Ir al contenido principal

EXTRA HOMBRES



Encontramos la muestra más evidente de la pervivencia de la masculinidad tradicional en las revistas dirigidas especialmente a los lectores masculinos o en aquellos números especiales que otro tipo de publicaciones dedican a ellos. Nos puede servir de ejemplo el número extra dedicado a los “Hombres” y editado por EL PAÍS SEMANAL el domingo 9 de octubre de 2011.  De entrada, en la portada aparecen dos actores, Alberto Ammann y Daniel Brühl, que protagonizan un reportaje de moda en el que aparecen luciendo ropas “retro”, que nos remiten a los años 50-60, y bajo títulos de películas tan “masculinas” como “Dos hombres y un destino”, “El padrino”, “Infiltrados” o “El precio del poder”, título éste que difícilmente aparecería como marco de un retrato de mujeres. Son imágenes que nos remiten al pasado y a un modelo tradicional de virilidad.   El primer reportaje de la revista está dedicado al futbolista Cesc Fábregas y se ilustra con una fotografía a toda página en la que aparece con gesto desafiante, agresivo incluso, y mostrando sus brazos musculosos y tatuados. Como no podía ser de otra manera, y como se indica en los titulares, Cesc habla “de competitividad, fútbol, vida y sueños”.  En el reportaje se alude a que el futbolista es imagen de un perfume de Ángel Schlesser, el cual explica que el jugador nació en el Mediterráneo “que nos remite de forma directa a los héroes clásicos, gimnastas, deportistas y gentes con fuerza”.  A continuación, Jesús Ruiz Mantilla imagina un futuro en el que los automóviles son eléctricos y ecológicos: “El coche que te conduce”. Dirigiéndose a los hombres, no podía faltar, claro está, una referencia a uno de los símbolos clásicos del poder masculino. Y, por supuesto, el autor habla de la conducción como una experiencia espiritual, casi zen.  Para no romper con esta continuidad, la revista entrevista al diseñador Dirk Bikkembergs que, al parecer, llevó la moda a los estadios de fútbol. Con un título tan masculino como “Vestir el deporte”, el diseñador nos da toda una lección de neo-machismo con declaraciones como la que sigue: “Siento que un tío de verdad debe comportarse y tener aspecto de tío. Jamás he comulgado con la idea de que un hombre debe suavizarse para ser sexi. Creo que todo lo contrario, que debe potenciar sus atributos masculinos y eso es lo que lo convierte en sexi… No hay nada menos sexi que un hombre que parece preocuparse demasiado por su aspecto. Es algo horrible. El hombre que fuerza en exceso su estética resulta grotesco”.  Y tras el desfile de un Jon Kortajarena,que parece escapado de la serie Mad Men,  incitándonos a “Incorporar lo rústico” y a subrayar “El valor de lo clásico” , y de referencias a estereotipos como Tony Manero, Sherlock Holmes o James Bond, qué mejor que cerrar con una contraportada que pretende romper moldes. En ella, un impoluto Fernando Alonso, juega con una manzana en una cocina descaradamente limpia, ordenada, en la que obviamente parece que él no está llamado a desempeñar ninguna función. Salvo la de, claro está, exhibirla como símbolo de un estatus en el que, mucho me temo, las mujeres son las que siguen ensuciando y ensuciándose en las cocinas. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…