Ir al contenido principal

CIRCA 0


DIARIO CÓRDOBA, 18-6-2012
Debo comenzar estas líneas admitiendo que, durante mucho tiempo, yo mismo dudé de la oportunidad de que la colección de Pilar Citoler recalara en Córdoba. Entre otras cosas porque carecía de argumentos objetivos que me certificaran por una parte su valor y, por otra, los beneficios que podría reportarnos. Incluso cuestioné en el ámbito de lo que entonces eran mis responsabilidades de gestión que la Universidad dedicara tanto tiempo, energías y recursos a una apuesta, como mínimo, controvertida. Eso sí, no dejaron de asombrarme las muchas voces relacionadas con el mundo del arte que, de manera inmediata, reaccionaron incluso de manera furibunda frente a una posibilidad que exigía reflexión y, por supuesto, negociación.
Fue sorprendente comprobar cómo artistas, comisarios y gestores expresaban pareceres diametralmente opuestos y, en muchas ocasiones, lastrados por un cierto egocentrismo o por esos intereses inconfensables que a veces nos hacen esclavos del amo que nos da de comer. El caso es que como suele ser demasiado habitual en esta ciudad, más que sumar esfuerzos a favor de proyectos comunes, nos dedicamos a alimentar batallas improductivas y a generar una ceremonia de la confusión.
No seré yo quien se atreva a hacer un juicio artístico de la colección Citoler. No tengo ni los conocimientos ni la osadía de la que hacen gala otros. Sí que conozco la tasación económica que ha hecho una casa dedicada a tales menesteres, así como la valoración realizada por la crítica María Corral. Dos documentos que deberían ser de lectura obligatoria para iniciar un debate que, en todo caso, me temo que estará siempre condicionado por ese "gran guiñol" en que con tanta frecuencia acaba convertido el mundillo que rodea al arte contemporáneo. Porque, y lamento darle en parte la razón a Vargas Llosa, "la desaparición de mínimos consensos sobre los valores estéticos hace que en este ámbito la confusión reine y reinará por mucho tiempo, pues ya no es posible discernir con cierta objetividad qué es tener talento o carecer de él, qué es bello y qué es feo, qué obra representa algo nuevo y durable y cuál no es más que un fuego fatuo. Esa confusión ha convertido el mundo de las artes plásticas en un carnaval donde genuinos creadores y vivillos y embusteros andan revueltos y a menudo resulta difícil diferenciarlos".
Pero yendo más allá de ese debate, lo más lamentable de todo este proceso es contemplar como una vez más esta ciudad está perdiendo una oportunidad. De nuevo nos hemos vuelto a enfrascar en la polémica de los edificios, en la "guerra de guerrillas", guiados por la mirada cortoplacista de nuestros representantes. Muchos de ellos jaleados por quienes siguen viendo la colección más como una amenaza que como una oportunidad para todos. Una situación que contrasta con la de ciudades como Málaga, donde proyectos tan discutibles como el museo Picasso han conciliado intereses y han generado una "marca" que contemplamos con envidia.
Más allá de la controvertida ubicación en el C4, ese monstruo que acabará devorando a quienes carecen de recursos y proyecto para dotarlo de contenido, el asunto Citoler vuelve a mostrarnos la cara más amarga de una ciudad cuyos gobernantes solo de boquilla apuestan por la cultura, mientras siguen abducidos por el maná del turismo y el "pan para hoy y hambre para mañana" de los eventos.
Llegados a este punto, solo espero que, a diferencia de lo que ha ocurrido con la Fundación Córdoba Ciudad Cultural, tengan la valentía de decir expresamente y con micrófonos que no les interesa la colección. Si no es así, deberían ponerse a negociar y no dejar escapar un proyecto que, bien gestionado, puede dar contenido a políticas sostenibles. De lo contrario, seguiremos viendo pasar el tiempo con la melancolía imposible del que está más cerca del cero, que es la nada, que del XX, ese siglo que aún parece que no nos hemos atrevido a digerir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…