; tiene estilo y clase. La misma clase que sale abochornada o estupefacta de sus films porque los burgueses también se van de posaderas en sus cuartos de baño y de la olla. La dignidad se mantiene, pero el músculo sea hace decrepito cuando la naturaleza impone su ley. Extraordinaria, necesaria y hermosa. Si tuviera que elegir la película de este año; lo tendría muy fácil. Por cierto, exquisito blog tanto en el diseño, como la selección de contenidos. No te hago invitación al mío ni paripés de si te sigo o tal. Me he hecho seguidor porque es una publicación con fundamento Un cordial saludo, Octavio.
    JC. Alonso

    ResponderEliminar
  2. Es una película muy amarga y hermosa a la vez. No hay duda de que Haneke sabe sacar lo mejor de sus actores con su sobriedad de estilo. Es mi favorita de este año para el óscar de película no inglesa... aunque tampoco la veo muy apropiada para los óscars. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Miquel y J. C. Alonso por vuestros comentarios.
    Me encantaría conocer tu blog J. C. Alonso. Sin duda.
    Y sí, para mí ha sido, junto tal vez con DANS LA MAISON, una de las películas del año.
    Al final ganó el Oscar y debería haber ganado más premios, muchos más...
    Pero el mejor ya lo ha conseguido: que a tantos nos haya tocado las entrañas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…