Ir al contenido principal

MUJERES EN PIE DE PAZ



No es mera casualidad que nombres de mujeres aparezcan con relativa frecuencia entre los/as galardonados/as con el Premio Nobel de la Paz. Como han demostrado en distintas etapas de la historia, han sido mayoritariamente ellas las que han buscado fórmulas pacíficas de gestión de los conflictos, cauces para el diálogo y, en definitiva, como bien escribió Virginia Woolf en su pacifista Tres guineas "nuevos métodos y nuevas palabras". Y no lo han hecho porque de manera natural, o biológica incluso, ellas sean más "pacíficas" que nosotros - también ha habido mujeres guerreras, gobernantas intransigentes y reinas despiadadas -, sino porque su exclusión de los poderes así como su socialización en la "ética del cuidado" las ha convertido en individuos con talentos y capacidades alejadas de las competitivas, violentas y autoritarias que rigen el espacio público de los varones.

Precisamente por ello, y ahora que los dos grandes partidos de nuestro país se pelean por ver cuál lleva más mujeres como cabeza de lista, todos deberíamos asumir que la clave de la igualdad de género - y, por tanto, del desarrollo democrático - se halla en encontrar en esos nuevos métodos y esas nuevas palabras. Por supuesto que es necesario, y justo, que haya más mujeres tomando decisiones, en los puestos de responsabilidad, pero mucho más es que lo hagan de manera distinta a como tradicionalmente lo hemos hecho nosotros.  Y ello pasa por transformar lo público con los valores que emanan de lo privado, por revisar la estructura de espacios y tiempos aún deudora del régimen patriarcal y, muy especialmente, por revisar una masculinidad hemegónica que tanto mal a hecho al mundo, a las mujeres y a nosotros mismos. Sólo así todos y todas, mujeres y hombres, podremos gestionar de manera co-rresponsable y pacífica el poder.

Por todo ello, y en mitad de un otoño tan cálido en lo meteorológico pero tan frío en lo demás, es tan relevante que el rostro de estas tres mujeres galardonadas con el Nobel de la Paz aparezca en todos los medios y nos dé un toque de atención a los que creemos en la igualdad como motor del futuro.  Tres mujeres además de ámbitos geográficos que no forman parte de ese espacio privilegiado del planeta donde estamos muriendo de éxito y, pese a ello, no dejamos de mirarnos el ombligo. Miremos, pues, hacia estas tres mujeres y tengamos muy presente su valentía.  Ellas nos recuerdan que el mundo o será paritario o no será. Y ello pasa, por ejemplo, por hacer como Leymah Gbowee, una de las premiadas: la liberiana, madre de 6 hijos, creadora del Movimiento de Mujeres por la Paz en Liberia y que, entre otras cosas, y siguiendo el rastro de "Lisístrata", capitaneó la negativa de ellas a tener sexo mientras que ellos siguieran matándose a tiros. Incluso llegaron a encerrar a los hombres hasta que asumieran la necesidad del diálogo. Todo un ejemplo para el mundo y muy especialmente para los y las que siguen pensando que tomarse la igualdad en serio es jugar con las mujeres como piezas de un mecano en las listas electorales.

PD: La noticia del Nobel de la Paz a estas tres mujeres aparece en la web de EL PAIS justo al lado de una penetrante publicidad del nuevo magazine del periódico dedicado al Estilo y la Moda y en el que, claro está, se sigue jugando con la imagen de la mujer como objeto, es decir, con el burka que las occidentales no quieren reconocer. Mientras que no superemos estas hirientes paradojas la igualdad de género no pasará de ser, como estamos viendo, moneda de cambio en la competición electoral. 



Galardonadas las liberianas Ellen Johnson-Sirleaf, presidenta del país africano, Leymah Gbowee, activista por los derechos de la mujer africana, y la opositora yemení Tawakul Kerman

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…