Ir al contenido principal

REIVINDICACIÓN DE LA CUSTODIA COMPARTIDA

Sigo con entusiasmo la noticia de que, al fin, el legislador estatal se plantea la introducción de la "custodia compartida" de los hijos en los casos de separación y divorcio como regla general  y no como una excepción (en la actualidad, sólo se conceden aprox. un 10% de custodias compartidas).

Es este un tema ante el que, paradójicamente, determinados sectores del feminismo se posicionan en contra y, mucho me temo, que viniendo la propuesta de Ruiz-Gallardón aprovecharan para realizar una nueva cruzada.

Para todos los que estamos convencidos de que la clave de la igualdad real de mujeres y hombres pasa por la corresponsabilidad de ambos en el ámbito privado, doméstico y, muy especialmente, en los trabajos de "cuidado", parece una lógica consecuencia que los momentos de crisis y ruptura de una pareja se mantenga ese igual criterio de co-participación con respecto a los hijos. Inclinar la balanza hacia las mujeres - lo que en muchos casos se hace por razones meramente económicas ya que la custodia suele ir acompañada por ejemplo del disfrute de la vivienda familiar - , supone insistir en que también en un contexto crítico las mujeres deben asumir su papel tradicional de madres y cuidadoras. Algo que, sin duda, repercutirá en su vida profesional y pública. Por no hablar de los efectos negativos que, sin duda, debe tener la desvinculación de los hijos y de las hijas de uno de los progenitores.

Sólo en casos excepcionales, en los que debidamente se pruebe que el padre o la madre son unos auténticos irresponsables o que interés del menor es conveniente que sólo uno de ellos tenga la custodia, la regla general debería ser la custodia de ambos progenitores. Tal y como ya se contempla en Aragón y Cataluña. Sería un paso más en la erosión de la masculinidad patriarcal y en la democratización, desde el punto de vista de la igualdad de género, de las relaciones afectivas y familiares.

El hombre, el padre, por supuesto, ha de implicarse de manera corresponsable en el cuidado y atención de los hijos cuando el matrimonio funciona bien y, por supuesto, también, cuando la convivencia falla. Sostener lo contrario, vuelvo a repetir, salvo en casos debidamente justificados, es avalar la responsabilidad de las mujeres sobre los hijos y poner aún más cadenas si cabe para su desarrollo personal y profesional. Digan lo que digan determinadas feministas que parecen no entender que sólo desde la complicidad hombres-mujeres será posible seguir avanzando hacia el horizonte de la plena igualdad.

Comentarios

  1. Sin ser ningún experto en la materia, pero utilizando simplemente el sentido común, estoy de acuerdo en tus apreciaciones. Si se pide igualdad, tiene que ser recíproca y no selectiva....Enhorabuena por la excelente exposición (no podría ser de otra manera....)

    ResponderEliminar
  2. Coincido totalmente, Octavio, con las apreciaciones del comentario precedente de Xavi. No solo un planteamiento que comparto en lo sustancial, sino también admirable por su excelencia en lo formal. Felicidades, compa, una vez más...

    Un abrazo y buena tarde.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…