Ir al contenido principal

LINCOLN O EL CAOS DE LA DEMOCRACIA

"La democracia es un caos..."  Dice casi al final de la película el personaje de Abraham Lincoln, tal vez asumiendo la enorme complejidad que conlleva el proceso democrático y, por tanto, reconociendo la práctica imposibilidad de renunciar a sus sombras. Es decir, a todos esos trayectos que certifican desde antiguo que para alcanzar determinados fines no importan los medios. Una reflexión que, lamentablemente, hoy más que nunca, está de plena actualidad en un país como el nuestro en el que casi todo lo público huele a podrido...

La última película de Spielberg es casi más una lección de política y de Derecho Constitucional que buen cine. No seré yo quién ponga en duda muchas de sus virtudes cinematográficas, pero como creación audiovisual le falta emoción y le sobra rigor, carece de la tensión sin que la es imposible generar un cierto grado de empatía en el espectador y, sobre todo, en la primera hora puede hacerse muy cuesta arriba para aquel que sepa poco de la historia americana o tenga escaso interés por los entresijos de la política.  Hecha esta salvedad, la película merece proyectarse en cualquiera de mis clases de Derecho Constitucional, para explicar el funcionamiento del sistema presidencialista, las relaciones entre el ejecutivo y el legislativo, el mismo concepto de Constitución como norma suprema o la célebre descripción de la democracia, atribuida a Lincoln, como gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. Aunque, por encima de todo ello, lo que mejor retrata la película es la trastienda del juego democrático, la inevitable corrupción del poder, el necesario recurso a estrategias no siempre legales para encauzar de alguna forma el "caos" democrático. E incluso, la gran pregunta que uno acaba planteándose tras contemplar la apasionante votación de la 13ª Enmienda de la Constitución de EEUU es si para alcanzar conquistas que repercuten en beneficio de la igual dignidad de todos se deben dar por bien servidas las urdimbres situadas en los márgenes del sistema. Ese y no otro es el gran dilema moral que plantea LINCOLN y que, en definitiva, nos plantea la democracia como forma de organización política.

Como suele ser habitual en las películas del mago Spielberg, la ambientación, la música del maestro Williams o la fotografía están cuidadas al milímetro y se agradece que, salvo en un par de ocasiones, el director no haga uso de su habitual tendencia a lo sentimentaloide.  Aunque, desde el punto de vista artístico, lo mejor de la película son sus interpretaciones. Sally Field borda su papel de esposa - ¿loca, enferma, incomprendida? ¿una mujer sufriendo "el mal que no tiene nombre"? - y las escenas con su marido constituyen un duelo interpretativo de altura.  Tal vez el mejor halago que se pueda hacer de ella es que sale airosa del reto de estar frente a Day-Lewis. Porque éste no  interpreta a Lincoln, es Lincoln. Pocos actores logran los milagros que él ha demostrado en otros trabajos y que en éste lo elevan a la perfección a través de una inmersión absoluta en el personaje.  Algo además difícil de conseguir en personajes históricos donde es tan fácil caer en la caricatura o la exageración.  Como es habitual en él, Day-Lewis nos demuestra que es uno de los mejores actores de todos los tiempos y sólo por él merece ver la pena esta película a la que, sin duda, volveré cuando deba explicarle a mis alumnos y a mis alumnas la complejidad de un sistema que, pese a todo, es el único que nos ha permitido durante más de dos siglos ir conquistando cuotas progresivas de dignidad. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…