Ir al contenido principal

MARÍA LEÓN

Todavía recuerdo el día que Dulce Chacón, sentada al lado de Pepita, me firmó mi ejemplar de "La voz dormida". Le conté que hacía tiempo que una historia no me emocionaba tanto. Y ella, en su dedicatoria, me dio las gracias por mi emoción. La que todavía hoy me atraviesa cada vez que recuerdo la dulzura de la autora y la mirada, entre tímida y herida, de su personaje.

LA VOZ DORMIDA cuenta, a través de la historia de las hermanas Pepita y Hortensia, tantas historias invisibles, que es imposible no sentir un tremendo desgarro al leerla. Más allá de su calidad literaria, que la tiene, la novela de Dulce te rompe el alma en pedazos al reconocer la  voz de  las mayores víctimas de nuestra guerra: las mujeres. Las que, en cualquier conflicto, son las que más pierden, las más heridas, las más discriminadas.

Era muy complicado que una película captase la hiriente emoción de la novela. Benito Zambrano ha optado por una versión caligráfica, poco arriesgada, un tanto antigua, que poco añade a lo escrito. Peca de maniqueísmo y de falta de sutileza. Más que una película, parece una teleserie con fines didácticos. Y sí, claro que emociona, provoca el llanto incluso, pero porque la historia que cuenta es imposible que no arañe el corazón de los espectadores.

El verdadero milagro de la película son las actrices y, muy especialmente, MARÍA LEÓN. Cuentan que no se parece físicamente a Pepita, que todavía vive, pero sí que las dos comparten una mirada capaz de atravesar cualquier muro. María hace una interpretación desgarradora, intensa. Es imposible no querer a esa criatura que te provoca sonrisas, ternura, dolor, incertidumbre, amor. Sus ojos son tan limpios y poderosos que en ellos sentimos correr la vida, con sus angustias y sus dilemas. Su Pepita es una heroína invisible, como tantas otras en la historia, a la que ella tiene el mérito de dotar de corazón. Quizás lo único que suena a latido verdadero en una película que, lamentablemente, no llega a ser la obra maestra que se merecían Dulce Chacón, Pepita y todas las mujeres que no escribieron nuestra historia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…